Hoy es fiesta del Apóstol Santo Tomás, patrono de jueces, arquitectos y teólogos

REDACCIÓN CENTRAL, 03 Jul. 15 (ACI).- Cada 3 de julio se celebra a Santo Tomás, a quien se le recuerda por haber dudado de la Resurrección de ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,60

REDACCIÓN CENTRAL, 03 Jul. 15 (ACI).- Cada 3 de julio se celebra a Santo Tomás, a quien se le recuerda por haber dudado de la Resurrección de Cristo hasta que el Señor se le aparece, le muestra sus llagas y el Apóstol hace una profesión de fe, llegando a morir como un gran mártir. Es patrono de jueces, arquitectos, constructores y teólogos.

En el Evangelio de San Juan (20, 25-29) Jesús resucitado se apareció a sus discípulos, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”

Luego dijo a Tomás: “Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe”. Tomas respondió: “¡Señor mío y Dios mío!” Jesús le dijo: “Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!”.

Santo Tomás era judío, natural de Galilea y pescador de oficio. Jesús lo escogió como uno de los doce Apóstoles y fue a él a quien el Señor le hizo una revelación especial en la Última Cena.

“Tomás le dijo: ‘Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?’ Jesús le respondió: ‘Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí’ (Jn. 14, 5-6).

Después de que los Apóstoles y María recibieron al Espíritu Santo en Pentecostés,  Santo Tomás encomendó a Tadeo que bautizara e instruyese a Abgar, rey de Edessa. Según Eusebio, este monarca escribió a Jesús invitándolo a que visite su reino y para que lo sane de una enfermedad.

Cristo le respondió que debía cumplir con su misión y que luego de su Ascensión, enviaría a uno de sus discípulos a curarlo y dar vida a él y su familia. Promesa que se cumplió con el envío de Tadeo por Santo Tomás. Así se sembró la fe en esa nación.

Santo Tomás predicó en Persia y sus alrededores, India y Etiopía. La tradición dice que fue vendido como esclavo al rey indio Gundafar, quien buscaba un arquitecto que construya su palacio y sabía que el Santo era conocedor de esta técnica.

El Apóstol predicó a la hija del rey sobre las ventajas de la castidad y por esto es apresado, pero milagrosamente se libró de la cárcel. Sin embargo, murió mártir en la costa de Coromandel (Madrás – India). Allí fue descubierto su cuerpo con marcas de lanzas.

Siglos después sus huesos fueron trasladados a Edessa y actualmente se encuentran en la Catedral de Ortona (Italia).

Se le representa con una lanza o con un cinturón porque se dice que después de la Asunción fue al sepulcro de María y recogió el cinturón de la Virgen que allí estaba y que hoy se venera en la Catedral de Prato (Italia).

FuenteL AciPrensa