Hoy se inicia la Novena a San Francisco de Asís

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Sep. 15 (ACI).- “Ninguna otra cosa hemos de hacer sino ser solícitos en seguir la voluntad de Dios y en agradarle en ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
6,50

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Sep. 15 (ACI).- “Ninguna otra cosa hemos de hacer sino ser solícitos en seguir la voluntad de Dios y en agradarle en todas las cosas”, decía San Francisco de Asís, que recibió el don de los estigmas y que fue declarado “Patrono de los cultivadores de la ecología” por San Juan Pablo II en 1979.

El Papa Francisco, que tomó su nombre por este santo y que ha publicado su encíclica Laudato Si’ sobre la ecología, destacó en su visita a Asís en 2013 que San Francisco “da testimonio del respeto hacia todo lo que Dios ha creado y como Él lo ha creado, sin experimentar con la creación para destruirla”.

Cercanos a la Fiesta de San Francisco de Asís, que se celebra cada 4 de octubre, aquí una novena en su honor para pedir su intercesión.

Oración de San Francisco ante el Cristo de San Damián 

Sumo, glorioso Dios,
ilumina las tinieblas de mi corazón
y dame fe recta,
esperanza cierta y caridad perfecta,
sentido y conocimiento, Señor,
para que cumpla
tu santo y verdadero mandamiento.

Oración de San Juan Pablo II a San Francisco de Asís

Oh San Francisco
que recibiste los estigmas en La Verna, 
el mundo tiene nostalgia de ti 
como icono de Jesús crucificado.

Tiene necesidad de tu corazón 
abierto a Dios y al hombre, 
de tus pies descalzos y heridos, 
y de tus manos traspasadas e implorantes.

Tiene nostalgia de tu voz débil, 
pero fuerte por el poder del Evangelio.

Ayuda, Francisco, a los hombres de hoy 
a reconocer el mal del pecado 
y a buscar su purificación en la penitencia.

Ayúdalos a liberarse también 
de las estructuras de pecado, 
que oprimen a la sociedad actual.

Reaviva en la conciencia de los gobernantes 
la urgencia de la paz 
en las naciones y entre los pueblos.

Infunde en los jóvenes tu lozanía de vida, 
capaz de contrastar las insidias 
de las múltiples culturas de muerte.

A los ofendidos por cualquier tipo de maldad 
concédeles, Francisco
tu alegría de saber perdonar.

A todos los crucificados por el sufrimiento, 
el hambre y la guerra, 
ábreles de nuevo las puertas de la esperanza.

Lecturas del primer día

Leyenda Mayor 5,7

Aunque Francisco animaba con todo su empeño a los hermanos a llevar una vida sobria, sin embargo, no era partidario de una severidad intransigente, es decir una vida sin misericordia. Prueba de ello es el siguiente hecho.

Cierta noche, un hermano que ayunaba hacía varios días, se sintió atormentado con un hambre tan terrible, que no podía estar tranquilo. Dándose cuenta San Francisco, llamó al hermano, le preparó la mesa con alimentos y -para evitarle toda posible vergüenza- comenzó él mismo a comer primero, invitándole dulcemente al hermano que sufría, que también él comiera.

Venció el hermano su vergüenza y tomó el alimento necesario, sintiéndose muy confortado, porque, gracias a la prudente acción del santo, había superado su desvanecimiento corporal, y además había recibido un gran ejemplo de edificación. A la mañana siguiente, el varón de Dios, Francisco, llamó a sus hermanos y les contó lo sucedido aquella noche, añadiéndoles esta prudente recomendación: «Hermanos, que les sirva de ejemplo, en este caso, no tanto el alimento, sino el amor».

Les enseñó, además, a guardar la discreción, como reguladora de las virtudes; pero no la discreción que sugiere la carne, sino la que enseñó Cristo, un verdadero ejemplo de perfección.

Reflexión

San Francisco se esforzó mucho por ser fiel a Jesús, haciendo oración, dando gracias por todas las cosas recibidas de parte de Dios, y también practicando la justicia con quienes el Señor le había regalado para vivir juntos la vida en fraternidad. Francisco era exigente consigo mismo y bondadoso con los demás. Esta es una muestra de la justicia que descubría en su Señor, y que debía practicar con sus hermanos. Así lo afirma la lectura que acabamos de escuchar.

Imaginemos a Francisco de Asís, un joven que después de tenerlo todo, quiso seguir al Señor que lo llamaba y decidió dejarlo todo, y quería ser fiel a ese llamado. Por eso, su vida era de penitencia y oración. Hacía largos ayunos porque decía que también Cristo lo hizo, y él quería hacer lo mismo. En una ocasión, tal como escuchamos, un hermano que también ayunaba sintió hambre, ese deseo tan natural de comer, de ingerir alimento para recobrar las fuerzas; y con toda la profundidad que san Francisco vivía su vida. Su devoción y empeño no fueron obstáculo para dejar de lado su ayuno y acudir al llamado de su compañero.

Es una verdadera renuncia de sí mismo en bien de un hermano, que tiene su fundamento en el amor, tal como lo dice ahora a nosotros: “hermanos, que nos sirva de ejemplo el amor”. Esta hermosa historia nos ayuda a descubrir que nuestra justicia debe estar fundamentada en el amor, para que sea verdadera justicia evangélica, de la misma manera que la practicó Cristo, dando a cada hombre y mujer lo que necesitaba, atendiendo las necesidades del prójimo. Que también a nosotros nos sirva de enseñanza este pasaje, para estar atentos a lo que el amor nos exige a cada uno, sea en el hogar o el trabajo, en la iglesia o en la calle, en nuestra familia y con nuestros vecinos, y practicar la justicia misericordiosa que Jesús nos dio a conocer.

Oración en honor a las llagas de San Francisco

Gloriosísimo Protector y Padre mío, San Francisco, a ti acudo, implorando tu poderosa intercesión, para entender el amor que Dios Nuestro Señor te manifestó al martirizar vuestra carne y vuestro espíritu. Tus llagas son cinco focos de caridad divina; cinco lenguas que me recuerdan las misericordias de Jesucristo; cinco fuentes de gracia celestiales que el Creador te confió para que las distribuyas entre tus devotos. ¡Oh Santo amabilísimo!, pide por mí a Jesús crucificado una chispa del fuego que ardía en tu alma aquel día dichoso en que recibiste la seráfica crucifixión, a fin de que, recordando tus privilegios sobrenaturales, imite tus ejemplos y siga tus enseñanzas, viviendo y muriendo, amando a Dios sobre todas las cosas.

Se dicen las intenciones de la novena y se rezan 5 padrenuestros, avemarías y glorias en honor de las cinco llagas de San Francisco.

Oración Final

Seráfico Padre mío San Francisco, pobre y desconocido de todos, y, por esto, engrandecido y favorecido de Dios. Porque te veo tan rico en tesoros divinos, vengo a pedirte limosna. Dámela generoso, por amor al buen Jesús y a nuestra Madre, la Inmaculada Virgen María, y por el voto que hiciste de dar por su amor todo lo que se te pidiese. Por amor de Dios te ruego que me obtengas dolor de mis pecados, la humildad y el amor a tu pasión; conformidad con la voluntad de Dios, prosperidad para la Iglesia y para el Papa, exaltación de la fe, confusión de la herejía y de los infieles, conversión de los pecadores, perseverancia de los justos y eterno descanso de las almas del Purgatorio. Te lo pido por amor de Dios. Así sea.

Segundo Día de la Novena a San Francisco de Asís Tercer Día de la Novena a San Francisco de Asís Cuarto Día de la Novena a San Francisco de Asís Quinto Día de la Novena a San Francisco de Asís Sexto Día de la Novena a San Francisco de Asís Séptimo Día de la Novena a San Francisco de Asís Octavo Día de la Novena a San Francisco de Asís Noveno Día de la Novena a San Francisco de Asís

Fuente: AciPrensa

Palabras relacionadas: