México: ¿Por qué la Iglesia se opone al “matrimonio” gay de Peña Nieto?

CIUDAD DE MÉXICO, 15 Jun. 16 (ACI).- Los obispos de México y diversas organizaciones del país han expresado su oposición a la ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,60

CIUDAD DE MÉXICO, 15 Jun. 16 (ACI).- Los obispos de México y diversas organizaciones del país han expresado su oposición a la iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto para aprobar el matrimonio homosexual en toda la nación. Ante esta postura de los prelados católicos, algunos se preguntan: ¿Por qué la Iglesia no lo aprueba, si hay tantos que exigen que lo haga?

El 17 de mayo, el presidente de México anunció que promovería una reforma en la Constitución para que se reconozca a nivel nacional el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como modificaciones en el Código Civil Federal para permitir también la adopción por parte de homosexuales.

Las propuestas de Peña Nieto ha recibido fuertes críticas de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y de la ciudadanía.

En un reciente artículo publicado por el semanario católico Desde la Fe se intenta una respuesta a la pregunta sobre la oposición de la Iglesia al mal llamado “matrimonio” gay, precisando primeramente que “no es, como algunos medios de comunicación han planteado, ni por un conservadurismo que la hace aferrarse neciamente a tradiciones arcaicas, ni porque odie a los homosexuales”.

“Lo que la Iglesia propone tiene siempre dos razones: ser fiel a lo que dice la Palabra de Dios, y buscar lo que pueda ayudar al ser humano a ser verdaderamente libre, pleno, feliz, encaminándolo a su salvación”, explican.

Considerando estos dos criterios, prosigue el artículo, “la Iglesia ve con preocupación cómo desde hace años se ha puesto en marcha un programa cuidadosamente diseñado para cambiar la mentalidad de la gente en relación con la homosexualidad”.

“La OMS le quitó el status de enfermedad psiquiátrica; los medios de comunicación han presentado mesas redondas, entrevistas con intelectuales y políticos que apoyan la homosexualidad; casi no hay película o serie de televisión en la que no haya alguna pareja de homosexuales muy agradable”, afirma Desde la Fe.

Además, “se buscó un nombre sugestivo (gay en inglés significa ‘alegre’), un símbolo que tuviera connotaciones positivas (el arco iris), y así, en poco tiempo se fue llegando a lo que se vive hoy: que mucha gente aprueba y defiende una conducta que antes instintivamente rechazaba, y no tolera y curiosamente tilda de ‘intolerante’ al que no piensa igual”.

Es por ello, prosigue el texto, “que la Iglesia, fiel a su llamado a ser luz del mundo, debe hacer oír su voz, como pide san Pablo, ‘con toda paciencia y doctrina’ (2Tim 4, 2), y dejar claro que, como a todos sus hijos, ella acoge y ama a los homosexuales, pero precisamente porque los ama y busca su verdadero bien, no puede aprobar el ‘matrimonio gay’”.

Desde la Fe resalta asimismo que “en estos tiempos en los que surgen tantas voces, tantas modas, tantas propuestas que se contradicen unas a otras, la Iglesia es (como) ese faro del puerto que se mantiene firme, lanzando un haz de luz que ilumina a quienes están navegando a oscuras por un mar de confusión, azotados por toda clase de olas y tempestades; los libra de naufragar, y los ayuda a llegar a tierra firme”.

“Hay quien se queja de que la Iglesia no se pone al día, no ‘moderniza’ su pensamiento, no es ‘democrática’, no se deja regir por las encuestas como otras iglesias. Es que la Iglesia Católica no se manda sola. Es depositaria del tesoro de la fe que le encomendó el que la fundó: Cristo, y debe mantenerse fiel a Él, a nadie más”.

La Iglesia, continúa el texto, “no está para darle gusto a las masas, no es política ni agente de relaciones públicas, no busca caer o quedar bien, es Madre y es Maestra, lo que le interesa es acoger y encaminar amorosamente a todos sus hijos a la salvación, y si para eso hace falta exhortarlos, los exhorta, y si hace falta decirles para su bien algo que no les guste oír, se los dice”.

La Iglesia, resalta Desde la Fe, “no teme hablar con la verdad, aunque ya sabe que, como dice el dicho, ‘las verdades no pecan, pero incomodan’, y en ciertos casos no sólo incomodan, sino enfurecen. Ni modo. Recibió la misión de ser profeta de Aquél que dijo: ‘Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida’ (Jn 14,6), aunque lo que diga no sea lo ‘políticamente correcto’ y sea tomado a mal por mucha gente”.

Ese, concluye, “es el caso de su rotunda oposición al llamado ‘matrimonio gay’”.

También te puede interesar:

Matrimonio” gay de Peña Nieto influyó en derrota electoral del PRI, dice Obispo https://t.co/0mjQ0Z16c4

— ACI Prensa (@aciprensa) 10 de junio de 2016

Fuente: AciPrensa