Mons. Fernández: En cada vocación descubrimos el proyecto de amor de Dios para los hombres

MADRID, 10 Oct. 15 (ACI).- El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha enviado su carta pastoral semanal en la que habla de la llamada ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0

MADRID, 10 Oct. 15 (ACI).- El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha enviado su carta pastoral semanal en la que habla de la llamada de Jesús al joven rico. El Prelado ha explicado que la vocación es “descubrir aquel proyecto de amor que Dios me tiene preparado” y el punto de arranque de todas las vocaciones es descubrir que “el amor de Cristo que supera toda ideología”.

“La llamada de Jesús a seguirle de cerca no es una iniciativa humana ni una ocurrencia subjetiva, sino que tiene su origen en el amor de predilección del mismo Jesús”, asegura el Obispo de Córdoba.

Según explica en su carta, “la mirada con la que Jesús llama al joven rico es la misma mirada con la que se han sentido llamados tantos hombres y mujeres a lo largo de la historia”.

En un momento, la persona llamada entiende que “alguien le ama con amor eterno y llena de sentido pleno toda la existencia” y explica esto porque “si el corazón humano está hecho para ser amado, la llamada personal va acompañada de ese amor en plenitud que promete una vida fecunda”.

Como la llamada es total, “implica una respuesta de totalidad”, por eso Jesús en el Evangelio le dice al joven rico: “véndelo todo y dalo a los pobres". El Prelado explicó que “seguir a Jesús es incompatible con la reserva de algo para sí. Hay que darlo todo, porque uno ha encontrado a quien le da todo”.

En ese sentido el Obispo de Córdoba también ha destacado que la llamada es “una actitud sostenida a lo largo de toda la vida”, por lo que “es un camino, un itinerario de progresivo despojamiento, sin posibilidad de reconquista. Dejarlo todo, quemar las naves y no volver la vista atrás. Todo un proceso de conversión permanente y de crecimiento en el seguimiento de Cristo”.

Por eso advierte del peligro de las riquezas, como ocurre en el caso del joven rico. “Tenía toda su vida por delante, además de las cualidades y recursos a su alcance”, recordó el Prelado. Indicó que “es en la juventud normalmente cuando Dios llama. E invita a dejarlo todo, no cuando pase la mitad de la vida, sino en los albores de esa vida, en la primera juventud, cuando la persona tiene todas las posibilidades por delante, cuando es rico”.

Mons. Fernández explicó que es precisamente durante los años de la juventud cuando “más tiene uno que dejar”, ya que tiene por delante “su vida entera”. Pero es también en esos momentos cuando la respuesta “tiene un encanto que no lo tiene cualquier otro momento posterior de la vida”.

“La perseverancia en ese primer amor exige el cuidado atento para mantener un corazón libre y siempre disponible, un corazón pobre, de manera que la llamada y la respuesta no pierdan el encanto primero”, precisó.

Sin embargo, siguiendo el relato del Evangelio, el Obispo recordó que el joven rico no quiso responder. “Entramos en el misterio de la libertad humana”. Mons. Fernández dijo que se ha encontrado “con muchos jóvenes que han aplazado la respuesta e incluso con algunas personas que se arrepienten de no haber respondido a tiempo y ya no haber podido estrenar un amor que se ofreció en su primera juventud. Sólo la misericordia de Dios es capaz de devolver lo primigenio, la frescura de aquel amor. La misericordia de Dios es capaz de hacerlo todo nuevo”.

En ese sentido, el Prelado dijo que “no se trata de despreciar todo lo bueno que Dios nos da”, sino que las riquezas no supongan “un peligro constante en la vida de la persona”. Por eso ha recordado que para parecerse a Jesús es fundamental la pobreza y “el que ha sido tocado por un amor de este calibre, debe aspirar a vivir en pobreza y humildad para parecerse a su Maestro y Señor”.

Por eso ha animado a “acertar en descubrir aquel proyecto de amor que Dios me tiene preparado. Esa es la vocación en cualquiera de sus formas”, y según ha explicado “todas ellas tienen un punto común de arranque: el amor de Cristo que supera toda ideología”.

También te puede interesar:

Mons. Fernández: “La indisolubilidad del matrimonio no la puede quitar ni el Papa” http://t.co/nwC69GUvfR

— ACI Prensa (@aciprensa) octubre 6, 2015

 

Fuente: AciPrensa