Mujer que sobrevivió en teatro de París relata cómo murió su esposo protegiéndola

MADRID, 16 Nov. 15 (ACI).- Ángela Reina es la esposa de Juan Alberto González, uno de los españoles fallecidos en el asalto yihadista ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
1,40

MADRID, 16 Nov. 15 (ACI).- Ángela Reina es la esposa de Juan Alberto González, uno de los españoles fallecidos en el asalto yihadista a la sala Bataclan de París. Ella se encontraba junto con su esposo dentro de la sala y ha narrado cómo sucedieron los hechos y el intento de su marido por protegerla a pesar de estar gravemente herido.

“Movió sus piernas para que quedara debajo de él. Me intentó proteger, estoy segura”. “Se incorporó sentado y me tocó, me dijo algo que no pude entender. Creo que dijo mi nombre”, relata.

“Escuché los disparos y todos nos tiramos al suelo. Nosotros estábamos por el centro de la sala, un poco a la izquierda. Antes de los disparos, Juan Alberto estaba delante de mí, por lo que al tirarnos al suelo, mi cabeza quedó cerca de sus piernas, instintivamente, yo trataba de cubrirme la cabeza”, cuenta la esposa del español fallecido.

“En ese momento no sabía dónde estaba él pero estoy segura de que él sí sabía dónde estaba yo porque movió sus piernas para que mi cabeza quedara debajo de él. Me intentó proteger, estoy segura. Además, al rato, él se incorporó sentado y me tocó, me dijo algo que no pude entender”.

“Creo que dijo mi nombre, y le vi como mareado, me incorporé y me deslicé sentada hacia él, intenté sujetarlo entre mis brazos, vi que había sangre y creo que empecé a gritar, eso no lo recuerdo bien”, recuerda Reina.

Además la esposa de Juan Alberto González precisa que poco después “volvió a haber disparos por lo que volvimos a tumbarnos en el suelo y me quedé tumbada en su pecho”.

“Hubo un momento en el que alguna gente se levantó y corrió pero Juan Alberto no se podía mover, estaba inconsciente por lo que no podíamos irnos. Me quedé con él hasta que llegó la policía y dijeron que teníamos que salir. Cuando les dije que mi marido se no se podía mover, que no me contestaba, me dijeron otra vez que me tenía que ir fuera, que si no salíamos los servicios de emergencia no podían intervenir”, explica.

“Nos llevaron fuera a la calle y a un patio y no me dejaron volver. No me dejaban volver, una chica, Claire, se llamaba, me dijo que me tranquilizara, que ya le habrían metido en la ambulancia y que le estarían curando y me ayudó a lavarme”, concluye.

En el ataque a la sala Bataclan fue uno de los seis que se produjeron en París el viernes 13 de noviembre y en el que murieron más de cien personas. 

También te puede interesar:

El mal no tiene la última palabra, dice Presidente de la Conferencia Episcopal de Francia https://t.co/btYm0D5hYW

— ACI Prensa (@aciprensa) noviembre 15, 2015

Fuente: AciPrensa