Papa Francisco en Turín: Amor de Dios es seguro y no disminuye ante nuestra infidelidad

TURÍN, 21 Jun. 15 (ACI/EWTN Noticias).- En el marco de su visita a Turín, el Papa Francisco presidió hoy una multitudinaria Misa en la Plaza ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,80

TURÍN, 21 Jun. 15 (ACI/EWTN Noticias).- En el marco de su visita a Turín, el Papa Francisco presidió hoy una multitudinaria Misa en la Plaza Vittorio Veneto. En su homilía, el Santo Padre destacó que el amor de Dios es seguro y no disminuye, ni siquiera ante nuestras infidelidades.

En Plaza Vittorio, miles de peregrinos esperan inicio de la Santa Misa con #PapaTurin (Fotos: @MarcoMancio82) pic.twitter.com/FVTGwEROeJ

— ACI Prensa (@aciprensa) junio 21, 2015

Francisco aseguró que el amor de Dios “es un amor fiel, un amor que recrea todo, un amor estable y seguro”. Se trata, explicó, de “un amor que no decepciona, que nunca viene a menos”.

El Papa también habló de cómo el Señor ama y “recrea”, dando la posibilidad de tener una vida nueva. Además, se refirió a las familias y a la necesidad de que se sientan acogidas en la Iglesia.

“Las familias necesitan sentir la caricia materna de la Iglesia para avanzar en la vida conyugal, en la educación de los hijos, en el cuidado de los ancianos y también en la transmisión de la fe a las jóvenes generaciones”, dijo.

“Jesús encarna este amor, porque Él es Testimonio”, afirmó. “Él no se cansa nunca de querernos, de soportarnos, de perdonarnos, y así nos acompaña en el camino de la vida”.

#PapaTurín da inicio a la celebración de la Santa Misa pic.twitter.com/3W8WJv2vta

— ACI Prensa (@aciprensa) junio 21, 2015

El Santo Padre subrayó que Cristo por amor “se ha hecho hombre, por amor murió y resucitó, y por amor está siempre a nuestro lado, en los momentos buenos y en los difíciles. Jesús nos ama siempre, hasta el fin, sin límites y sin medida”.

Además, indicó, “la fidelidad de Jesús no disminuye ni siquiera ante nuestra infidelidad”, pues “permanece fiel, también cuando nos hemos equivocado, y nos espera para perdonarnos: Él es el rostro del Padre misericordioso. Aquí está el amor fiel”.

En la homilía, el Papa también habló de otro aspecto del amor de Dios: el que “recrea todo” y “hace nuevas todas las cosas”.

“Reconocer los propios límites, las propias debilidades, es la puerta que abre al perdón de Jesús, a su amor que puede renovarnos en lo profundo, que puede recrearnos”. Así, “la salvación puede entrar en el corazón cuando nos abrimos a la verdad y reconocemos nuestros errores, nuestros pecados”.

Es entonces, señaló el Santo Padre, cuando “hacemos esta preciosa experiencia de Aquél que ha venido no para los sanos, sino para los enfermos, no para los justos, sino para los pecadores”.

Francisco remarcó que la prueba de esta vida nueva es “saber despojar de los vestidos usados y viejos de rencores y de las enemistades para llevar la túnica limpia de la mansedumbre, de la benevolencia, del servicio a los otros, de la paz del corazón, propia de los hijos de Dios”.

Comentando el Evangelio en el que los discípulos se encuentran con Jesús en una barca y de pronto se levanta un fuerte viento, el Papa señaló que “Él está junto a nosotros con la mano tendida y el corazón abierto”.

Pidió a los fieles que se pregunten si hoy están agarrados a la roca que es el amor de Dios y cómo viven el amor de Dios. “Siempre existe el riesgo de olvidar este amor grande que el Señor nos ha mostrado”.

#PapaTurin "Frente al hombre que grita "No puedo más", el Señor sale al encuentro, ofrece la roca de su amor". pic.twitter.com/FQSE9TpgNL

— ACI Prensa (@aciprensa) junio 21, 2015

“También nosotros los cristianos corremos el riesgo de dejarnos paralizar por los miedos del futuro y buscar seguridad en cosas que no pasan, o en un modelo de sociedad cerrada que tiende a excluir más que a incluir”, advirtió.

Francisco pidió seguir el ejemplo de los santos y beatos de la ciudad, para “poder vivir la alegría del Evangelio practicando la misericordia”.

“Podemos compartir las dificultades de tanta gente, de las familias, especialmente de las más frágiles y marcadas por la crisis económica”.

El Santo Padre cuestionó si “¿creemos que el Señor es fiel? ¿Cómo vivimos la novedad de Dios que todos los días nos transforma?”.

#PapaTurin señala que Turín es tierra de Santos y Beatos que acogieron el amor de Dios y son testimonio del Evangelio pic.twitter.com/gMXrygJmxR

— ACI Prensa (@aciprensa) junio 21, 2015

“El Espíritu Santo nos ayuda a ser siempre conscientes de este amor ‘rocoso’ que nos hace estables y fuertes en los pequeños o grandes sufrimientos, nos hace capaces de no cerrarnos frente a la dificultad, de afrontar la vida con valentía y mirar al futuro con esperanza”.

Como sucediera en el Mar de Galilea, “también hoy en el mar de nuestra existencia Jesús es Aquél que vence las fuerzas del mal y las amenazas de la desesperación”, explicó.

Por último, el Papa señaló que “la paz que Él nos dona es para todos; también para tantos hermanos y hermanas que huyen de guerras y de persecuciones en busca de paz y de libertad”.

Después de la Eucaristía el Arzobispo de Turín, Mons. Cesare Nosiglia, entregó al Papa las ofrendas que los peregrinos han realizado para obras de caridad durante la muestra de la Sábana Santa desde que comenzó el 19 de abril.

Mons. Cesare Nosiglia, Arzobispo de Turín, saluda al Papa Francisco luego de dirigirle unas palabras pic.twitter.com/dh1l3weRsC

— ACI Prensa (@aciprensa) junio 21, 2015

FuenteL AciPrensa