Pasó de ser atleta olímpico a sacerdote director de vocaciones

NUEVA YORK, 09 Ago. 16 (ACI).- El director de vocaciones de la diócesis de Rockville Centre en Nueva York (Estados Unidos), P. Joe Fitzgerald, fue ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,10

NUEVA YORK, 09 Ago. 16 (ACI).- El director de vocaciones de la diócesis de Rockville Centre en Nueva York (Estados Unidos), P. Joe Fitzgerald, fue un atleta que compitió en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, pero que hoy se dedica a guiar a aquellos que han sentido el llamado al sacerdocio.

En diálogo con el National Catholic Register, el P. Fitzgerald aseguró que participar en las olimpiadas le generó gran emoción, pero era imposible compararlo con el sacerdocio.

“Estoy muy feliz con la decisión que tomé. En mi partido final de balonmano marqué ocho goles y nunca miré atrás. Estoy totalmente en paz con haber dejado el deporte y buscar el sacerdocio. Hay algo en mi vocación que nunca podría haber logrado con el balonmano o en cualquier otro deporte”, aseguró.

“La vida de un sacerdote, bien vivida, es muy satisfactoria porque el sacerdocio es, como decía San Juan María Vianney, el amor del corazón de Jesús”, agregó.

Con respecto a la preparación que deben tener los atletas que participarán en las Olimpiadas Río 2016 explicó que a pesar de todo el trabajo realizado, “las prácticas, las pruebas y las medallas no definen quiénes son. Su más grande título, sin importar las medallas que puedan ganar, es ser un hijo de Dios. Sabiendo esto, deben competir, no para su propia gloria, sino para la gloria de Dios”.

“Me hubiera gustado haber entendido esto mucho antes, pero tomé demasiado en serio el deporte y a mí mismo”, agregó.

El P. Fitzgerald formaba parte del equipo de balonmano de Estados Unidos junto a su hermano Thomas. Viajaron a decenas de países para las competencias y regresaron a casa tras participar en el escenario deportivo más grande del mundo en Atlanta 1996.

Antes de entrar en el Seminario de la Inmaculada Concepción en el año 2001, el P. Fitzgerald se desempeñó como ministro de la juventud en la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Lindenhurst (Nueva York).

“Fue durante un servicio de adoración eucarística cuando se hizo tan clara la vocación sacerdotal que no era suficiente hablar de ser un seguidor de Cristo; tuve que serlo verdaderamente”, expresó.

El P. Fitzgerald fue ordenado el 9 de junio de 2007, y ahora, como director de vocaciones busca “animar a otros hombres a compartir esta vida de generosidad y amor que permite el sacerdocio”.

“Los 31 hombres valientes que estudian para nuestra diócesis es el número más grande que hemos tenido en 30 años, y probablemente será más grande aún, cuando los hombres estén más abiertos a lo que Dios tiene reservado para ellos”, agregó el sacerdote.

El presbítero considera que el primer paso esencial para escuchar la llamada de Dios es “apagar la tecnología” y entrar en "una cultura de silencio".

“No podemos rezar bien o incluso pensar bien cuando el ruido distrae nuestra atención a cada paso. Es muy fácil que nuestro tiempo se sature de todo tipo de información inútil que nos impide entrar en un diálogo con Dios”, aseguró.

En su opinión, la relación de una persona con Dios debe ser “reforzada por la Eucaristía, las Sagradas Escrituras y la adoración eucarística”.

Finalmente dijo que se debe estar cerca de aquellos que viven la vocación que uno está considerando. “Hay que ver de cerca lo que es aquella posible vocación, en mi caso fue estar cerca de los sacerdotes y ver lo que hacían diariamente en la Iglesia”, resaltó.

También te puede interesar:

 

FOTOS: Esta atleta de 17 años correrá en Río 2016 y pone toda su confianza en Dios https://t.co/gE5sGpEGxP

— ACI Prensa (@aciprensa) 8 de agosto de 2016

 

Fuente: AciPrensa