Persecución y valentía en la vida de exorcista mexicano que va camino a los altares

MÉXICO D.F, 08 Oct. 15 (ACI).- Vivió en carne propia la persecución religiosa en México. Se enfrentó a los masones para ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,50

MÉXICO D.F, 08 Oct. 15 (ACI).- Vivió en carne propia la persecución religiosa en México. Se enfrentó a los masones para recuperar una iglesia y fue exorcista “muy poderoso”. Además, las largas horas que dedicaba a confesar fieles hace que muchos lo llamen “el nuevo Padre Pío”. Se trata del P. Juan Manuel Martín del Campo, quien sigue camino a los altares tras ser declarado Venerable por el Papa Francisco el pasado 30 de septiembre.

El P. Juan Manuel Martín del Campo será proclamado VENERABLE http://t.co/NqwVctdXCv pic.twitter.com/LxLs4T4Tec

— Xalapa (@Soy_Xalapa) septiembre 23, 2015

El P. Juan Manuel Martín del Campo nació en Lagos de Moreno, estado de Jalisco, el 14 de diciembre de 1917 dentro de una familia cristiana, en la que se rezaba el rosario todos los días y donde la madre bendecía a los hijos al llegar la noche, afirmó a ACI Prensa el P. Rafael González, postulador de la causa de beatificación.

Este ambiente contribuyó a que desde joven Juan Manuel quisiera “consagrarse a Dios y servir a sus hermanos”. Una vocación sacerdotal que también compartió su hermano Fernando.

En la década de los 30 se encontró en México DF con San Rafael Guizar y Valencia, entonces Obispo de Veracruz. “Él vio algo en el santo que le cautivó y decidió quedarse en el seminario. Entonces se convirtió en veracruzano por adopción”, comentó el P. González, quien también lleva la causa de varios mártires de Xalapa y en el pasado de San Rafael Guizar.

Formación y evangelización durante persecución religiosa

Durante la guía pastoral de Mons. Guizar, la Iglesia en Veracruz sufrió una cruda y fuerte persecución a manos del gobernador del estado, Adalberto Tejada. A partir de 1930, y con la promulgación de la ley anticlerical 197, se clausuraron los templos y fueron asesinados sacerdotes y fieles.

Pese a las tribulaciones, el Obispo no se dejó intimidar y continuó con la formación de los futuros sacerdotes de manera clandestina. Entre los alumnos estaba Juan Manuel Martín del Campo, que se convirtió en amigo de San Rafael Guizar.

“El santo obispo infundía a sus seminaristas y sacerdotes la fortaleza e inclusive les enseñaba a desafiar los peligros para que, en medio de la adversidad, mantuvieran su vocación al sacerdocio”, indicó el P. Rafael González.

El Prelado también enviaba a los seminaristas y sacerdotes disfrazados de plomeros, albañiles o carboneros para que pudieran celebrar las Misas en la clandestinidad.

Durante estos años, San Rafael nombró a Juan Manuel coordinador del grupo de alumnos que compraba los víveres para los estudiantes del seminario. También colaboraba con el Obispo en la celebración de la Misa.

En ese periodo de formación, el joven mostró un carácter fuerte que “casi rayaba lo irascible. Pero tú lo veías y era un alma de Dios por un ejercicio interno de virtud que él hacía. Él decía que lo primero por lo que luchaba era por domar su carácter y la bestia interior que llevaba. Se doblegaba ante todo para mostrar el rostro misericordioso de Dios”, dijo el P. González.

“Con el tiempo el joven Juan Manuel Martín del Campo se convirtió en un hombre de paz,
con la serenidad y confianza propia de quien tiene a Dios consigo. Eso lo transmitía y lo dejaba ver en su forma de actuar y de relacionarse con los demás. Era un pacificador nato, en que Dios había puesto ese don para calmar y confundir a los beligerantes”, destacó.

El 16 de julio de 1939, recibió el ministerio del acolitado de manos Mons. Manuel Pío López Estrada, quien sucedió en el cargo de Obispo a San Rafael Guizar. Juan Manuel fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1940.

Su carácter fuerte y aguerrido lo ayudó a enfrentar las injusticias de su tiempo. Cuando tenía 28 años se enfrentó a los masones para recuperar un templo que estos habían convertido en un salón de baile.

“El luchó con un grupo de fieles. Intentó el diálogo y como la otra parte no cedió, fueron poco a poco, sin violencia, entrado y tomando posesión del sitio para devolverlo al culto”. Este templo es ahora la Basílica Menor de Santa María de Guadalupe, un santuario de esta advocación muy famoso en Xalapa.

Lo comparan con San Pío de Pietrelcina

“Su vida era una oración. Su trabajo lo hacía oración, dedicaba muchísimas horas al confesionario, a atender a los enfermos y a los pobres. Eso él lo hacía oración. Pasaba cerca de tres horas frente al Sagrario, que muchas veces estaban distribuidas en distintos momentos del día porque dependía de las jornadas de trabajo”, dijo el P. González.

Por otro lado, el Venerable P. Juan Martín del Campo ha recibido el título de “el nuevo Padre Pío” debido al don que tenía para la confesión.

“Dedicaba 6 a 8 horas al confesionario. Había una cola interminable. La gente esperaba hasta la medianoche. El P. del Campo siempre tenía el consejo adecuado, la palabra adecuada para levantar el alma caída del penitente, para fortalecerlo, mostrarle el rostro misericordioso de Dios y para hacer atractivo el sacramento de la penitencia”, explicó el postulador de la
causa. También, “según los testimonios de los fieles, el sacerdote sabía cuáles eran los pecados que les faltaba confesar a los penitentes”.

En 1987 fue nombrado exorcista por el Obispo de la diócesis. El P. González señaló que las condiciones para ser nombrado exorcista es tener “santidad de vida, ciencia, prudencia, vivencia de virtudes cristianas y humanas y no tener ‘facha’ ante los demás”. El P. del Campo cumplía al cien por ciento con todos esos requisitos.

“Fue un exorcista muy poderoso. Incluso algunos de sus exorcismos trascendieron hasta con cierta espectacularidad en nuestra zona centro de Veracruz”, afirmó.

Uno de los casos más famosos es un exorcismo de 1994. En el Centro de Especialidades Médicas de Xalapa había una mujer que, según los médicos, sufría de un trastorno
psicológico que empeoraba a pesar de todos los tratamientos. Entonces llamaron al P. del Campo quien la libró de los demonios que la atormentaban.

Camino hacia los altares

El P. Juan Manuel Martín del Campo falleció en el año 1996. “La gente quiso declararlo santo inmediatamente, pero se tenía que esperar por ley canóniga cinco años. Pero nosotros no quisimos iniciar el proceso inmediatamente. Incluso el Arzobispo sugirió esperar un poco más de tiempo. Consideramos que si seguían las peticiones se iniciaba el proceso”.

Sin embargo, la fama de santidad del sacerdote siguió creciendo e incluso se incrementó el número de los fieles que visitaban su tumba y pedían su intercesión.

“Entonces en el año 2009 iniciamos el proceso de manera formal. Luego de seis años conseguimos el decreto de las virtudes heroicas y el título de venerable. Queda un milagro que se presente para solicitar su beatificación”, manifestó el postulador.

El P. González afirmó que este sería el primer exorcista latinoamericano que va camino a los altares. “No conozco de otro caso similar en el continente así que presumo que será el primero, comentó.

Sobre el reconocimiento a las virtudes, el postulador explicó que el P. del Campo “cumplió con las virtudes teologales, cardinales y anexas. Pero decir que las cumplía con un grado heroico quiere decir que lo hacía de una manera superior a la que lo hacemos el común de los mortales. Todos los que tenemos fe nos esforzamos para hacerlo de alguna manera, pero no como los santos. Por eso se llama ‘heroicidad’, porque ellos se convierten en el ejemplo”, explicó.

Fuente: AciPrensa