Tres desafíos para alentar la esperanza y la solidaridad en aniversario de Chile

SANTIAGO, 22 Sep. 15 (ACI).- En la homilía del Te Deum ecuménico por fiestas patrias, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile y ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0

SANTIAGO, 22 Sep. 15 (ACI).- En la homilía del Te Deum ecuménico por fiestas patrias, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile y Arzobispo de Santiago de Chile, Cardenal Ricardo Ezzati, afirmó que “cuidar la vida es nuestra vocación, amar la vida es nuestra dicha y proteger la vida de los más pequeños e indefensos es nuestra misión irrenunciable”.

Lo dicho por el Cardenal en el Te Deum del 18 de septiembre, que contó con presencia de la Presidenta Michelle Bachelet, ministros y autoridades civiles, se enmarca dentro de los tres desafíos que propuso para enfrentar la “profunda crisis de esperanza y solidaridad” que vive el país.

En primer lugar, el Purpurado llamó a cuidar la creación y la vida, ya que “de Dios Padre creador recibimos la vocación de cuidar la vida. Es lo más sagrado que hemos recibido y Dios no ha delegado en nadie ni el control ni el señorío sobre la vida”.

“Cada vida que germina o que nace es un llamado a cuidarla con el mayor esmero. Y si esto es un desafío que concierne a cada creatura, con más razón a un ser humano que está al centro de la creación”, reflexionó el Cardenal refiriéndose al proyecto de ley del aborto alentado por el gobierno de Bachelet y que se discute actualmente en el Congreso.

En segundo lugar, el Arzobispo propuso “crecer en humanidad” y aseguró que “la Iglesia no está exenta de esto. Tenemos que recobrar la humanidad de Jesús en nuestras relaciones, en nuestro discurso, en nuestros planteamientos y aprender a vivir con sencillez al interior de nuestras comunidades”.

El Cardenal Ezzati también invitó a “recuperar la confianza” y la “amistad cívica”, tomando en cuenta que también existe una “mentalidad anti-sistémica, del individualismo reinante, como de grupos que desconocen el valor de las instituciones y que farandulizan la política y los liderazgos para complacer a una sociedad del espectáculo”.

El Te Deum también estuvo marcado por el homenaje y oración por las víctimas y afectados por el terremoto 8,4 grados Richter que afectó la zona centro y norte de Chile el pasado 16 de septiembre.

“Desde este lugar de oración expreso cercanía y solidaridad con las familias que han perdido a un ser querido, y con todos los que han sufrido daños en sus casas, bienes y fuentes de trabajo”, dijo el el Cardenal Ezzati.

El Arzobispo también se refirió a la filtración de sus correos privados en comunicación con el Cardenal Francisco Javier Errázuriz. Expresó que el país enfrenta hoy “un clima agresivo y violento que despierta temor, inseguridad, genera desconfianza y resquebraja nuestras relaciones humanas” y que “en estos días, he sentido personalmente lo que este ambiente produce”.

“Me he sentido expuesto a una crítica descalificadora, como la que muchos de los aquí presentes han experimentado. Me valgo de la oportunidad para pedir perdón a quienes pueden haberse sentido ofendidos y, a la vez, vuelvo a expresar que las puertas del obispo de Santiago y de la Iglesia, están abiertas para restablecer las confianzas, limar las asperezas y ponernos en camino para superar el dolor y construir en esperanza”, manifestó.

Al terminar su homilía, el Cardenal Ezzati hizo referencia a las palabras de San Juan Pablo II en su visita a Chile en abril de 1987, cuando dijo “¡Chile tiene vocación de entendimiento, no de enfrentamiento!”.

“Es hora nuevamente de vivir esa vocación y de honrar ese llamado. Y eso depende absolutamente de nosotros”, exhortó.

“Para asumir, con renovada energía, este gran desafío invoco, con especial confianza, a la Santísima Virgen del Carmen, madre y patrona de Chile”, concluyó.

Fuente: AciPrensa