Un misionero de la misericordia comparte sus expectativas para el Año Santo

MADRID, 07 Feb. 16 (ACI).- El próximo miércoles 10 de febrero, Miércoles de Ceniza con el que se inicia el tiempo de Cuaresma, el Papa ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,60

MADRID, 07 Feb. 16 (ACI).- El próximo miércoles 10 de febrero, Miércoles de Ceniza con el que se inicia el tiempo de Cuaresma, el Papa Francisco enviará a más de mil “Misioneros de la Misericordia” a todo el mundo. El P. José Aumenté es uno de los sacerdotes españoles elegidos para este servicio y cuenta a ACI Prensa su experiencia.

“Más de un compañero me animó a que  me presentara como misionero de la misericordia, pero lo fui dejando y se me pasó el plazo. Sin embargo, a principios del mes de enero recibí una comunicación del Vaticano en la que se me decía que el Papa Francisco había aceptado mi candidatura para el servicio del ministerio de la misericordia. Está claro que la providencia ha ido por su camino”, explica el P. Aumenté a ACI Prensa.

De hecho, ya le ha llegado la primera invitación. El Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Ricardo Blázquez, le ha pedido que visite Valladolid para que predique y confiese en el Santuario de la Promesa.

“Así como Jesús envía a sus discípulos el día de la Ascensión, así nos envía el Papa para dar la reconciliación y el perdón, con la prerrogativa de perdonar cualquier tipo de pecado”.

En definitiva, según explica el sacerdote: “abrir las puertas de par en par, para que el hombre se encuentre no con el cura, sino con el Padre, que es Padre de misericordia”.

Sin duda, se trata de un servicio especialmente importante en el Año de la Misericordia, por eso el P. Aumenté asegura que lo vive “con un gran sentimiento de responsabilidad y, sinceramente, con un cierto miedo porque se trata de una gran novedad”.

“Es un ministerio muy centrado en la confesión y en la predicación de la misericordia del Señor y ejercerla también en el confesionario”.

Por eso asegura que en estos últimos días antes del envío por parte del Papa está intentando “empaparse del espíritu que inspiró al Papa Francisco para la proclamación del Año de la Misericordia, para hacer este ministerio visible y responder a lo que se me pida de la manera más concreta”.

Según explica a ACI Prensa, el P. Aumenté no es que “crea” en la misericordia. “No es que crea en ella, es que la he visto, la he palpado miles de veces”, asegura.

Según este misionero, la misericordia es “borrón y cuenta nueva”, pero “con ternura, con cariño porque si no hay ternura puede que haya perdón pero te lo tengo que hacer sentir y gozar”.

En ese sentido precisa que se trata de “un ministerio muy bonito” pero recuerda que “son necesarias dos partes”. Por eso recuerda las palabras de San Pablo en las que dice: “Os lo suplico por Cristo, dejaos reconciliar por Dios”.  Además subraya la importancia de que “no pongamos impedimentos”, “sólo hay que dejarse atrapar por la misericordia y todo el resto lo hace Dios”.

El sacerdote concluye: “me ha tocado llorar muchas veces en la confesión, pero llorar de alegría”.

En la bula en la que convocó el Año Santo de la Misericordia, el Papa Francisco explicó que los misioneros de la misericordia “serán un signo de la solicitud materna de la Iglesia por el Pueblo de Dios, para que entre en profundidad en la riqueza de este misterio tan fundamental para la fe”.

A estos sacerdotes, escribió, se les dará la autoridad a estos sacerdotes para “perdonar también los pecados que están reservados a la Sede Apostólica”.

Aunque todavía no se conoce en detalle cómo será su servicio, el Delegado Pontificio para el Jubileo y Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, explicó las características que deben tener estos sacerdotes.

1.- Ser personas con paciencia: “para conocer los límites de las personas, y expresar la cercanía de Dios, ambos relacionados con la misericordia”.

2.- Ser buenos predicadores: “para hablar sobre la misericordia” y hacer a todos accesible el mensaje de Cristo.

3.- Ser grandes confesores: El confesionario deber ser “un lugar de acogida, de compresión donde encontrar el perdón”.

4.- Disposición para viajar: “pediremos que viajen por todo el mundo, y habrá programas de intercambio entre las diócesis de todo el mundo”.

5.- Tener espíritu de sacrificio: “Los misioneros de la misericordia deben estar a disposición todo el año, desde el punto de vista de la reconciliación, trataremos de explotar su presencia”.

También te puede interesar:

Padre Pío "bendecirá" a Misioneros de la Misericordia https://t.co/3uokpPjZMX

— ACI Prensa (@aciprensa) enero 7, 2016

Fuente: AciPrensa

Palabras relacionadas: