Prueba de manejo desde EEUU del i3, el nuevo vehículo eléctrico de BMW

Por: Nicolás Villar [email protected] En exclusiva probamos al recientemente lanzado BMW i3, primer modelo de la submarca de autos eléctricos ...
publicado por
Alfonso Gutierrez avatar
hace karma
0,20

Por: Nicolás Villar [email protected]

En exclusiva probamos al recientemente lanzado BMW i3, primer modelo de la submarca de autos eléctricos “i” , la cual representa el futuro de la movilidad urbana según el fabricante bávaro

Crédito: Infobae.com

Fiel a su tradición innovadora, BMW entra en escena con su submarca “i” de modelos i3 e i8, diseñados desde el inicio para ser eléctricos con materiales de bajo peso como aluminio, fibra de carbono y magnesio.

El fabricante alemán ofrece desde hace años en los EEUU su línea de vehículos híbridos Active Hybrid basados en sus series 3, 5 y 7 pero los mismos no han gozado de gran aceptación dado que no brindan una autonomía mucho mayor que la de sus pares alimentados sólo a gasolina a la vez que sus precios no resultan del todo competitivos.

He aquí la razón de ser de la nueva submarca “i”. El concepto del i3 es completamente revolucionario, no sólo por su estética sino también por su ejecución. Desde el tablero de diseño la eficiencia de combustible fue el objetivo número uno.

La construcción de este hatchback se puede definir de la siguiente manera: es una especie de skateboard o patineta de aluminio (lo que vendría a ser el chasis en un auto tradicional) impulsada por un motor eléctrico que a la vez puede ser asistido opcionalmente por un motor de gasolina de dos cilindros que actúa como un extendedor de autonomía. Todo esto rematado por un habitáculo de pasajeros de fibra de carbono y paneles compuestos, lo que significa una verdadera revolución en cuanto a métodos de fabricación para un auto de este precio.

BMW i3 1170

El ambiente interior invita a la relajación, posee una influencia muy minimalista y a mi entender escandinava similar a lo que se puede ver en algunos modelos Volvo. Muchos de los plásticos del interior están fabricados con materiales reciclados derivados de plantas y los tapizados de las puertas y asientos están hechos con reciclados de botellas de plástico. BMW brinda la opción de revestir el tablero con madera de eucalipto no tratada mientras que el tapizado de cuero opcional está teñido con extracto de olivo, proceso que disminuye el impacto ambiental.

Hay tres niveles de equipamiento o “Worlds” como BMW los llama: Mega, Giga y Tera que ofrecen distintas ambientaciones interiores y gadgets tecnológicos.

La principal contra de los vehículos eléctricos es su autonomía, manejar uno significa tener que lidiar con la ansiedad de quedarnos sin carga. BMW afirma que se pueden cubrir 125 millas con el i3, eso si, en modo Eco + sin aire acondicionado y limitando la velocidad a 55mph. En modo Confort y realizando una conducción normal se promedian entre 80 y 100 millas.

El pack de baterías de 22kw (casi 40% mayor capacidad que un Chevrolet Volt) está ubicado en el suelo del vehículo mientras que el motor eléctrico de 125kw se encuentra debajo del maletero del lado del conductor. La batería puede tardar unas tres horas en cargarse si usamos el cargador que provee BMW para 220v. Por el contrario, si se enchufa directo a la pared a 110v ese tiempo se extenderá considerablemente.

Opcionalmente el i3 puede incluir un motor a combustión interna que ayuda a extender la autonomía del vehículo eléctrico. El mismo es un dos cilindros de 650cc tomado prestado de una moto de la marca y se ubica al costado del motor eléctrico debajo del maletero. Produce 34 caballos de fuerza pero en ningún momento transmite su potencia a las ruedas, sino que es utilizado para recargar el motor eléctrico mientras el auto se encuentra en movimiento, actuando como un generador.

Agrega unas 300 libras al peso del auto y combinado con el motor eléctrico brinda una autonomía de unas 185 millas antes de tener que cargar combustible. Con un tanque de gasolina de sólo 2.4 galones obliga a parar a cargarlo bastante seguido, sobre todo en viajes largos.

BMW entra en escena con su submarca “i” de modelos i3 e i8

Los 170 caballos de fuerza del i3 le permiten llegar a 60 millas por hora en 7.2 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada a 93mph, cifras para nada despreciables, sobre teniendo en cuenta que hace sólo unos años los vehículos eléctricos no se caracterizaban por ofrecer prestaciones pseudo deportivas.

El i3 tiene un precio de entrada de gama en los EEUU de 41.350 dólares para el modelo sin generador y 45.200 con el motor adicional a gasolina, opcional recomendado para todos aquellos que cubran mayores distancias. Sus competidores directos son el Chevrolet Volt, Nissan Leaf y Toyota Pruis Plug-In. Pero su cachet de marca lo acerca más al Modelo S de Tesla, a pesar de que este último tiene un precio de entrada de más de 70.000 dólares.

Este BMW ya se encuentra disponible en algunos países de Latinoamérica, en Brasil por ejemplo cuesta unos 100.000 dólares y a pesar del exhorbitante precio el fabricante alemán espera vender unas 100 unidades en lo que resta de 2014.

El BMW i3 es un auto completamente revolucionario que no se parece a nada disponible hoy en el mercado. Hay que aplaudir a la marca alemana por tomar el riesgo de ofrecer un producto adelantado a su tiempo. Quedará por verse si esta nueva apuesta podrá captar una tajada del reducido mercado de vehículos eléctricos mundial. Las cifras de venta iniciales le auguran un futuro prometedor.

Vehículo cortesía de Braman BMW Miami

Nicolás Villar

*

(con información de Infobae)