¿Dieta vegetariana para bajar de peso?

La vuelta de las vacaciones y el inicio de un nuevo curso son un buen momento para introducir nuevos y buenos hábitos en nuestro día a día, sobre todo si ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
0,70

Vegan

La vuelta de las vacaciones y el inicio de un nuevo curso son un buen momento para introducir nuevos y buenos hábitos en nuestro día a día, sobre todo si van orientados a cuidar nuestra salud y a mejorar nuestro bienestar. Después de haber pasado un verano con algunos excesos, que todos los hemos cometido, es hora de recuperar las buenas costumbres y, por qué no, de buscar algunas ideas nuevas.

Algunas personas recurren a una alimentación vegetariana para perder los kilos de más que se han traído de las vacaciones, pero ¿es esto una buena idea? ¿Es ideal una alimentación vegetariana para bajar de peso?

Los motivos para hacerte vegetariano

Vegan

Antes de nada hay que analizar los motivos que nos llevan a cambiar nuestra alimentación, en este caso hacia el no-consumo de productos de origen animal. Si tu motivación para hacer esto es el de bajar unos kilos, mi recomendación es que no lo hagas: si queires bajar de peso acude a un profesional de la salud (un dietista-nutricionista) que te guíe y diseñe una dieta personal para tu caso para que esos kilos de más puedan desaparecer de forma segura.

Hacerse vegetariano no es una decisión que se toma de la noche a la mañana, sino más bien algo muy meditado. Puedes llegar a ello por distintas motivaciones: evitar el sufrimiento animal, cuidar el medio ambiente, para cuidar nuestra alimentación… Pero hay que ser conscientes de que es una decisión que se debe tomar en frío, y que debería ser para siempre. Si tus razones son más profundas que el hecho de querer perder peso, será una alimentación que te acompañará durante muchos años.

Una dieta vegetariana no tiene por qué ser baja en calorías

Vegan

Alimentación vegetariana y alimentación baja en calorías no tiene por qué ser lo mismo. Generalmente asociamos la alimentación vegetariana a un mayor consumo de frutas y verduras, y esto es cierto. Pero dentro de una alimentación vegetariana tienen cabida productos que pueden ser bastante calóricos como el pan, la pasta, los aperitivos, etc.

De hecho, la carne y el pescado cocinados de forma adecuada (a la plancha, al vapor, al horno, en el wok, en papillote…) no tienen por qué ser muy calóricos ni inadecuados en una dieta saludable.

El balance calórico cuando pasas de una alimentación en la que todo tiene cabida a una alimentación vegetariana va a depender en buena medida de lo siguiente: ¿cómo sustituyes las calorías que antes provenían de la carne y el pescado? Si al eliminar su consumo, en su lugar introduces frutas y verduras (alimentos con una densidad calórica menor) es muy posible que llegues a un balance negativo y que, por ello, pierdas peso. Pero ojo, porque también podrías sustituirlos por pastas y harinas blancas, bollería industrial o aperitivos fritos; en ese caso seguramente estarás consumiendo más calorías de las que consumías antes y de las que necesitas, y seguramente subirás de peso.

En tu día a día lo tienes muy claro: legumbres y ensaladas para comer, tortilla para cenar, etc. El problema suele venir cuando estamos fuera de casa: si sales de tapas o estás en una fiesta lo que tienes más a mano si eres vegetariano son las patatas fritas, algo no muy saludable a pesar de que tiene cabida en una dieta vegetariana.

Una dieta vegetariana saludable

Vegan-for-her

Si te estás planteando iniciarte en una alimentación vegetariana, sea el motivo que sea, lo primero que deberías hacer es acudir a un dietista-nutricionista para asegurarte de que tu dieta es completa y no tienes carencias de ningún nutriente. En principio el único suplemento que se necesita en una alimentación vegetariana es el de vitamina B12, que se obtiene exclusivamente de fuentes animales.

La suplementación con proteínas no tiene por qué ser necesaria, ya que podemos obtener las de origen vegetal, y además, si somos ovo-lacto-vegetarianos, las que están presentes en los huevos, los lácteos y sus derivados. También podemos obtener proteínas completas combinando en una misma comida las legumbres y los cereales: de este modo obtenemos proteínas con un aminograma completo.

Una buena guía a tener en cuenta si sois nuevas en la alimentación vegetariana es seguir el Plant Plate de Virginia Messina que encabeza este epígrafe. Pone énfasis en el consumo de verduras y hortalizas (cinco o más raciones por día) seguidas por los cereales y tubérculos (cuatro o más raciones por día). Tras ellos se encuentran las frutas y las legumbres (tres o más raciones al día cada una) acompañadas de una o dos raciones de frutos secos.

Recuerda: que una determinada alimentación te haga o no bajar de peso depende de las elecciones que realices en tu día a día. Muchos alimentos frescos (también de origen animal) y pocos productos procesados favorecen una dieta sana y saludable.