Girl power en la Reebok Spartan Race: una chica y muchos obstáculos

Si ya sois runners y estáis buscando nuevos retos con los que poder mediros, entonces las carreras de obstáculos pueden ser lo que estéis buscando. ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
1,40

Spartan-race

Si ya sois runners y estáis buscando nuevos retos con los que poder mediros, entonces las carreras de obstáculos pueden ser lo que estéis buscando. El fin de semana pasado se celebró en Barcelona la segunda edición de la Reebok Spartan Race en Barcelona, y me fui para allá a sacarle todo el partido a mi entrenamiento.

Para las que no conozcáis este tipo de carreras, son mucho más retadoras que las carreras populares al uso. A todos los kilómetros de recorrido hay que sumarle el esfuerzo por superar cada una de las pruebas, que no suelen ser sencillas. Hoy os cuento mi experiencia en estas carreras y os animo a que participéis en las siguientes, girl power!

Reebok Spartan Race Barcelona: carrera por montaña

Spartan-race Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que estas carreras tienen lugar generalmente en la montaña, por lo que es importante que nos acostumbremos a correr por ese terreno. Correr por montaña es radicalmente distinto a correr sobre asfalto y, sobre todo, a correr en cinta, por lo que es mejor que entrenemos en un lugar lo más similar posible a donde se celebrará la carrera.

Por otro lado, la Spartan Race de Barcelona contó con un gran desnivel y con tramos peligrosos llenos de piedras: el entrenamiento correcto de nuestras articulaciones y de la propiocepción y equilibrio nos ayudará a la hora de superar esta parte de la carrera.

Mi experiencia en la Reebok Spartan Race

Spartan-Race Yo realicé la modalidad Súper, con más de 13 kilómetros y más de 20 obstáculos oficialmente, aunque a mí me parecieron muchas más y alguien en Vitónica me ha dicho que contabilizó al final 14,49 kilómetros y 29 pruebas. Mi objetivo era terminar la carrera: ni iba con prisa, ni iba a hacer tiempo. Lo único que quería era terminar. Y me costó lo mío, pero acabé.

En este tipo de carreras tan largas lo más importante es la cabeza, es una carrera de resistencia mental: en varias ocasiones estuve a punto de tirar la toalla y decir “hasta aquí hemos llegado”. Pero tienes que autoconvencerte de que puedes con ello: si piensas en quién te espera en la meta, en las personas que te han animado a entrenar día tras día, en la gente que te ha dado su apoyo por el camino, la cabeza acaba tirando más que las piernas. Y llegas a la meta.

Los obstáculos podemos pasarlos todas con un poco de entrenamiento: si yo los pasé, todas lo podemos hacer. Y en el caso de que no podamos superar alguno, nos lo convalidan por 20 burpees (flexión en el suelo, salto a cuclillas y salto hacia arriba). Si vais en grupo todo se hará mucho más fácil: un empujoncito desde abajo cuando hay que saltar muros más grandes que nosotras, nunca viene mal.

Si os animáis a apuntaros a la próxima encontraréis muchísimo barro (fue lo que peor llevé, la verdad: me costó un par de minutos concienciarme de que tenía que meter la cabeza debajo del barro, ¡pero un día es un día!), pruebas de fuerza como mover troncos y ruedas de camión (las de las chicas siempre son más pequeñas) o la ultra-famosa trepa de cuerda.

Reebok Spartan Race Sprint

Aunque yo me animé con la modalidad Súper, lo mejor para comenzar en las carreras de obstáculos es escoger una distancia más asequible, como la Reebok Spartan Race Sprint, de 5 kilómetros y 15 obstáculos. Yo la hice el pasado mes de Mayo y fue una experiencia súper divertida.

Desde aquí os animo a que comencéis a entrenar para que nos veamos en la próxima edición de la Spartan Race: ¡todo un reto en equipo!