Ictyane, crema de manos de Ducray. La probamos

Las lectoras más antiguas de Trendencias belleza saben que durante unos meses al año me tomo un descanso a la hora de postear, aunque no dejo de hacerlo ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
0

ducray-2.jpg

Las lectoras más antiguas de Trendencias belleza saben que durante unos meses al año me tomo un descanso a la hora de postear, aunque no dejo de hacerlo del todo, ¿el motivo?, toca trabajar en el campo. Desde abril y hasta finales de agosto toca recoger y seleccionar cerezas en mi tierra, y si hay que proteger la piel del rostro al máximo, imaginaros cómo sufren las manos durante tantas semanas por el sol y por los cambios constantes de temperatura.

Por eso hoy os cuento mi experiencia esta última cerecera con la crema de manos de la línea Ictyane de Ducray.

Sin Título 3

Durante esas semanas, por cierto que llevo las uñas muy cortas y las protejo del sol con la misma crema que uso para la cara… ¡máxima protección lectoras!, y al finalizar la jornada, necesitaba una crema específica para la piel de mis manos, ya que sufren muchísimo, además por cuestiones de higiene solemos usar guantes muchas horas al día cuando estamos en el interior de las cooperativas.

Ducray nos trae con su gama Ictyane una línea que está pensada especialmente para las pieles más secas y dedicada para la piel de las manos. Por eso cuando me propusieron probarla no lo pensé dos veces.

Mi experiencia: de entrada me encanta su textura y su olor, aunque al poco tiempo ya apenas se percibe, y tiene una penetración cutánea muy rápida, tanto que en pocos minutos puedes ponerte los guantes de látex sin ningún problema. La crema consigue en la piel un acabado invisible y sin restos de grasa, cosa que se agradece mucho ya que puedes seguir trabajando con normalidad e incluso al finalizar el día hacer cosas en casa sin miedo a mancharte la ropa, no deja huellas ni al manipular el móvil.

La crema se vende en un tubo de 50 ml, un tamaño ideal para llevarla en el bolso, y su precio nos supera los siete euros. Ahora que ya no trabajo la sigo usando después de limpiar, o hacer otros quehaceres en el hogar, (todas las amas de casa me entenderán), o simplemente para mimar mis manos. Mi valoración es muy buena y la recomiendo para aquellas profesiones dónde las manos se convierten en las auténticas herramientas de trabajo.