Kim Kardashian pierde 30 kilos tras el parto siguiendo la dieta Atkins. La analizamos.

Más de 30 kilos lleva perdidos Kim Kardashian desde que dio a luz a su hijo North, ¿y cómo lo ha hecho? Según nos cuentan en la revista People, Kim está ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
0,70

Más de 30 kilos lleva perdidos Kim Kardashian desde que dio a luz a su hijo North, ¿y cómo lo ha hecho? Según nos cuentan en la revista People, Kim está siguiendo la dieta Atkins, de la que es embajadora: una dieta proteica que ha combinado con mucho ejercicio físico y que le está dando buenos resultados.

¿En qué consiste la dieta Atkins? ¿Puede seguirla todo el mundo o es otra de esas dietas milagro que pululan a sus anchas por internet sobre todo en los meses antes de verano? La analizamos a fondo para que la conozcáis.

¿Qué es la dieta Atkins?

La dieta Atkins es, según su propia web, una dieta baja en carbohidratos y, por ende, más alta en proteínas y grasas (los otros dos macronutrientes que hay que incluir en nuestra alimentación) que una dieta tradicional. Es similar a otras dietas proteicas en el mercado, como puede ser la dieta Dukan (quizás es algo menos restrictiva que esta última).

La dieta Atkins consta de 4 fases (inducción, bajada continua de peso, mantenimiento previo y mantenimiento) en las que se van modificando los distintos alimentos que se pueden ingerir. En todas las fases se limitan los carbohidratos refinados y se apuesta por las grasas como combustible para nuestro organismo. Y en todas se permite el consumo de verduras (cuya mayor parte son carbohidratos, por cierto).

Dependiendo del peso que se desee perder se inicia el proceso en una u otra fase: si no deseamos perder una gran cantidad de peso podemos comenzar la dieta en la fase dos y no es necesario hacer la fase de inducción.

¿Cómo funciona la dieta Atkins?

Vamos a ver cómo es el funcionamiento de la dieta Atkins con un ejemplo real: el mío. Para acceder solo tienes que registrarte en su página web, y se puede hacer a través de Facebook si lo deseas. Lo primero que te pide son tus datos de edad, peso y altura, y en función de ellos calcula tu IMC y te dice si estás en tu peso ideal y cuántos kilos te sobran (o faltan) para alcanzarlo.

Solo con esto ya debería saltarnos una pequeña alarma: el IMC (índice de masa corporal) es una medida orientativa con poca credibilidad a la hora de establecer nuestro peso ideal ya que juega con muy pocas variables. No tiene en cuenta nuestra constitución física, nuestra masa muscular, masa grasa ni grasa visceral, factores importantes a la hora de que un profesional diseñe una dieta para nosotros.

La dieta Atkins solo tiene en cuenta el IMC a la hora de aconsejar cuál es tu peso ideal: se pierden por el camino otros factores importantes

A partir de aquí te dan una recomendación sobre los kilos que debes perder para estar en lo que ellos consideran tu “peso ideal”, pero tú puedes modificarlo si quieres. A mí personalmente me dicen que debería perder 3 kilos (ya os digo yo que no, pero venga, aceptamos barco), así que solicitamos nuestro plan para perderlos, a ver qué pasa.

Con los datos que les he dado (les he dicho que quiero “perder el peso justo que me sobra”, aunque podría haber elegido “bajar de peso rápidamente”, que es otra de las opciones) me dicen que debo empezar en la fase 3, la de mantenimiento previo. También me dicen que si quiero perder peso rápido, puedo empezar en la fase 1, la de inducción.

Una vez has hecho todo esto puedes acceder al “planificador de comidas” donde te sugieren un menú de seis comidas al día según la fase de la dieta en la que te encuentres. Dos de estas comidas son snacks que ellos mismos venden (¡oh, sorpresa!). Por cierto, en ningún momento me han preguntado si soy vegetariana (que lo soy, así que a mí esta dieta no se me ocurriría seguirla), si soy celíaca, si tengo intolerancia a la lactosa o cualquier tipo de alergia o intolerancia alimentaria.

Alimentos permitidos, alimentos prohibidos

La dieta Atkins es una de esas dietas en las que hay alimentos permitidos y prohibidos en cada fase. Y ojo, porque estoy hablando de alimentos y no de productos. En la fase de inducción no aparecen por ningún lado las frutas, los cereales (ni siquiera integrales) ni los frutos secos y solo dos legumbres (guisantes y judías verdes), y se centra más en los alimentos de origen animal como carnes, pescados, quesos y mariscos.

En la fase 2, la de bajada de peso, a los alimentos anteriores se suman algunas frutas y algunos frutos secos. En la fase de mantenimiento previo, la tercera, asoman ya más legumbres, algunas que otras frutas y algún cereal (arroz integral y harina de avena). Y en la fase 4 la indicación es que mantengas el equilibrio de carbohidratos. Chimpún.

El hecho de prohibir alimentos, aunque sea durante un período corto de tiempo, influirá en el nivel de adherencia de la dieta, uno de los factores más importantes a la hora de que un régimen funcione. A menor adherencia, evidentemente, menos posibilidades de éxito.

Cosas buenas y cosas malas de la dieta Atkins

Empezaremos por las buenas, para darle un voto de confianza: quitando el hecho de que en cada página de su web te sugieran comer sus barritas, es una dieta basada en alimentos y no en productos sustitutivos. Las barritas, al fin y al cabo, las puedes comprar o no, pero no te obligan a ello. Además, recalca la importancia de controlar el azúcar añadido en los productos procesados, algo importante a la hora de comer en general, no solo de hacer dieta.

Cosas que no son tan buenas: como decíamos antes, es una dieta “de fotocopia” que no está especialmente hecha para nosotros, ya que solo tiene en cuenta tres factores a la hora de calcular nuestro peso ideal. Por otro lado, limita en algunas de sus fases el consumo de frutas (algo con poco sentido en una dieta, ya que nos aportan mucha saciedad y micronutrientes con muy pocas calorías), frutos secos (fuente de grasa beneficiosa para nuestro organismo) y legumbres (en este caso quizás no importaría tanto porque en esta dieta vamos bien sobrados de proteínas).

No es una dieta que genere adherencia porque implica contar carbohidratos en cada comida

No es una dieta sencilla de llevar, ya que te está obligando continuamente a contar carbohidratos (tienes que contarlos “netos”, es decir, tienes que restarles la fibra que aporta cada alimento). Refiriéndonos a esto, no es una dieta que genera mucha adherencia en la persona que la sigue: lo más seguro es que se limite mucho la variedad de alimentos en el plato, solo por el hecho de no tener que estar contando los carbohidratos todo el tiempo. Si tienes un dietista y un cocinero a tu servicio, como imagino que tiene Kim Kardashian, seguramente se hace más llevadero.

¿Promueve una buena educación nutricional? Desde mi punto de vista no: por un lado demoniza los carbohidratos, de los que solo puedes comer una porción pequeña al día, y por otro lado te permite tomar desde el día 0 algo tan superfluo y con tan pocos beneficios como los refrescos light, que no nos aportan nada.

¿Pero se baja de peso con la dieta Atkins?

Seguramente, siempre y cuando tu dieta sea hipocalórica: en este caso es fácil que lo sea, ya que las proteínas y las grasas tienen un poder mayor de saciedad que los carbohidratos, así que seguramente pongamos menos comida en el plato al final del día. Si eres consumidor habitual de comida procesada, solo el hecho de realizar un cambio a favor de los alimentos y en detrimento de los productos no solo es probable que te haga bajar de peso, sino que además mejorará tu salud. Pero eso no es exclusivo de la dieta Atkins: eso es reeducación nutricional pura y dura.

Recuerda que si quieres bajar de peso de una forma saludable y segura lo más importante es que acudas a un dietista-nutricionista que te evaluará y diseñará una dieta adecuada y personal para ti, teniendo en cuenta todas tus condiciones.

Imágenes | GTres, Instagram Kim Kardashian West y Kim Kardashian Snapchats
En Trendencias Belleza | La dieta que ha hecho que Oprah pierda 11 kilos (y que sus acciones suban como la espuma)
Más información | Dieta Atkins