La dieta que ha hecho que Oprah pierda 11 kilos (y que sus acciones suban como la espuma)

Una de las noticias del día es que Oprah Winfrey, la más famosa presentadora de televisión estadounidense (amén de otros quehaceres: productora, actriz, ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
109,70

Una de las noticias del día es que Oprah Winfrey, la más famosa presentadora de televisión estadounidense (amén de otros quehaceres: productora, actriz, empresaria, filántropa y crítica de libros), ha perdido 11 kilos con la dieta Weight Watchers, empresa de la que ella misma es accionista. Este titular ha hecho que las acciones de la empresa hayan subido un 20% en bolsa nada menos.

Nos alegramos por Oprah, claro, y queremos saber cómo es esa dieta de la que todo el mundo habla, así que hoy os la presentamos desgranada y con testimonios de primera mano. Así es como funciona la dieta Weight Watchers.

¿Qué es la dieta Weight Watchers?

Weight-Watchers

Weight-Watchers

Weight Watchers no es una dieta nueva: en Estados Unidos lleva funcionando desde hace ya mucho tiempo. La empresa fue fundada en USA a mitad de los años 60 por Jean Nidetch, una neoyorquina que comenzó una dieta recomendada por su nutricionista, pero descubrió que le era mucho más fácil seguirla reuniéndose periódicamente con sus amigas para hablar sobre cómo llevaban la dieta, compartir recetas e ideas.

Y es que ese es uno de los pilares de la dieta Weight Watchers: las reuniones que se llevan a cabo en distintos barrios de todas las ciudades. En estas reuniones los participantes comparten sus experiencias con la dieta y la cocina, intercambian impresiones, ideas de platos, ideas de ejercicio físico, etc. Y sí, si os lo estábais preguntando también se venden productos propios de la marca, pero no son reuniones para eso y no es obligatorio comprarlos como en otros casos.

La fórmula de Weight Watchers se basa en seguir una alimentación sana, hacer ejercicio físico y sentirse bien (nutrición-actividad física-bienestar), algo que podemos monitorizar nosotras mismas on-line a través de su app, disponible para ordenador y smartphone. Se trata de un servicio de suscripción en el que se paga una cuota mensual que varía dependiendo de la duración de nuestro plan, pero que ronda los 17 euros al mes.

¿Cómo es la dieta de Weight Watchers?

Weight-Watchers

Weight-Watchers

Seguro que alguna vez habéis oído hablar de “la dieta de los puntos”: pues esa es la dieta Weight Watchers. Dependiendo de tus cualidades físicas (altura, peso, edad…) y de los kilos que quieras perder se te otorgan una serie de puntos al día. Cada alimento y producto tiene otorgado una serie de puntos de modo que yo puedo gastar dos puntos en un yogur desnatado, tres puntos en un poco de salmón ahumado (100 gramos), dos puntos en una rebanada de pan de molde integral o hasta 11 puntos en alguna pieza de bollería.

Los puntos de cada alimento han sido asignados por profesionales médicos, aunque no tengo claro en función de qué exactamente: me hago a la idea de que es en función de la densidad calórica, de la cantidad de azúcar y de grasas saturadas de cada alimento (aunque no estoy segura). Así, las frutas y verduras valen cero puntos: puedes comer las que quieras a lo largo de todo el día.

Y vosotras pensaréis: esto es muy complicado, andar sumando y restando todo el día. Para eso está la app: la app nos da una serie de puntos al día y nosotras solo tenemos que ir ingresando los alimentos que comemos (y en qué cantidad) y la app automáticamente va restando los puntos correspondientes de tu cuenta. En la app están registrados prácticamente todos los alimentos y productos a los que podemos tener acceso y están incluso diferenciados por marcas.

¿Y qué pasa con la actividad física?

Weight-Watchers

Weight-Watchers

La actividad física nos hace gastar calorías en nuestro día a día, lo cual se traduce en el mundo Weight Watchers en que nosotras ganamos puntos que podemos gastar al final de la semana.

Podemos ingresar nuestra actividad física de forma manual (buscas “clase de zumba”, introduces el tiempo y la app añade los puntos a tu cuenta) o de forma automática a través de una pulsera cuantificadora (las Garmin, por ejemplo, son compatibles) que tengamos enlazada a la aplicación.

Un testimonio real

Weight-Watchers

Weight-Watchers

Como nos gusta conocer las cosas desde dentro, hemos contado con el testimonio de Rebeca Rodríguez, editora de la casa, que actualmente está siguiendo la dieta Weight Watchers. Rebeca nos cuenta su experiencia:

De todas las dietas que he seguido esta es la única que no me ha hecho sentirme como si estuviera de dieta, para empezar. Según tu peso actual y el objetivo sano que quieres conseguir se te asignan una serie de puntos diarios a gastar en comida. Además, te dan puntos extras semanales que puedes distribuir a tu gusto: o entre semana poco a poco o de una tacada, que es lo que hago yo. De esta manera los fines de semana puedo salir con mis amigos y tomarme una copa y un plato de pasta.

Así se prima que rellenes tu día a tope con toda la fruta y verdura que quieras y que no te cuestan nada.

Pero también es la única dieta en la que puedo tomar pan, pasta, patatas o arroz. Todo pesado, eso sí. E integral. Las cantidades de estos hidratos cuestan bastante puntos, con lo que si quieres seguir la dieta puedes tomarlos en cada comida, pero en cantidades muy reducidas.

Las grasas cuentan muchos puntos y el azúcar más aún. Va todo pesadísimo, para que tengas todo muy controlado.

Pero lo ideal es que haciendo tus matemáticas puedes elegir entre miles de cosas y sentirte satisfecha, pasar de la sensación de que no estás a dieta.

Además, el plan apoya mucho el deporte, lo que más me gusto

Cosas que me gustan, cosas que no me gustan

Weight-Watchers

Weight-Watchers

Yo no soy partidaria de las dietas, pero sí creo que esta en concreto es una de las más razonables que he visto: no limita ni elimina ningún macronutriente, no se basa en productos propios, en principio parece que no limita de forma bestial las calorías, etc.

  • Cosas que me gustan: me gusta mucho que la app te dé la libertad de elegir qué es lo que quieres comer y te guíe hacia lo más saludable a través de los puntos. De este modo no es un programa cerrado, sino que intenta educar en la elección de alimentos a la gente que las sigue (aunque sí pienso que serían necesarias más directrices: creo que es necesario que la gente entienda por qué un bollo cuesta 11 puntos y una fruta no cuesta ninguno, y no voy solo por el tema de las calorías).

  • Cosas que no me gustan: básicamente que se dé la posibilidad de incluir ciertos productos en la dieta habitual. Esto va en la línea de la necesidad de más directrices: si yo puedo gastar mis puntos solo en refresco de cola y solo me alimento de eso y de fruta y verdura (a coste de cero puntos) en todo mi día, en el caso de que solo gaste mis puntos ¿estaré siguiendo una dieta saludable? Evidentemente no. Os puede parecer un pensamiento peregrino, pero si se me ha ocurrido a mí, igual se le puede ocurrir a otro.

    Otra cosa que no me gusta es la idea de “deporte por comida”: las recompensas de puntos estimulan el pensamiento de “cuanto más deporte haga, más puedo comer”, y esto no debería ser así. El deporte por salud, y los cambios físicos que vengan de la mano.

En resumen, no me parece un locurón de dieta, aunque creo que una opción mucho mejor es acudir a un nutricionista que nos dé una reeducación nutricional completa. Lo de estar pesando todos los alimentos es un rollo, pero nos sirve para aprender a calcular porciones de alimentos. La app facilita mucho el seguimiento y actúa como un apoyo y un estímulo para generar adherencia.

Imágenes | iStock
En Trendencias Belleza | ¿Puedes usar una talla XXL y estar sana?