Los 7 perfumes que toda madre necesita disfrutar antes o después en la vida

Como cada año, el primer domingo de mayo celebramos el Día de la Madre. Ese día, desde tiempos inmemoriales, quien más y quien menos procura agradecerles ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
3,10

Signorinaeleganzaferragamo

Como cada año, el primer domingo de mayo celebramos el Día de la Madre. Ese día, desde tiempos inmemoriales, quien más y quien menos procura agradecerles todo el amor que nos profesan. Aunque los primeros en instaurar un día dedicado a las madres fueron los griegos y los romanos, que para celebrar cada año la llegada de la primavera dedicaban importantes ceremonias en honor de Rea y de Cibeles, las divinidades madres de los dioses, la versión moderna del Día de la Madre nos llega directamente de los Estados Unidos.

En Francia, la idea de celebrar a las madres y más concretamente a las familias fue una idea de Napoléon, quien fue el primero en instaurar un día de fiesta en su honor en la primavera del año 1806. En España es costumbre que el Día de la Madre las madres y las abuelas no cocinen. Los restaurantes respetan esta costumbre y, además, suelen ofrecerles una flor cuando llegan. Imaginaros si, a los postres, además de disfrutar del fragante aroma de estas flores pudiesen llevarse también la sorpresa de un buen perfume que les permita rememorar ese momento el resto del año. Estas son nuestras sugerencias.

Signorina Eleganza de Salvatore Ferragamo

Una fragancia de acordes floridos y chipre que celebra el lado más seductor de la feminidad. La tonalidad beige del icónico lazo Vara expresa una delicada y refinada sobriedad. La preciosa base dorada eleva el frasco añadiendo también un toque de excelencia. El logo de la marca ha sido realizado en relieve en Italia como expresión de la atención por los detalles que caracteriza desde siempre a Ferragamo. Para darle al logo toda la atención que merece, una etiqueta dorada impresa lo rodea, uniendo elegancia y exclusividad. El packaging está decorado con dos líneas doradas repujadas, reproduciendo el aspecto de una cinta que rodea al estuche. Una fragancia elegantemente femenina y refinada. Precio: 104,00 euros (100 ml).

Dolce

Dolce de Dolce & Gabbana

Dolce surge de los recuerdos de Domenico y de Stefano por lo que es como un viaje sonsorial al corazón de Sicilia, y reflejo de las emociones y de los valores tradicionales que tanto defienden. Femenina y fresca, tiene ese delicado equilibrio entre la artesanía atemporal y la innovación de la que hacen gala los nuevos maestros perfumistas a la hora de elaborar un nuevo perfume.

La fragancia combina el aroma de las flores blancas con el frescor de las hojas de neroli (flor de naranjo) con acordes de flor de papaya, de lirio y de narcisos blancos y de Amarylis, y que deja a su paso una sensual estela con ligeras notas amaderadas y picantes. Precio: 70,00 euros (75 ml).

Le Jardin De Monsieur Li

Le Jardin de Monsieur Li

Desde el 2003, Hermès nos invita a que la acompañemos a descubrir los jardines más bonitos del mundo. El primero fue en Túnez con Un Jardin Méditerranéen, luego Egipto y su paseo olfativo por las islas jardín del Nilo antes de poner rumbo a la India con un tercer jardín capaz de transmitir el poder de la naturaleza cuando el rocío devuelve a la tierra lo que el sol le arrebató, ahuyentando ese aire caliente que lo seca todo. El año pasado Jean-Claude Ellena nos hacía partícipes del secreto de un jardín en la azotea en pleno corazón de París, justo encima del número 24 del Faubourg Saint-Honoré.

Este año, este gran maestro perfumista nos propone que le acompañemos hasta la China, un país que se atreve a proclamar a los cuatro vientos que la vida comienza el día en el que uno construye un jardín. Esta última creación de Hermès, Le Jardin de Monsieur Li, es un jardín imaginario inspirado en todos aquellos otros que descubrió en las distintas provincias de China durante un viaje que realizó para inspirarse; y que recuerdan el olor de los estanques, del jazmín, de las piedras mojadas, de los prunos y de los bambús gigantes. Un jardín que contiene a todos los demás. Precio: 100,00 euros (100 ml).

Loveinildlenessatkinsons

Love in Idleness de Atkinsons

Love in Idleness de Atkinsons es la reinterpretación en clave moderna de una fragancia de violetas de 1922. Una fabulosa creación neo vintage firmada por Fabrice Pellegrin formulada con suaves matices florales a los que han agregado el toque empolvado del iris de Florencia con acordes de ruibarbo, de chipre y de pachuli. El resultado es una fragancia entre femenina e intensa que es una pura delicia. Precio: 130,00 euros.

Oleauthe Annickgoutal

L’Ile au Thé de Annick Goutal

Camille Goutal e Isabel Doyen, las perfumistas de la casa, han viajado hasta la isla de Jeju en Corea catalogada como una de las maravillas de la naturaleza. Un lugar paradisíaco con grandes plantaciones de té, aguas turquesas y rocas volcánicas, que les ha inspirado una fragancia que es como una invitación a darnos un relajante paseo por esta isla llena de encanto.

A nuestro paso podremos ir descubriendo los huertos de naranjos que con su color y aroma bañan las colinas volcánicas, y las preciosas hojas verdes de las plantaciones de té que se ven allá a lo lejos. En un recodo del camino nos encontramos de frente a un árbol llamado osmanthus lleno de flores blancas cuyo aroma dulzón parece flotar en el ambiente. Una fragancia que transmite bienestar tanto en quien la usa como en quienes la huelen. Precio: 104,00 euros (100 ml).

650 1200

Miss Dior Eau de Parfum

Creada por François Demachy esta fragancia encierra en ella todo el poder de esta aura de libertad. El jazmín grandiflorum, que hace vibrar su corazón con una potencia floral extraordinaria, abraza la sensualidad de una rosa casi explosiva en un fondo almizclado. Y, chispeantes, las notas de hespérides y el pachulí imponen su atractiva seducción teñida de un encanto insolente. Una fragancia de chipre llena de contrastes, a semejanza de la personalidad libre y emancipada de las mujeres que la llevan.

De este perfume se ha fabricado una excepcional edición limitada de tan sólo veinticinco unidades que requirieron más de cinco horas de trabajo artesanal para realizar cada uno de los lazos «poignard» emblemáticos de la fragancia, adornados con delicadas flores de encaje rosado dando vida a auténticas creaciones de alta costura en miniatura para un choque olfativo que representa la libertad recuperada.