Salir a correr en verano: esto es todo lo que tienes que saber

Si eres una enamorada del running y es lo que te ayuda a ponerte en forma, ¡no lo dejes en verano! Es cierto que en los meses de calor nos cuesta un poco ...
publicado por
beautyanabell avatar
hace karma
0

Si eres una enamorada del running y es lo que te ayuda a ponerte en forma, ¡no lo dejes en verano! Es cierto que en los meses de calor nos cuesta un poco más salir a hacer deporte, pero es importante que mantengamos las buenas costumbres durante todo el año: salir a correr un rato cada día o cada dos días hará que no perdamos nuestro ritmo de entrenamiento y que mantengamos la motivación.

Al igual que en invierno necesitamos protegernos de forma especial cuando salimos a hacer deporte al aire libre y usar una ropa determinada que nos aísle del frío, el verano también tiene sus necesidades especiales. Te contamos todo lo que necesitas saber para seguir sumando kilómetros en los meses de más calor.

Escoge el momento adecuado

correr-en-verano

correr-en-verano

Es muy importante que evitemos hacer deporte al aire libre en las horas más calurosas del día. Puede que pienses que por correr a las dos de la tarde a pleno sol vas a sudar más y a quemar más calorías, pero nada más alejado de la realidad: ya hemos explicado que sudar no es lo mismo que quemar grasa, y lo único que conseguirás corriendo a esas horas es arriesgarte a que te dé una insolación o un golpe de calor. La seguridad siempre es lo más importante a la hora de hacer deporte.

Escoge las horas más frescas del día, como el amanecer o la puesta de sol, cuando las temperaturas ya han bajado y puedes correr no solo de forma segura, sino también de manera cómoda. Si corres agobiada por el calor, tu rendimiento bajará notablemente. Haz un esfuerzo y levántate media hora antes o reserva un rato al final del día para dedicarlo al ejercicio.

Diseña tu itinerario para estar más fresca

correr-en-verano

correr-en-verano

Siempre que puedas intenta correr por parques con vegetación y evita el asfalto de la ciudad, sobre todo si corres a última hora del día: después de toda una jornada absorbiendo la luz solar, el asfalto se recalienta y expulsa el calor hacia arriba. Es un fenómeno que se conoce como “isla de calor” y que es muy frecuente en las grandes ciudades, sobre todo en los lugares donde no hay zonas verdes.

En lugar de correr por asfalto, busca un parque donde haya vegetación e intenta correr por el césped: un itinerario rodeada de árboles te mantendrá más fresca, y siempre será mejor para tus pies correr por tierra o hierba que hacerlo por el duro asfalto. Si vives en una ciudad con playa, el paseo marítimo es un buen lugar para disfrutar de una carrera al final del día.

Elige bien tu outfit de carrera

correr-en-verano

correr-en-verano

Si en los meses de invierno te abrigas bien con ropa térmica para no pasar frío y a la vez sentirte ligera mientras corres (y no con la sensación de llevar medio armario encima), ¿qué hacemos en los meses de verano? ¿Basta con que nos plantemos un pantalón corto y una camiseta de tirantes cualquiera? Desde luego, no es cuestión de dejarnos el sueldo en ropa muy técnica, pero sí hay un par de cuestiones que debemos tener en cuenta.

Durante el verano es importante que dispongamos de un par de prendas con tecnología para evacuar el sudor: todas las grandes marcas de ropa diseñan su propia tecnología (Reebok la ha llamado PlayDry, la de Nike se llama Dry-Fit) para producir prendas que no acumulan el sudor, sino que ayudan a alejarlo de nuestra piel y a mantenernos frescas y secas. Esto es importante porque además de ayudarnos a regular nuestra temperatura corporal también puede ayudarnos a evitar posibles infecciones (los lugares cálidos y húmedos, como nos encontramos mientras hacemos deporte, son los preferidos por las bacterias para reproducirse).

¿Es necesario cambiar de zapatillas?

correr-en-verano

correr-en-verano

No es obligatorio tener unas zapatillas de verano y otras de invierno para correr, pero sí es recomendable ya que no tienen las mismas características. Las zapatillas de running de verano (todas las marcas sacan sus colecciones estivales cada año) suelen estar fabricadas en un tejido más fino y ligero, tienen una mayor entrada de aire para mantener el pie fresco y se secan con mayor rapidez para que siempre esté seco.

Los pies son probablemente la zona del cuerpo que más se recalienta cuando corremos, y esto puede dar lugar a malestar mientras estamos entrenando o incluso pueden aparecer ampollas. Algunas de las zapatillas diseñadas específicamente para verano tienen entradas de aire en la suela para evitar que esto ocurra. Si tienes en mente comprar ahora un nuevo par de zapatillas, merece la pena invertir en un par para los meses de calor.

Con estos consejos seguro que ya estás preparada para seguir sumando kilómetros durante los meses de verano, ¡no dejes que el calor te pare!

Imágenes | iStock
En Trendencias Belleza | Consejos para iniciarte en el running: el mejor de los propósitos para el nuevo curso