La Buena Suerte

El otro día terminé de leerme el libro de “la buena suerte” de Álex Rovira (cuya lectura recomiendo).El libro, a través de una emocionante fábula explica ...
publicado por
becooler avatar photo
hace karma
0

El otro día terminé de leerme el libro de “la buena suerte” de Álex Rovira (cuya lectura recomiendo).
El libro, a través de una emocionante fábula explica la diferencia entre la suerte, y la buena suerte;refiriéndose a ésta última como la verdadera. La suerte proviene de factores externos y que no dependen de nosotros, como por ejemplo que te toque la lotería. En cambio, la buena suerte es aquella que tú creas, la que tú construyes a través de pequeños hábitos o acciones diarias y que tarde o temprano estos pequeños esfuerzos darán sus frutos.

Desde luego hay muchísima gente que constantemente se queja de no tener suerte, o tener mala suerte, atribuyendo sus fracasos a ésta (y eximiéndose así de cualquier responsabilidad).
Siguen haciendo las mismas cosas cada día, esperando a que llegue ese milagro con el que tengan suerte en la vida y serán felices.

Debemos parar un momento y hacer una buena reflexión. Plantéate lo siguiente:  ¿De verdad estoy teniendo una inevitable mala suerte, o podría hacer algo para cambiar las circunstancias? ¿Si haciendo siempre lo mismo las circunstancias son también las mismas, cambiarán éstas si pruebo a hacer algo distinto? ¿Qué puedo perder probándolo?
Como decía Albert Einstein, “locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”.
Pruébalo. Perder no vas a perder nada, en lugar de ello es muy probable que ganes algo.

Cierto es también que la mayoría de las personas que esperan que les llegue la suerte, tienden a moverse por la “ley del mínimo esfuerzo” siendo objetivo de vendedores de suerte que prometen grandes resultados a cambio de un esfuerzo minúsculo. Normalmente estas trampas suelen ser estrategias de marketing como cremas reductoras de grasa localizada o sustitutivos de comidas “para adelgazar un montón en tan solo 2 semanas” (por ponerte algún ejemplo).
Déjame decirte algo: Las grandes cosas se consiguen mediante trabajo, esfuerzo y constancia. Desconfía del que te diga lo contrario.

Por último, me gustaría compartir con vosotros las 10 reglas de la buena suerte que aparecen en este magnífico libro, aquí os las dejo:

PRIMERA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

La suerte no dura demasiado tiempo, porque no depende de ti. La Buena Suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre.

SEGUNDA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Muchos son los que quieren tener Buena Suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.

TERCERA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Si ahora no tienes Buena Suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la Buena Suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias.

CUARTA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Preparar circunstancias para la Buena Suerte no significa buscar sólo el propio beneficio. Crear circunstancias para que otros también ganen atrae a la Buena Suerte.

QUINTA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Si «dejas para mañana» la preparación de las circunstancias, la Buena Suerte quizá nunca llegue. Crear circunstancias requiere dar un primer paso,.. ¡Dalo hoy!

SEXTA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Aún bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la Buena Suerte no llega. Busca en los pequeños detalles circunstancias aparentemente innecesarias…, pero ¡imprescindibles!

SÉPTIMA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa.

OCTAVA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Nadie puede vender suerte. La Buena Suerte no se vende. Desconfía de los vendedores de suerte.

NOVENA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la Buena Suerte llegue, confía.

DÉCIMA REGLA DE LA BUENA SUERTE:

Crear Buena Suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad. Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡siempre está ahí!

 

Y tú, ¿vas a dejar tu vida en manos del azar y esperar tener suerte, o vas a imponerte como dueño de tu propio destino y ponerte a construir buena suerte?