Miedos en la seducción

De donde procede el miedo El miedo está en nuestros genes, que hemos ido heredando generación tras generación hasta remontarnos a la época de los hombres ...
publicado por
becooler avatar photo
hace karma
13,90

De donde procede el miedo

El miedo está en nuestros genes, que hemos ido heredando generación tras generación hasta remontarnos a la época de los hombres de las cavernas. ¿Qué podía pasar en ese entonces, si un hombre se acercaba a una hembra de otra tribu para iniciar una interacción con ésta? Lo más probable es que acabara con una brecha en la cabeza producida por el garrote de algún o algunos hombres de la otra tribu. Y aquí es donde yo te pregunto: ¿Qué es lo peor que te puede pasar en la actualidad al iniciar una conversación con una desconocida? Desde luego no corres el mismo riesgo que los hombres de la época de las cavernas. De hecho, no corres ningún riesgo en absoluto.

El miedo entonces, no es más que un mecanismo de defensa que tenemos en nuestros genes para protegernos de las consecuencias que podíamos sufrir hace miles de años, pese a la ausencia de peligro en la actualidad. Y es nuestra mente subconsciente la que se encarga de ponernos excusas como: “seguro que tiene novio” “a lo mejor no le gusto” “me voy a quedar en blanco”. ¿Te suena? Apuesto a que alguna vez has oído algo similar dentro de tu cabeza…

Miedo a abrir

 

¿Qué puedo hacer?

El primer paso es ser consciente de que tienes ese miedo, si aceptas y admites que está ahí, comienzas bien. De poco sirve seguir leyendo libros y viendo vídeos sobre como mejorar en otros aspectos para seducir si ni siquiera eres capaz de acercarte a hablar con una chica. Así que céntrate en mejorar tu capacidad para afrontar este miedo.
Seguidamente os comento unos factores muy a tener en cuenta para, día a día mejorar esa capacidad:

Tu fiel escudero

Salir con un amigo que también está interesado en la seducción y quiere practicar es lo mejor. Juntos os motivaréis, os apoyaréis y os será mucho más fácil entrarle a una chica o grupo de chicas. Él puede darte muy buenas ideas y consejos, y darte un buen feedback de como lo estás haciendo, ya que al examinar una interacción desde fuera uno suele fijarse en más detalles.

Estar a gusto

En el caso de que salgas por la noche, es importante que el local que elijas sea de tu agrado (la música, el ambiente, etc…) ya que contra más cómodo te sientas en ese lugar, te costará menos iniciar una conversación con alguien, mejorará tu actitud, tu comunicación no verbal y tu juego.
Si sales de día aplica lo mismo. Decide donde te sientes mejor (parque, playa, paseo, centro comercial…) y ve a por ello.

Alcohol

Depender de algo externo para desinhibirnos nunca desencadenará buenos resultados a largo plazo. Si bien es verdad que cuando sales de fiesta, beber unas cuantas copas ayuda a perder tus miedos para comenzar a socializarte, vas a volver a tener el mismo problema la próxima noche. Y la próxima.
Intenta acercarte a hablar con alguna chica sin beber y serás mucho más consciente de como afrontas tus miedos. Eso si va a aportarte buenos resultados a largo plazo, te lo garantizo.
Está bien que bebas un par de copas si te apetece, pero nunca lo hagas porque lo necesitas para entrarle a alguna chica.

El estado

Cuando en seducción hablamos del “Estado” nos referimos a un estado emocional positivo, en el que todo fluye, los miedos disminuyen, nos cuesta mucho menos socializar y parece que tenemos mucha más facilidad para entrarle a las chicas, porque no estamos centrados en el resultado o el rechazo.
Pero… ¿Cómo podemos obtener dicho estado?
La PNL (Programación Neurolingüística) dispone de unos ejercicios llamados “anclajes” que pueden ayudarnos a alcanzar un estado emocional positivo.
Yo personalmente uso más otro ejercicio al que llamo “Incrementar el reto”.

Incrementa el reto

Se trata de ir socializando poco a poco e ir incrementando nuestra inversión en la interacción. Comenzaremos por algo muy sencillo, como saludar o desearle un buen día a cualquier persona que te cruces, y sin esperar ningún tipo de reacción o respuesta por su parte. Da igual que te conteste o no, lo que importa es que tú comiences a socializar para demostrarle a tu mente subconsciente lo que estás haciendo. Seguiremos haciendo lo mismo incrementando un poco el reto, como podría ser por ejemplo preguntar por una dirección o por la hora. Cuando te des cuenta de que no te cuesta nada en absoluto hacer esto, vuelve a incrementar el reto, que podría ser por ejemplo decirle a alguna chica con la que te cruces que es lo que te gusta de ella (su pelo, su forma de vestir, su bolso, sus zapatos… lo que sea). Todo esto es como una especie de calentamiento que te va a servir para, poco a poco, ir entrando en estado y, de este modo, ser capaz de entrarle a cualquier chica sin temor.

eBook: Cómo afrontar el miedo a entrarle a una chica

En este artículo te he ofrecido un muy breve resumen sobre algunas de las cosas más importantes a tener en cuenta a la hora de afrontar tus miedos, pero si quieres aprender más sobre este tema y realizar un cambio realmente satisfactorio, te recomiendo que centres tus lecturas a los miedos antes de pasar a otros aspectos más avanzados.
Cuando yo comencé a estudiar y practicar seducción hace años, me estanqué bastante en esto. Se me hizo un muro bastante duro de superar ya que sólo encontraba breves artículos sobre el tema que no ayudaban mucho.
Así que, años después de aprender a afrontar dichos miedos, decidí escribir el que es probablemente el eBook más extenso sobre cómo afrontar el miedo a entrarle a una chica. No te lo pierdas, te aseguro que marcará un antes y un después en tu vida.

Puedes hacerte con él haciendo clic aquí.

 

Mario Fernández
www.ubecooler.com