Terapia Breve

La Terapia Breve nació con la intención de dar una respuesta más rápida a aquellas problemáticas a las que debemos enfrentarnos en el día a día, ...
publicado por
becooler avatar photo
hace karma
2

La Terapia Breve nació con la intención de dar una respuesta más rápida a aquellas problemáticas a las que debemos enfrentarnos en el día a día, centrándose en el “qué” y el “cómo” por encima del “porque”. Reduciendo, de este modo, el número de sesiones y, especialmente, el malestar o sufrimiento que padece la persona durante el proceso de superación del problema. Todos hemos pasado por malos momentos a lo largo de nuestras vidas y sabemos lo duros que pueden llegar a ser. Pero por otro lado también sabemos que, una vez superados, esos problemas parecen mucho más insignificantes de lo que creíamos en su momento. Ya lo dijo hace miles de años Aristóteles, al tratar sobre la comedia, afirmando que ésta no era más que una tragedia contada con el transcurso del tiempo suficiente. Es con esta idea con la que la terapia breve trabaja intentando alcanzar ese momento de alivio lo antes posible.

Bienestar
Como el psicoanálisis, la terapia cognitivo-conductual o la Gestalt, la terapia breve es una teoría de intervención psicológica dentro del campo de la psicología. La principal diferencia que existe entre dichos enfoques psicológicos y la terapia que aquí tratamos es que ésta última basa sus fundamentos en una teoría sistémica que considera que todos nos movemos dentro de sistemas (o grupos). Esto quiere decir que la terapia breve centra su atención en aquellas interacciones que llevan a cabo las personas, ya sea consigo mismas (la inseguridad al conducir, por ejemplo) o con otras (como el miedo a hablar en público).

Hablar en público

Esta perspectiva interaccional considera que todos nosotros tenemos los recursos necesarios para avanzar y superar cualquier problema. No obstante, en ocasiones no somos conscientes de ello o no estamos preparados para usarlos. Intentamos solucionar aquello que representa un obstáculo pero, a veces, lo hacemos de manera disfuncional y nuestros esfuerzos no son recompensados.
La terapia breve es consciente de este fenómeno, más común de lo que nos gustaría, y es por ello que busca conseguir un reenfoque hacia la problemática para convertir la solución en funcional y que nos permita superar el malestar.
Nadie es más experto en su vida que uno mismo y es por eso que, aunque el profesional sea experto en sus herramientas de terapia, siempre se tiene en cuenta que la persona que sufre el problema es experta en éste. Por ello se considera que existe una relación de iguales entre ambos ya que los dos son expertos que buscan una solución en equipo. Esta otra característica es muy importante ya que hace partícipe a la persona afectada al tener en cuenta que no solo la formación y técnicas profesionales son importantes sino también las vivencias y recursos de aquel que sufre el problema. Es por este motivo que, en ocasiones, la persona afectada debe realizar algunas tareas con el fin de encontrar información y clarificar la situación el máximo posible antes de generar el cambio deseado.
Por todo esto, desde esta perspectiva terapéutica, nos centramos en el presente, viendo hacia donde quiere llegar la persona, focalizándonos en el “qué hemos hecho hasta ahora” y en el “cómo vamos a hacerlo a partir de ahora”, llevando a cabo una profunda investigación del problema, porque breve no quiere decir rápida, sino precisa.

 

Alex Kort
www.ubecooler.com

BeCooler