Esta mujer rescató a un gato de 21 años abandonado por su dueño para darle sus mejores últimos días

Al final de su vida, con 21 años, el gato Tigger fue abandonado por su humano en el veterinario. Triste y confundido, no entendía el por qué. Y entonces ...
publicado por
Bored Panda avatar photo
hace karma
53,40

Al final de su vida, con 21 años, el gato Tigger fue abandonado por su humano en el veterinario. Triste y confundido, no entendía el por qué. Y entonces llegó Adriene Nicole, quien vio su historia en una página vecinal y decidió llevárselo a casa. Quería darle el amor que necesitaba.

Por desgracia, Nicole descubrió pronto que a Tigger le fallaba un riñón y que tenía un tumor del tamaño de una pelota de golf. Pero eso no la asustó: “A pesar de sus enfermedades, se comporta como si tuviera 12 años. Hemos decidido crear una lista de aventuras para Tigger antes de que muera,” escribió en Facebook.

“Aunque para otros no sea mucho, todas las pequeñas excursiones a las que le llevamos le encantan, porque adora estar afuera… la playa es por ahora su lugar favorito,” explicó. “Lo más importante es que la historia de Tigger muestra lo increíble que es adoptar una mascota anciana y darle lo mejor en sus últimos días. Nos ha cambiado para siempre y ojalá que a los demás también.”

Más información en: Facebook (via: lovemeow)

Al final de su vida, con 21 años, el gato Tigger fue abandonado por su humano

Pero entonces apareció Adriene Nicole

Quería darle el amor que necesitaba y se lo llevó a su casa

Aparte de estar desnutrido y con el pelaje apelmazado, también estaba terminalmente enfermo

Pero eso no echó para atrás ni a Nicole ni a Tigger

“A pesar de sus enfermedades, se comporta como si tuviera 12 años”

“Hemos decidido crear una lista de aventuras para Tigger antes de que muera”

“Aunque para otros no sea mucho, todas las pequeñas excursiones a las que le llevamos le encantan, porque adora estar afuera…”

“La playa es por ahora su lugar favorito”

“Nos ha cambiado para siempre y ojalá que a los demás también”