El #vestido revela algo bastante profundo sobre el autismo

La defensora del autismo Temple Grandin. Michael Buckner / Getty Images / Via gettyimages.com Anoche, Internet explotó con el debate del vestido.. ¿Era ...
publicado por
Buzz Feed avatar photo
hace karma
3,10

La defensora del autismo Temple Grandin. Michael Buckner / Getty Images / Via gettyimages.com

Anoche, Internet explotó con el debate del vestido.. ¿Era dorado y blanco, como respondieron casi tres cuartas partes de los encuestados de Buzzfeed, o azul y negro, como lo vio Kanye West??

Mientras el #vestido se viralizaba en Twitter, Emily Willingham, bióloga de desarrollo y madre de un niño autista, planteó un asunto interesante sobre el vestido y el autismo:

Al ver el #vestido y las diferentes percepciones sensoriales que tiene la gente, pienso en el #autismo y me pregunto, “¿Lo comprenden ahora?” #LasDiferenciasSensorialesImportan

Durante décadas, los científicos saben que el autismo se caracteriza por los problemas sensoriales. Temple Grandin, conocida defensora del autismo, habló en varias ocasiones sobre su visión y sensibilidad al tacto extraordinarias..

El espectro de problemas sensoriales relacionados al autismo es amplio. Algunas personas, como Ari Ne’eman, presidente de la Red de auto-defensa del autismo de Estados Unidos (Autistic Self Advocacy Network), tiene problemas con ciertas texturas. “En particular, tocar terciopelo me resulta muy difícil”, dijo a BuzzFeed News. Otros se aterran con los sonidos agudos, agregó, o luces que emiten zumbidos graves que la mayoría de la gente no percibe. Hay también personas que tienen problemas con aromas y sabores.

“Tiendo a ver montones de cosas, pero no puedo distinguirlas, a menos que las construya a conciencia en mi cabeza”, dijo a BuzzFeed News Karla Fisher, que dirige una conocida página de Facebook sobre autismo. “Tengo que enfocarme en un área hasta que mis ojos puedan encontrarle el sentido a ese pequeño fragmento, y así puedo continuar. No se trata de ver un color u otro, sino sobre si existe o no un vestido”.

“El incidente del vestido de anoche”, dijo Ne’eman, “es una manera de darse cuenta de que las personas perciben las cosas en forma diferente, y que una percepción no es necesariamente superior a la otra”.

Más allá de que las investigaciones científicas sobre el autismo los detectaron hace tiempo, estos problemas sensoriales solo comenzaron a tratarse con atención hace poco. El manual de diagnósticos y estadísticas de enfermedades mentales (conocido como la “biblia” de los diagnósticos psiquiátricos) recién incluyó en 2013 a los problemas sensoriales como parte del criterio al momento de diagnosticar autismo.

Esta omisión tuvo graves consecuencias en la práctica clínica, dijo Ne’eman. Por ejemplo, muchos autistas sienten dolor en intensidades diferentes que las personas sin autismo, y tienen problemas en comunicar a su doctor esta diferencia. “De modo que el doctor puede no diagnosticar ciertas condiciones (como una fractura de hueso, por ejemplo) que para alguien de la población general representaría mucho mayor o menor dolor que el que (alguien autista) experimenta”.

“Cuando vemos en qué se invierten los fondos para la investigación del autismo”, dijo, “nos damos cuenta que otra vez este es otro ejemplo de una oportunidad desperdiciada”.

Virginia Hughes, desde Nueva York, es la editora de Ciencia para BuzzFeed News.

Cortesía de: BuzzFeed