¿A quién elegirán matar los vehículos autónomos?

El dilema del tranvía es uno de los experimentos de ética más conocidos en el mundo. Hay muchas variaciones, pero en resumen se trata de lo siguiente: “Un ...
publicado por
conectica avatar photo
hace karma
1,50

El dilema del tranvía es uno de los experimentos de ética más conocidos en el mundo. Hay muchas variaciones, pero en resumen se trata de lo siguiente: “Un tranvía corre fuera de control por una vía. En su camino se hallan cinco personas atadas a la vía por un filósofo malvado. Afortunadamente, es posible accionar un botón que encaminará al tranvía por una vía diferente, por desgracia, hay otra persona atada a ésta. ¿Debería pulsarse el botón?

La mayoría de las personas deciden que el botón debe pulsarse, ya que es mejor (¿o menos malo?) que muera una persona a que mueran cinco. Ahora, si los vehículos autónomos se enfrentaran a un dilema similar ¿cuál deberá ser su elección? Esta es una pregunta que debemos hacernos, ya que la idea de estos automóviles es que disminuyan los accidentes y las fatalidades que son fruto del tráfico. Investigadores de Toulouse School of Economics se dispusieron a averiguar lo que el público opinaba, y los resultados fueron muy interesantes.

¿Cómo quisieras que estuvieran programado los vehículos autónomos?

screen_shot_2015-10-23_at_4.02.42_pm

Después de presentarles diversas situaciones a los encuestados, 75% de los participantes eligieron que el vehículo autónomo debería salvar a 10 personas en el camino y sacrificar al conductor. El número disminuyó al 50% cuando solo se encontraba una persona en el camino. A pesar de estas respuestas, ninguno de los participantes piensa que los vehículos autónomos se programaran priorizando a los peatones, sino salvando la vida del conductor a cualquier costo.

Los encuestados fueron en general receptivos a que los vehículos autónomos tomen decisiones que priorizan a los más de los pocos (llamado utilitarismo en la filosofía). Sin embargo, prevén que la reglamentación sea difícil, preguntando si el público apoyaría una ley que requiere que los coches a sacrificar sus pasajeros en determinadas circunstancias.

Esta es definitivamente un tema muy interesante, que los fabricantes de vehículos autónomos deben tomar en cuenta al momento de programar sus productos. ¿Tú qué preferirías? ¿Qué es lo correcto? ¿Salvar siempre al pasajero? ¿A los peatones? ¿A los más por los menos? ¿O una programación completamente al azar? Preguntas difíciles con respuestas complicadas.

Fuente: conectica.com.mx