Cómo Internet le cambió la vida a un refugiado Sirio

Todo comenzó hace unos días, el 25 de agosto. El activista Gissur Simonarson compartió en su cuenta de Twitter un par de fotografías de un refugiado sirio ...
publicado por
conectica avatar photo
hace karma
0,70

Todo comenzó hace unos días, el 25 de agosto. El activista Gissur Simonarson compartió en su cuenta de Twitter un par de fotografías de un refugiado sirio vendiendo plumas en las calles de Líbano. Sobre su hombro se encontraba una de sus hijas, dormida mientras su padre caminaba angustiado entre el tráfico de la ciudad. 

“Ves la mirada en su rostro y solo la forma en que sostiene los bolígrafos, como si esos bolígrafos fueran todo lo que tiene en el mundo.”

Los seguidores de Simonarson empezaron a compartir las imágenes y muchas personas se acercaron para ofrecer su ayuda a la familia. Lo malo es que el activista no sabía quién había tomado las fotografías y dónde podían encontrar al hombre que vendía plumas. Fue entonces cuando comenzaron a movilizarse en Twitter, con el hashtag #BuyPens, hasta que después de dos días lograron encontrar a Abdul y la pequeña Reem.

Una vez localizada la familia, se abrió una campaña de 5.000 en Indiegogo para ayudar a Abdul y sus dos hijos, y la meta se cumplió en menos de 30 minutos. En 24 horas, más de 3.000 personas donaron un total de 80.000 dólares. Abdul comentó que con el dinero recaudado podrá enviar a sus dos pequeños a la escuela, así como ayudar a más refugiados de Siria.

“Cuando Abdul escuchó la cantidad, tan solo se quebró y comenzó a llorar. Estaba tan agradecido y no dejaba de decir gracias a todos por su generosidad”.

La campaña todavía continúa (hasta este momento han reunido un total de 170.455 dólares), todavía tienes 10 días para ayudar a esta familia a recuperarse y salir adelante. Otra de esas historias que nos recuerdan que los buenos somos más, y que podemos unirnos para cambiar las vidas de esas personas que más lo necesitan.

Fuente: conectica.com.mx

Palabras relacionadas: