¿Qué te pasa Windows Phone?

Mientras se espera la llegada del demorado Windows 10 para smartphones, Windows Phone no atraviesa sus mejores días. En el último trimestre de 2015, las ...
publicado por
Don Web avatar photo
hace karma
0,10

Mientras se espera la llegada del demorado Windows 10 para smartphones, Windows Phone no atraviesa sus mejores días. En el último trimestre de 2015, las ventas de dispositivos con este sistema operativo cayó casi 50 por ciento. En tanto, se dice que Microsoft presentará durante este 2016 un sólo equipo Lumia (el recién aparecido 650) y que apostará sus fichas a la línea Surface, incluyendo el esperado Surface Phone.

De lectura recomendada, un fresco informe de Phone Arena es impiadoso con el sistema operativo móvil de Microsoft. Titulado “Lo siento Windows Phone, simplemente ya no importas”, comienza señalando que hasta hace no mucho este software prometía establecerse como una verdadera tercera opción frente al brutal dominio de Android y ante la cómoda posición de iOS, algo que no está ocurriendo.

En mayo del año pasado IDC había vaticinado un alentador crecimiento para Windows Phone. La consultora preveía una virtual duplicación de la cuota del S.O. de Microsoft hacia el año 2019, alcanzando los 103.5 millones de unidades vendidas; esto a costas de Apple, cuya participación mermaría. Por su parte, el sistema operativo móvil de Google se mantendría próximo a los 80 puntos porcentuales dentro de tres años, según IDC.

No obstante y lejos del vaticinio de IDC, el presente de Windows Phone no es precisamente auspicioso. Las noticias llegan desde el mismísimo seno de Microsoft. Según contó el sitio Pocket Lint, en su reporte financiero correspondiente al último trimestre de 2015 la compañía con sede en Redmond dijo que su división móvil tuvo ingresos totales por 25.7 mil millones, lo cual supone una caída interanual del 1.6 por ciento. Peor aún: en aquel período Microsoft vendió 4.5 millones de teléfonos inteligentes, cifra que equivale a una caída año a año del 49 por ciento. Para establecer un par de comparaciones válida, Apple vendió 74.8 millones de iPhones en aquel período, y Samsung, líder en este terreno, vendió más de 85 millones de smartphones.

En cifras provistas por Gartner, en Q4 2014 Android ostentó una cuota del 80.7 por ciento, iOS un 17.7 por ciento y Windows Phone apenas un 1.1 por ciento. ¿Por qué ha dejado de crecer? En este punto, hay que decir que el bajo desempeño del ecosistema móvil de Microsoft tuvo lugar en medio del lanzamiento de los tres primeros teléfonos en correr con Windows 10 Mobile. La referencia es para el Lumia 950, el Lumia 950 XL y el Lumia 550. Más recientemente, los ahora dueños de la división móvil de Nokia lanzaron el Lumia 650, con una pantalla de 5 pulgadas y modesto procesador Qualcomm Snapdragon 212. Por supuesto, corriendo con Windows 10 para smartphones.

Según se ha rumoreado, el 650 será el único dispositivo Lumia que veremos en el transcurso del año 2016. En este sentido, Microsoft pondría sus fichas en el tablero Surface, una línea que sí entregó réditos en los últimos tres meses de 2015.

¿Surface Phone a la vista?

En el mencionado reporte financiero correspondiente a Q4 2015, Surface Pro 4 y Surface Book (la primera laptop en el catálogo histórico de Microsoft) fueron el salvavidas para una división móvil en picada. Esta línea generó ingresos por 1.3 mil millones, exhibiendo un crecimiento del 29 por ciento respecto al mismo período de 2014. Ante el mal desempeño de los Lumia y el buen paso de Surface, este año podríamos ser testigos de la aparición del súper rumoreado Surface Phone.

Hace algunos meses el periodista David Pierce (hoy en Wired, antes en The Verge) dijo haber visto en una oficina de Microsoft un prototipo del Surface Phone. Según dijo esta confiable fuente, el desarrollo acontece en la misma planta de la cual sale la Surface Book, siendo un proyecto a cargo del equipo Surface. Por otra parte, el hecho de que el ejecutivo Panos Panay haya asumido el control de diversas divisiones de la compañía, entre ellas las encargadas de los Lumia y la de los Surface, ensancha las posibilidades de que el rumor (esta fusión) sea real.

Vale recordar que este eventual teléfono es rumoreado hace muchos años. Como ejemplo, esta nota publicada enThe Verge en un ya lejano año 2012.

Mientras tanto, los usuarios de Windows Phone aguardan el definitivo arribo de la actualización a Windows 10. Muchos se han decepcionado por las consecutivas demoras de este arribo, que inicialmente Microsoft había prometido para fines de 2015 y que aún no llega. Así, un teléfono Surface podría ser una interesante estrategia por parte de Microsoft para levantar cabeza en el cardinal sector móvil, colgándose del éxito que vive esta línea. Eso sí: no bastará con un simple cambio de nombre. Una variable fundamental serán las prometidas aplicaciones universales, factor que históricamente ha pendido sobre la cabeza de Windows Phone.

Según concluye el mencionado repaso publicado en Phone Arena, “podemos creer que la plataforma sólo está hibernando, aunque esto supone que Microsoft debería despertarla en algún momento”.