¿Prejuzgamos a las personas por su trasfondo familiar?

Salomón, (yo me imagino), gozaba de buena reputación debido a las grandes hazañas y características de su padre; el rey David. Pero Salomón, con todo y que ...
publicado por
Edgar Pérez avatar photo
hace karma
5,20

Salomón, (yo me imagino), gozaba de buena reputación debido a las grandes hazañas y características de su padre; el rey David. Pero Salomón, con todo y que era hijo de un hombre casi perfecto, también tenía un pequeño inconveniente (así de pequeño “.”), y era que Salomón formaba parte de la familia real, real pero disfuncional. Disfuncional porque su padre, el hombre casi perfecto, cometió un pecado, el cual, no solo fue el primero de los muchos que cometería, sino que también fue la raíz de todos los conflictos en su familia (2 S. 12:10). Disfuncional porque uno de sus hermanos, Amnón (el cual estaba enamorado de su hermana, y no solo enamorado, sino que enfermo por ella hasta el punto que abusó sexualmente de ella (2 S. 13:1-2: 11-14). Disfuncional porque otro de sus hermanos, Absalón, ordenó matar a su hermano Amnón por haber abusado sexualmente de su hermana (2 S. 13:28-32). Disfuncional porque Absalón, quién mató a su hermano Amnón, ahora quería matar también a su propio padre (2 S. caps. 15-18). Disfuncional porque otro de sus hermanos, Adonías, deseó ambiciosamente tomar el trono con artimañas (el cual no le correspondía tomar), (1 R. 1:5) lo cual fue una clara muestra de lo que sucedió en el cielo (Is. 14:12-14).

Lo anterior, muestra que Salomón (aunque miembro de la realeza) formaba parte de una familia en la que los conflictos, la mala conducta, y muchas veces el abuso por parte de los miembros individuales se producían continua y regularmente. Esto quiere decir que Salomón tenía un trasfondo familiar por el que lo desacreditaban, es decir, ese trasfondo disminuía la estimación pública de la que Salomón gozaba, pero, con todo y su trasfondo familiar, por el cual lo desacreditaban, Dios (el que no hace acepción de personas: 1 S. 16:7; Hch. 10:34; Ro. 2:11; Ga. 2:6; Ef. 6:9) lo escogió para ser el flamante rey de Israel, rompiendo con los estereotipos de la gente.

 ¿Desacreditamos a las personas por su trasfondo familiar? ¿Criticamos a las personas y las descalificamos para todo lo bueno? Una cosa debemos de tener bien claro, y es que, de la misma forma en que juzgamos o medimos a otros, asi también seremos juzgados o medidos (Mt. 7:12).

Lo mejor es, suspender el juicio, no juzgando por lo que imaginamos o sabemos, y como en realidad nada sabemos, demos el beneficio de la duda.