Así trabajas, así enfermas

SALUD LABORAL Lumbalgia, cervicalgia, síndrome del túnel carpiano, estrés, ansiedad y depresión encabezan hoy la lista de las principales patologías ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
1,10

SALUD LABORAL

Lumbalgia, cervicalgia, síndrome del túnel carpiano, estrés, ansiedad y depresión encabezan hoy la lista de las principales patologías vinculadas al trabajo, de tal forma que puedes averiguar qué es lo que te duele por la tarea laboral que desempeñas: Así trabajas, así enfermas

:)

MADRID/EFE/PILAR GONZÁLEZ MORENO Jueves 28.04.2016

Estas y otras afecciones se ven agravadas además por los hábitos de la vida personal: sedentarismo, mala alimentación, consumo de sustancias adictivas…

Con ocasión del Día Mundial de la Salud en el Trabajo, 28 de abril, EFEsalud analiza este asunto con el doctor Antonio Moreno y Villena, coordinador nacional de I+D+i en medicina del trabajo de PREMAP Seguridad y Salud, Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

Para este especialista, la vinculación de las dolencias laborales está más asociada a las tareas desempeñadas por el trabajador que a la propia profesión en sí.

El trabajador quemado

No obstante reconoce que hay determinadas profesiones, como maestro, médico o personal sanitario, muy ligadas al famoso síndrome del profesional quemado (el síndrome del Bournot).

El citado síndrome está servido cuando se dan algunos de estos ingredientes o todos a la vez: altos niveles de estrés, carga de trabajo excesiva, malas relaciones laborales, ausencia de apoyo en su entorno, expectativas muy altas respecto a su actividad laboral…

Los síntomas más comunes del trabajador quemado son la ansiedad y la depresión. Dolencias que también se dan con frecuencia entre miembros de cuerpos de seguridad, personal docente o controladores aéreos, entre otros.

La depresión, al primer lugar

Y si hoy, ansiedad y depresión, son la segunda causa de las bajas laborales, para 2020 habrán escalado al primer lugar, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según la OMS, la depresión es la primera causa de discapacidad, y origen del 27% de todos los casos de discapacidad global; el Libro Blanco de la Depresión sostiene que  del 25 al 30% de pacientes que consultan en Atención Primaria lo hacen por este motivo.

Los últimos estudios apuntan a que el 20,9% de las personas mayores de 65 años sufren depresión y a que, en el mundo, la padecen unos 350 millones de personas, una prevalencia que, según los expertos, constituye un reto de salud pública dadas las repercusiones a medio y largo plazo, tanto individuales como sociales, familiares y laborales.

El aumento de la esperanza de vida, el mayor nivel de estrés de las sociedades occidentales y el consumo de sustancias tóxicas son algunos de los factores que explican ese crecimiento.

EFE/STEFAN ZAKLIN

EFE/STEFAN ZAKLIN

Músculos  y huesos

Pero volviendo de nuevo al ámbito laboral, las enfermedades osteomusculares son actualmente la primera causa de baja laboral.

Se trata de un conjunto de lesiones inflamatorias o degenerativas de los músculos, tendones, articulaciones y ligamentos y nervios. Generalmente se localizan en la zona del cuello, espalda, hombros, codos, muñecas y manos.

Los diagnósticos médicos más comunes son tendinitis, tenosinovitis, síndrome del túnel carpiano, mialgias, cervicalgias, lumbalgias.

Posturas de trabajo forzadas, movimientos repetitivos o manipulación de cargas llevan a sufrir estas dolencias a informáticos, cajeras de supermercados, funcionarios de banca.., en definitiva trabajadores del sector servicios, financiero, industria y agricultura.

Fundamental para evitarlas: la higiene postural y el uso de aditamentos de apoyo a las actividades laborales como porta teclados especiales, reposa pies, auriculares- diadema .., y la práctica de pausas acompañadas de ejercicios de estiramiento muscular.

Las otras dolencias

Premap realizó durante el pasado año 820.938 reconocimientos médicos a trabajadores de distintos sectores de la economía española.

El 65% de quienes se sometieron a estas pruebas fueron hombres y el 35%, mujeres. Por tramos de edad, el 15% de estas personas tenían entre 16 y 30 años; el 65%, entre 31 y 50 años y el 20% restante, entre 51 a 65 años.

El informe arrojó que el 13,9% de los trabajadores tenían el colesterol en límites por encima de lo recomendable, un 7% mostraron una elevación de las transaminasas y un 4,5% trastornos en la metabolización de los lípidos.

En los electrocardiogramas un 6,29% de los analizados mostraron alguna anomalía y en las espirometrías el porcentaje de quienes no estaban en el rango de normalidad de capacidad torácica fue del 17,92%.

Las recomendaciones: reducir el consumo de grasas de origen animal, reducir peso, controlar su tensión arterial, aumentar el ejercicio físico y, por supuesto, dejar de fumar.

También se detectó que un 4% de los analizados mostraron una notoria pérdida de audición y un 11% tenían indicios de algún tipo de sordera. En cuanto a su visión, el 53% de la población laboral tiene su agudeza visual.

Fuente: Noticias EFE – Salud.