Bacterias multirresistentes a antibióticos: España, un país con más riesgo

BACTERIAS España es uno de los países de la UE con un índice más alto de resistencia a los antibióticos debido al consumo excesivo e indiscriminado de ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0

BACTERIAS

España es uno de los países de la UE con un índice más alto de resistencia a los antibióticos debido al consumo excesivo e indiscriminado de estos fármacos y, por tanto, “con más riesgo” de desarrollar y diseminar bacterias multirresistentes, asegura el presidente de la Asociación Nacional para el Descubrimiento de Nuevos Antibióticos, Domingo Gargallo-Viola

:)

MADRID/EFE/ANA SOTERAS Miércoles 22.06.2016

En una entrevista con EFEsalud, este investigador alerta ante la situación, “más que dramática”, generada por estas resistencias bacterianas y la ausencia de nuevos fármacos desde hace cincuenta años.

El presidente de la Asociación Nacional para el Descubrimiento de Nuevos Antibióticos, Domingo Gargallo-Viola. Foto cedida

El presidente de la Asociación Nacional para el Descubrimiento de Nuevos Antibióticos, Domingo Gargallo-Viola. Foto cedida

Un panorama que no es nuevo pero que se ha reavivado tras la detección en Estados Unidos del primer caso de una superbacteria resistente a la colistina, un antibiótico de último recurso, en una cepa de la bacteria Escherichia coli hallada en una mujer con infección de orina.

Esta superbacteria se detectó por primera vez en personas y animales en China el pasado mes de noviembre y desde entonces ha aparecido también en otros países.

“Si hiciéramos una prospección – apunta Gargallo- la encontraríamos en todo el planeta, en personas portadoras sanas que no han necesitado antibióticos. El problema llega con pacientes inmunosuprimidos, si la bacteria se convierte en patógena, no hay antibióticos eficaces contra ella”.

Las bacterias multirresistentes causan más de 700.000 muertes al año en el mundo, 50.000 en Europa y Estados Unidos, según datos de 2013 aportados por el investigador y procedentes del Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) y el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

La microbiota del ser humano se conforma por millones de bacterias diferentes que va incorporando por diferentes vías, como la ingesta de alimento. “Y entre ellas puede haber bacterias multirresistentes, porque circulan con absoluta facilidad”,  subraya el también representante de España en la Alianza BEAM, iniciativa europea de empresas biotecnológicas para desarrollar estrategias contra esas resistencias bacterianas.

Mal uso de antibióticos

Una de las causas del desarrolla de bacterias multirresistentes es el mal uso y abuso de los antibióticos, sobre todo en países dónde no existe control a la hora de exigir receta para dispensarlos. “Y a eso se suma la falta de rigurosidad de algunos médicos a la hora de prescribirlos. El 50% son innecesarias”, afirma el científico.

Los países del sur y este de Europa son los que utilizan más y peor los antibióticos y por tanto presentan un perfil de resistencia mayor. Además, “son los menos obedientes” a las recomendaciones que hace la Organización Mundial de la Salud, la última el pasado año.

Según el Eurobarómetro del pasado 19 de junio, el 47% de los españoles consumió antibióticos en el último año, lo que nos sitúa en el segundo puesto de la UE tras Malta (48%) y en el polo opuesto a Suecia (18%) y Holanda (20%). Además, España es el país donde más creció, desde 2013, el consumo de estos medicamentos, un 9% frente a la caída media del 6% en el conjunto europeo.

Mapa de consumo de antibióticos en UE. Fuente: Eurobarómetro

Mapa de consumo de antibióticos en UE. Fuente: Eurobarómetro

En España existe el Plan Nacional de Resistencia a Antibióticos, coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad, “que hace una labor muy importante, pero nada comparado con los recursos que destina Estados Unidos o Gran Bretaña”, apunta Gargallo.

Un bala mágica contra cada bacteria

Hasta ahora la lucha contra las bacterias recae en antibióticos de amplio espectro, que intentan combatir a todo tipo de bacterias. “Pero desde hace más de cincuenta años no hemos encontrado antibióticos nuevos de este tipo. La diversidad química es limitada y parece que se han terminado todos los componentes químicos de esas características”,  indica.

“Las compañías dejaron de trabajar en antibióticos nuevos porque ya no sabíamos qué hacer. Teníamos recursos, pero nos faltaban ideas”, reconoce el actual director científico de ABAC Therapeutics.

“Ahora -añade- tenemos que encontrar una bala mágica para cada bacteria, para cada familia de bacterias. Buscar productos contra patógenos específicos o de espectro reducido. Igual que han hecho con los tratamientos contra el cáncer, que han pasado de las quimioterapias de amplio espectro, a la medicina de precisión”.

Cepa de la bacteria "estafilococo aureus resistente a la meticilina" (MRSA, por sus siglas en inglés). La MRSA provoca una infección extremadamente dolorosa y resistente a los antibióticos comunes y se transmite por contacto o por compartir objetos utilizados por una persona contaminada. EFE/CDC/ANICE CARR/

Cepa de la bacteria “estafilococo aureus resistente a la meticilina” (MRSA, por sus siglas en inglés). EFE/CDC/ANICE CARR/

La diversidad genética en las bacterias es inabarcable y es lo que dificulta descubrir antibióticos que funcionen contra todo. “Estos microrganismos habitan la tierra desde hace más de 3.000 millones de años y se reproducen en quince minutos, con una enorme plasticidad genética y, por lo tanto, con un extraordinario poder de adaptación”.

“Hemos podido identificar miles de especies pero todavía hay diez veces más que no conocemos”,  explica el investigador.

Las bacterias multirresistentes no solo provocan muertes, “también comprometen todos los avances tecnológicos de las últimas décadas. Si no tenemos antibióticos frente a las infecciones, quién va a querer meterse en un quirófano”, se pregunta Domingo Gargallo-Viola.

Fuente: Noticias EFE – Salud.