¿Conoces el Síndrome de Fatiga Crónica y la Sensibilidad Química Múltiple?

FATIGA CRÓNICA Y FIBROMIALGIA Se estima que el Síndrome de Fatiga Crónica y la Sensibilidad Química Múltiple afectan a unas 50 mil personas en España. ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,10

FATIGA CRÓNICA Y FIBROMIALGIA

Se estima que el Síndrome de Fatiga Crónica y la Sensibilidad Química Múltiple afectan a unas 50 mil personas en España. Limitantes de la vida cotidiana, y sin cura conocida, la investigación resulta fundamental. Si quieres saber más sobre estas afecciones, apréndelo por su Día Mundial, que es hoy

:)

MADRID/EFE/ROCÍO GALÁN Jueves 12.05.2016

En el último año se han producido significativos avances en la investigación del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)/Encefalomielitis Miálgica (EM) y la Sensibilidad Química Múltiple (SQM), tal y como informa la Asociación de afectdos SFC‐SQM Madrid con motivo de la celebración del Día Mundial del Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple y Fibromialgia , que se conmemora hoy, 12 de mayo.

Según la asociación, actualmente en España se cree que el SFC y la SQM podrían afectar a unas 50.000 personas. Pero, ¿en qué consisten estas enfermedades? Son afecciones orgánicas que provocan una mala calidad de vida y que en muchos casos pueden llegar a ser invalidantes.

Limitan de forma considerable la vida cotidiana de las personas que las sufren. Además, no se conoce cura hasta el momento, haciendo de la investigación médica un punto clave pues, con los tratamientos adecuados, se consigue un alivio en los síntomas que permite al paciente evitar el deterioro progresivo, mejorar la sintomatología y llevar una vida más agradable, digna y valiosa, destacan desde la asociación.

Sensibilidad Química Múltiple, intolerancia a sustancias químicas

La Sensibilidad Química Múltiple se caracteriza por síntomas recurrentes en respuesta a bajos niveles de exposición a sustancias químicas.

Esto implica, generalmente, diversos síntomas y afectación en aparatos motores como el nervioso central, circulatorio, respiratorio, trastornos metabólicos y/o endocrinos y tracto gastrointestinal.

Una mujer afectada con el síndrome de sensibilidad química múltiple en su casa y tapada con mascarilla

EFE/Marta Pérez

En el terreno de la investigación de esta enfermedad, en España ha sido especialmente relevante el estudio clínico realizado por el nstituto IMDEA‐Alimentación, perteneciente a la a red IMDEA (Instituto Madrileño de Estudios Avanzados) de la Comunidad de Madrid, con personas afectadas por SQM y SQM+SFC, y en el que ha colaborado muy activamente la Asociación SFC‐SQM Madrid. En este estudio se aborda la “Caracterización genotípica, estado nutricional y calidad de vida en pacientes con Sensibilidad Química Múltiple”.

De este trabajo, en el que participaron 52 pacientes, hombres y mujeres mayores de 18 años, se desprende que un elevado porcentaje presentó
malnutrición, con masa y fuerza muscular disminuidas, lo que reduce su calidad de vida, ya mermada por la enfermedad, presentando puntuaciones peores que otras patologías consideradas graves.

También se obtuvieron diferencias significativas en las frecuencias de ciertos polimorfismos asociados a genes que participan en rutas de estrés oxidativo e inflamación al compararse con una población control, aunque es necesario profundizar en estos aspectos con una muestra mayor.

¿Y qué pasa con el Síndrome de Fatiga Crónica?

Hablamos de una enfermedad neuro‐endocrino‐inmunológica grave, compleja y debilitante, caracterizada por fatiga intensa, tanto física como mental, que no remite tras el reposo y empeora con cualquier actividad.

Además, se acompaña de síntomas como debilidad, dolores musculares y articulares, deterioro de la memoria y la concentración, trastornos del sueño, infecciones recurrentes, intolerancia ortostática y una lentísima recuperación al esfuerzo que nunca es completa.

Los estudios más relevantes del último año abordan temas como el papel de las citoquinas en la fatiga muscular y el líquido cerebroespinal de pacientes con SFC, los marcadores inmunológicos, patógenos encontrados, cerebro, corazón, y el SFC en niños y adolescentes.

En lo referente a los tratamientos de esta enfermedad, hay que destacar la continuación del estudio noruego sobre los efectos de Rituximab, un tipo de quimioterapia, que representa una gran esperanza para el colectivo de pacientes pero que presenta muchos efectos secundarios, por lo que debe estar cuidadosamente supervisado por médicos expertos.

Desde la asociación SFC‐SQM Madrid, los afectados demandan con urgencia investigación, así como creación de unidades de referencia con médicos especializados en estas patologías dentro del sistema público sanitario.

Fuente: Noticias EFE – Salud.