Drogodependencia y sexualidad: ¿qué hay detrás?

SEXUALIDAD y drogas ¿Cuál es el vínculo entre drogodependencia y sexualidad?, ¿y el vínculo con los abusos sexuales?, ¿cuáles son los problemas más ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0

SEXUALIDAD y drogas

¿Cuál es el vínculo entre drogodependencia y sexualidad?, ¿y el vínculo con los abusos sexuales?, ¿cuáles son los problemas más frecuentes en función del tipo de droga? EFEsalud habla con uno de los autores del pionero libro “Drogodependencias y sexualidad”, que responde a estas cuestiones y otras más

:)

MADRID/EFE/ROCÍO GALÁN Lunes 27.06.2016

Incluso aunque se consuman con intención de generar impacto positivo en la sexualidad, las drogas acaban produciendo el efecto contrario.

“Todas las drogas afectan a la sexualidad” dependiendo de en qué fase: ejecución, tiempo, etc., existiendo “algunas que afectan más como los opiáceos”, señala Fernando Pérez del Río, experto en drogodependencias, profesor de la Universidad de Burgos y autor, junto a Manuel Mestre Guardiola, del libro “Drogodependencias y sexualidad” (Universidad de Burgos).

Es uno de los vínculos que se analizan en este libro, que marca como objetivo favorecer el propósito de hablar de la vivencia sexual en personas con problemas adictivos y de cómo pueden ser tratadas correctamente.

Además, también nos acerca a la relación entre los abusos sexuales en la infancia y los problemas de drogodependencia en la edad adulta; a los principales problemas que causan las drogas a la sexualidad y al papel fundamental de la psicoterapia en la recuperación de estas personas: la solución muchas veces reside en el origen del problema.

Drogodependencia y abusos sexuales

El entrevistado explica que, uno de los motivos que le hicieron escribir el libro, fue encontrar que, en los estudios previos, “casi un 40% de las mujeres había sufrido abusos sexuales y además significativos, muy fuertes”.

Fernando Pérez del Río

Manuel Mestre Guardiola y Fernando Pérez del Río. Fotografía cedida por los autores.

Esto quiere decir que podemos entender las drogodependencias de muchas formas, “pero como profesional, lo que me he encontrado durante muchos años, es gente que ha tenido vidas muy complicadas y han sufrido mucho” indica, sobre todo las mujeres.

Si bien no se puede afirmar que el abuso sexual en la infancia y la drogodependencia en la edad adulta tengan una relación de causa efecto “porque los abusos sexuales pueden derivar en muchas patologías como bulimia o terminar en centros penitenciarios”, pero “sí podemos decir, tranquilamente, que la relación es muy fuerte”, explica el psicólogo.

Por eso, cuando te encuentras con un paciente en estas circunstancias, es muy importante tratar no sólo el tema de la sexualidad, que es muy amplio, sino más bien abordar la afectividad. Y ahí entra la psicoterapia, fundamental porque el conflicto de las personas también es emocional y muchas veces lo que hay que tratar.

“Cuando empecé a escribir el libro dirigía la reinserción, y me encontraba con muchas mujeres que me contaban situaciones muy complicadas, estando muy acomplejadas. Las mujeres lo tienen peor en todo siempre”, subraya.

Un dato muy curioso, que para Pérez del Río sigue teniendo algo de pregunta, es que una mujer drogadicta que se está curando en reinserción, “tiende a buscar una pareja drogadicta”.

Sin embargo un hombre que se está curando “busca una mujer entre comillas normal”. Esto nos dice que son “mujeres tan dañadas”, que “no saben ni de qué hablar, me decían”, creyendo que no pueden aspirar a otra cosa.

También es fuerte el vínculo entre el abuso sexual intrafamiliar y el consumo de drogas y alcohol. “Hay una relación muy fuerte, eso está clarísimo, y además en muchos países, puedes encontrar estudios en Israel, EE.UU., etc.”.

La importancia de la psicoterapia

Al hablar de drogodependecia y sexualidad, es necesario hablar también de psicoterapia.

Fotografía cedida por Fernando Pérez del Río

Fotografía cedida por Fernando Pérez del Río

“La importancia de la psicoterapia, de la relación con el paciente, y la curación tienen que ver con la afectividad y también con la sexualidad”, señala el experto.

“Cuando alguien se queda atrapado por una adicción tiene que ver con algo personal, subjetivo, algo le ha pasado en su vida. Y esto tiene que ver con la afectividad, es quizá la razón principal de este libro”, indica Pérez del Río.

Por tanto, en una tratamiento lo fundamental es “la parte afectiva, el vínculo y la cercanía”, porque el conflicto es “emocional”. Un vínculo y una perspectiva que hacen de este libro algo pionero.

Muchos terapeutas que sostienen la teoría de que el tratamiento de las adicciones es el tratamiento de los duelos, “y algo de verdad tienen, de la pérdida, la dependencia, engancharse a algo”, por lo que en el libro también se proponen talleres para trabajar estas ideas.

Así, la pregunta es: “¿una persona por qué tiene una adicción? Quiere evitar algo o posponerlo, no quiere pensar o sentir algo, no quiere enfrentarse a algo, se quiere refugiar”, explica el autor.

Por ejemplo: “empecé a beber hace 5 años cuando mi marido murió’, “la hipótesis es el vacío que le dejó su marido, porque lo demás son consecuencias que van y vienen, pero la hipótesis es el núcleo de la terapia, situaciones emocionales”.

Problemas sexuales más frecuentes en drogodependencia

Alcohol, sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, cocaína, anfetaminas, opiáceos… las drogas tienen efectos negativos sobre la sexualidad.

Las que son estimulantes del sistema nervioso, como la cocaína, pueden provocar, entre otros problemas, “eyaculación precoz”. Las depresoras del sistema nervioso, como los opiáceos o el alcohol, están más relacionadas con la “impotencia y la falta de deseo”.

En las que alteran la conciencia es más complicado establecer la relación, aunque por ejemplo el cannabis puede afectar incluso “a los espermatozoides”.

Además, no podemos dejar de hablar de las adicciones sin sustancia, también con consecuencias en la sexualidad. Adicciones, como la ludopatía, en las que “la ansiedad tiene una alta implicación” y que cuentan con pocos estudios.

“Son conductas tan obsesivas y focalizadas que te olvidas de todo lo demás y también afecta a la sexualidad”, señala el experto.

“La conclusión de todo esto es que para tener una vida sexual sana hay que hacer deporte y tener un estilo de vida y hábitos saludables”, concluye Fernando Pérez del Río.

Fuente: Noticias EFE – Salud.