El dióxido de carbono facilita la extracción de gas mediante fracking

ciencia fraking EFEFUTURO.- Utilizar dióxido de carbono (CO2) en los fluidos que se utilizan en el “fracking” mejora la eficiencia a la hora de extraer gas ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0

ciencia fraking

EFEFUTURO.- Utilizar dióxido de carbono (CO2) en los fluidos que se utilizan en el “fracking” mejora la eficiencia a la hora de extraer gas de esquisto, según reveló un estudio que publica Nature Communications.

efefuturo londres Miércoles 22.06.2016

El Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS, en sus siglas en francés) y la Université Grenoble Alpes lideran este estudio, en el que apuntan que el descubrimiento podría llevar a nuevas formas efectivas de almacenar CO2 bajo tierra.

El “fracking” o la fractura hidráulica es un procedimiento por el que se recuperan combustibles fósiles atrapados en rocas de yacimiento, al inyectar a nivel subterráneo fluidos a mucha presión que crean grietas por donde se libera el gas.

Tradicionalmente, el compuesto que se utiliza en la extracción se basa en una mezcla de agua con arena y otros aditivos.

El principal inconveniente que presenta el agua se encuentra en que, al entrar en contacto con las superficies húmedas de algunas rocas, estas actúan como barrera de energía y se dificulta así que gases como el metano se puedan sustraer con éxito.

Ahora este proyecto, cuya autoría firma el investigador del CNRS Benoit Coasne, demuestra que si se reemplaza el agua por dióxido de carbono supercrítico la barrera desaparece.

Este tipo de dióxido se caracteriza por encontrarse a una temperatura y presión tan elevadas, que hacen que no se le pueda considerar ni gas ni líquido.

Los expertos concluyeron que el CO2 reemplaza al metano dentro de las rocas mediante el “fracking”, lo que permitiría que este compuesto se quedase almacenado bajo el suelo y se redujera así el impacto ambiental que tiene este conocido gas de efecto invernadero.

Coasne y su equipo usaron simulaciones por ordenador y modelos estadísticos para estudiar las reservas de gas de esquisto a nanoescala y los efectos derivados de los diferentes tipos de fluidos usados en la sustracción. EFE

Fuente: EFE Noticias – Futuro