El voto pasional seguirá presente en las próximas elecciones

ANÁLISIS PSICOSOCIAL Voto pasional, fiel, por disciplina, pero también con dudas y una mayor abstención causada por el desencanto político. Así se prevé ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0

ANÁLISIS PSICOSOCIAL

Voto pasional, fiel, por disciplina, pero también con dudas y una mayor abstención causada por el desencanto político. Así se prevé que votemos en las elecciones generales del próximo 26 de junio, a solo seis meses de las anteriores. EFEsalud analiza, desde un punto de vista psicológico, el pulso y la percepción de los ciudadanos en el momento de arranque de la campaña electoral

:)

MADRID/EFE/ROCÍO GALÁN Martes 07.06.2016

Cinco meses de incertidumbre y unas nuevas elecciones a la vuelta de la esquina con el trasfondo de la crisis económica, la corrupción, acuerdos fallidos y ninguna solución. Así nos enfrentamos los ciudadanos a una nueva campaña política como escenario previo a las próximas elecciones del 26 de junio.

Según los sondeos de los últimos días, el Partido Popular mantendría, si se celebraran ahora elecciones,  la primera posición, seguidos de Unidos Podemos que quedaría en segundo lugar superando al PSOE, para el que sería la tercera posición. En cuarto lugar, Ciudadanos, aunque sus votantes son los más dudosos según las encuestas.

¿La corrupción se castiga?, ¿aumentará mucho el trasvase de votos entre partidos debido al desencanto?, ¿lo hará más la abstención?, ¿son más fieles los votantes de izquierdas o de derechas?. Para analizar, en clave psicológica, cuál es el ánimo y la actitud ante el 26J, EFEsalud ha entrevistado a los psicólogos Manuel Nevado y Wenceslao Peñate, y al sociólogo Juan José García de la Cruz.

Entusiastas pero también descontentos por el pensamiento polarizado español. Voto pasional y por disciplina, pero también posición de “indefensión aprendida”. Así es como encaramos la próxima cita electoral.

Pensamiento polarizado: entusiastas y desencantados

Parece claro que la situación de incertidumbre política genera ansiedad, pues tal y como explica Wenceslao Peñate, catedrático en psicología clínica, “el ser humano está decantado filogenéticamente a ver una situación no clara o no bien definida como amenazante o peligrosa”.

La repetición de elecciones, hace que, en un país “muy dicotómico”, “la tendencia ante el pensamiento polarizado se acentúe mucho más”, señala Manuel Nevado, vicepresidente y psicólogo de la asociación Psicología Sin Fronteras, y añade que nos encontramos con dos tipos de electores: “Los que ven la esperanza renovada de volver a votar y de que la opción que erigieron en diciembre triunfe entre la mayoría”, y los “desencantados con la política en general”.

Se trata del “dilema típico que tiene el ser humano en una situación de estrés: lucho o escapo”, señala el psicólogo social.

En los desencantados, lo que sucede es que se produce una “reaparición del miedo”, o lo que en psicología se conoce como “indefensión aprendida”, actitud pasiva derivada del pensamiento de que se haga lo que se haga, nada va a cambiar el resultado, “pues saben que el próximo 26 no habrá mayorías absolutas”.

En este contexto, Peñate señala como uno de los problemas el hecho de que “parte de los votantes tienen la sensación de haber sido desautorizados”, pues, la población ha votado, de forma libre y como creía oportuno, “y nuestros representantes políticos han decidido que ese modo de votar no era lo suficientemente claro como para organizar un gobierno”. Los desencantados.

Aunque, coincidiendo con Nevado, Peñate defiende que también aumentará la necesidad de apoyar más firmemente a partidos políticos “por parte de aquellas personas más militantes”. Los entusiastas.

Wenceslao Peñate./ Imagen cedida por el protagonista.

Wenceslao Peñate./ Imagen cedida por el protagonista.

¿Trasvase de votos o abstención?

Para Manuel Nevado, la abstención va a ser mayor que el trasvase de votos entre los partidos. Según el experto, en el caso del PP y Unidos Podemos, “la gente tiene bastante claro el voto”.

Algo que encaja con los últimos datos del sondeo realizado por Metroscopia para El País, según los cuales, en el caso del PP un 78% de sus votantes aseguran que repetirán su respaldo; fidelidad que aumenta hasta el 79% en el caso de Unidos Podemos.

“Si hay un descenso de la participación, será sobre todo de la gente de centro izquierda”, señala Nevado.

Esto puede deberse a que, “tradicionalmente, el votante de izquierdas es un votante más crítico y con un mayor sentimiento de autocrítica”, indica el experto, apuntando que “exigen muchas más responsabilidades a sus líderes y partido”.

Un votante de derechas, “a lo mejor no está muy contento con el líder que pueden tener pero consideran el partido como algo suyo y que son los mejores para sacar adelante esto”, haciendo que vayan “a votar en masa”.

Es “ese voto sociológico que tiene el PP” lo que ha hecho que “con todo lo que está cayendo sacara 7 millones de votos en diciembre”, añade Nevado.

Y es que, según los últimos resultados de Metroscopia, el PP, al contar con un suelo de votantes más fiel que el resto de partidos, saldría favorecido de la abstención que se prevé, que según estos resultados será de 5 puntos menos que el pasado diciembre, con una expectativa de votación de un 68%.

Voto pasional: ¿por qué la corrupción no pasa factura?

Los casos de corrupción que salpican a los partidos políticos clásicos podrían ser motivo de una mayor movilización de votos hacia nuevos partidos. Pero lo cierto es que “en España la corrupción no pasa tanta factura como en otros países”, señala el experto.

“En diferentes zonas muy afectadas por la corrupción, como Madrid, Valencia o Andalucía el cambio se hubiera producido ya” si la corrupción fuera motivo de cambio de voto. Pero “hablamos de un voto fiel”.

“Hay personas que a lo mejor llevan votando 40 años a un mismo partido y no cambian por muy incómodos que estén con el mismo, porque lo toman como si fuera una religión o la afición de un equipo de fútbol. Y cuando la política se toma así te impide ver la crítica”, señala el psicólogo.

Y es que, en España, votamos de forma pasional. “Lo de las dos Españas ha estado presente prácticamente en toda nuestra historia”.

Ahora las dos Españas encarnadas por PP y PSOE están más representadas”, pero es un voto muy pasional y es lo que hace que mucha gente siga votando aunque no les gusten los líderes” de sus partidos.

Y además, voto por disciplina

El sociólogo Juan José García de la Cruz presenta la tercera oleada del barómetro Index Life. Efesalud.com

Juan José García de la Cruz/EFE/Ángel Díaz

El sociólogo Juan José García de la Cruz, profesor de la Universidad Autonoma de Madrid, indica además que en España, a la hora de votar, “la gente tiene una auto disciplina enorme y veremos que no bajaremos seguramente de un 60% de participación”, autodisciplina que se ha demostrado durante toda la crisis, “pues es uno de los países que se ha enfrentado a unas medidas más duras con menos contestación social de toda Europa”.

“Aguantamos mucho que la autoridad nos mande, lo que no aguantamos es que no gestione adecuadamente. Admitimos que tenemos que hacer sacrificios pero no que no sean capaces de asumir su papel”, señala el sociólogo.

Una capacidad de sacrificio “histórica” debido a la “cultura paternalista” de nuestra sociedad, “en la que siempre hemos creído que la gente que está arriba tiene cierta legitimidad”, como pasaba por ejemplo con la élite ilustrada.

Fuente: Noticias EFE – Salud.