Enseña a tu hijo a comer pescado sin rechistar

ALIMENTOS Aunque sabemos que hay que tomar pescado entre 3 y 4 veces a la semana, este alimento sigue siendo una asignatura pendiente, en especial en la ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
4,50

ALIMENTOS

Aunque sabemos que hay que tomar pescado entre 3 y 4 veces a la semana, este alimento sigue siendo una asignatura pendiente, en especial en la población infantil. Una encuesta, realizada por la empresa Organizados.es, recoge cuáles son los trucos infalibles para que tu hijo coma pescado y una nutricionista da su opinión personal sobre cuáles son los más acertados

:)

MADRID/EFE/MIRIAM MUÑOZ Lunes 30.05.2016

La coach nutricional Andrea Cañas explica que el pescado aporta proteínas de alto valor biológico, aquellas que contienen todos los aminoácidos esenciales que necesita el cuerpo humano.

Además, hay muchos tipos que aportan una buena cantidad de ácidos grasos omega 3.

Cañas detalla que son muy buenos para la salud arterial, disminuyen los niveles de trigliricéridos, y favorecen el desarrollo cognitivo neuronal.

El pescado y los niños

¿Por qué les cuesta tanto a los niños tomar pescado? Según la coach, el origen de este problema radica en las costumbres del país: “En España la gente suele tomar pescado dos veces a la semana mientras que el resto de días siempre toma pollo, ternera, cerdo o cordero”.

Los niños no tienen su paladar acostumbrado a saborear el pescado porque suele ser muy salado, sabe a mar, a diferencia de algunas carnes como el pollo o el pavo.

Imagen de una familia con un niño y una niña en una mesa de cocina con productos para el desayuno.

Una familia desayuna, un momento de encuentro de todos los miembros. Foto cedida IMEO

De hecho, hay a algunos niños a los que se les da en forma de puré y no notan el sabor y la textura.

Andrea Cañas insiste en que los más pequeños están acostumbrados a sabores dulces desde el momento en el que nacen: leche materna.

A esto le siguen los cereales y los purés de verduras que casi siempre llevan calabaza, zanahoria o patata.

El pescado se introduce en la dieta del niño a partir del año. Según la experta en nutrición, por el tema de las alergias, siempre se les introduce primero un pescado blanco como una merluza, una pescadilla, un lenguado.

Más tarde, a partir del año y medio se incorporan los azules como el atún o el salmón.

Este tipo de pescados cuestan todavía más porque tienen sabores muy fuertes aunque advierte de que son mucho más ricos en omega 3.

Los trucos

  1. Salsas.- Es el truco preferido por el 27% de los encuestados. Las salsas favoritas son la bechamel o el tomate frito.

Andrea Cañas indica que se trata de un buen truco pero al final no se enseña al niño a acostumbrarse al sabor del pescado. Es bien cierto que se cumplen las expectativas nutricionales pero hay que intentar no añadir calorías y grasas que el niño no necesita.

Los responsables de la encuesta recomiendan que se vaya rebajando la salsa de forma progresiva.

  1. Elegir pescados son sabor suave.- Lo siguen a rajatabla más del 15% de los encuestados.

La nutricionista subraya que es uno de los trucos más acertados porque lo ideal es empezar a introducirle pescados blancos y, poco a poco, seguir con otros más fuertes. Si el niño cumple 8 años y sigue comiendo sólo pescado suave tampoco está tan mal. Según la experta, lo importante es que cubra las necesidades nutricionales.

  1. Nuevas recetas.- Un 13,1% de los participantes en la encuesta varían la forma de cocinar este alimento para convertirlo en una experiencia nueva.

Cañas señala que a los niños les encanta el empanado porque cambia mucho la textura y consigue “ese sabor dulce que necesitan”.

Otra opción más sana es cocinar el pescado al horno añadiendo alguna salsa o aderezo para que también se camufle un poco el sabor.

La modalidad hervida es la menos acertada en el caso de los niños porque el sabor está más condensado, se mantiene la textura e incluso les recuerda a la “comida de enfermo”.

Cómo reconocer una dieta milagro

Besugo a la plancha. EFE/Juan Herrero

  1. Incorporarlo a otras recetas.- El 13% utilizan el pescado como ingrediente en las empanadillas, las croquetas o la pasta.

La nutricionista añade dos opciones también bastante buenas: las hamburguesas y las albóndigas.

Involucrar a los niños en la elaboración del plato: Un 9% de los encuestados anima a sus hijos a que participen en la cocina.

Los niños siempre pueden ayudar a batir el huevo, a rebozar el pescado, a dar forma a las albóndigas, a aderezarlo antes de meterlo al horno…

Andrea Cañas también es mamá y asegura que a sus pequeños les llama mucho la atención ver el pescado antes de cocinarlo. “Es muy importante que sepan su origen, que viene del mar o de la piscifactoría”, explica.

  1. Emplatado original.- El 8,5% de los participantes hacen todo lo posible para que este alimento les entre pos los ojos para que la hora de la comida sea también una actividad divertida.

Según la experiencia de la coach, “sólo 1 de cada 100 madres se dedica a hacer formitas con la comida”. Sin embargo, es un detalle que les puede llamar la atención.

No se trata de “maquillarlo”, se trata de aprender a comerlo

En definitiva, hay que saber cómo introducir este alimento poco a poco. Ante todo, “hay que evitar que la hora de la comida o de la cena se convierta en un trauma para el niño”.

La clave principal está en que “relacione el pescado con algo positivo”, siempre hay que saber cuál es el método que más le gusta para que cubra todas sus necesidades.

En el caso de aquellos adultos que aún se siguen resistiendo a tomar pescado o que son vegeterianos o veganos, Cañas recomienda que suplementen estas carencias con vitamina B (sobre todo B12) y con ácidos grasos.

Fuente: Noticias EFE – Salud.