“Flower power” contra el mosquito transmisor del zika que atemoriza al mundo

ZIKA Mientras el planeta devora con avidez cada información relacionada con el aedes aegypti, un mosquito endémico en Suramérica y transmisor del virus ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0

ZIKA

Mientras el planeta devora con avidez cada información relacionada con el aedes aegypti, un mosquito endémico en Suramérica y transmisor del virus zika, una veintena de investigadores brasileños se apresta a combatirlo gracias al “flower power”, es decir, al poder de las flores

:)

RIO DE JANEIRO/EFE/ RAFAEL SALIDO Martes 07.06.2016

El proyecto dirigido por el profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) Mario Alberto Cardoso da Silva Neto pretende inocular una bacteria en diversas plantas que alterarían la genética del mosquito y, en definitiva, bloquearían su sed de sangre.

Al ser un mosquito anautógeno, el aedes aegypti se alimenta de los azúcares presentes en la savia de las plantas, pero durante sus primeros días de vida, según explica Cardoso a Efe, las hembras desarrollan la capacidad de chupar sangre como parte del proceso de desove.

“La esperanza es encontrar el conjunto de genes que, en realidad, cualifica a estos insectos para chupar la sangre humana”, dice el especialista, utilizando “técnicas” que impidan al mosquito ese “proceso de aprendizaje”.

Esta primera fase del proyecto recibe el nombre de “evitando la primera picadura” y su objetivo es identificar la combinación necesaria entre la bacteria y los tipos de plantas de las que habitualmente se alimenta el aedes aegypti.

De esta manera, apunta Cardoso, no sólo se evita que el mosquito se convierta en un transmisor de contagios entre seres humanos, sino que además se logra mermar su capacidad reproductiva en varias generaciones.

El proyecto con flores transgénicas

El segundo paso del proyecto recibe el nombre de “Flower Power”, en clara referencia al movimiento hippy que en los años sesenta hizo de las flores su símbolo de lucha contra la violencia, y propone la proliferación de esas plantas transgénicas en aquellos lugares en los que la presencia del mosquito puede suponer un problema.

“Estas plantas se han de poder incluir en el urbanismo, es decir, que den flores bonitas y atractivas, y que puedan ser genéticamente modificadas; pero el principal criterio es que les resulten atractivas al aedes agypti”, continúa el experto.

Hasta la fecha, el equipo de investigación del Instituto de Bioquímica Médica de la UFRJ ha localizado hasta 40 tipos de plantas que son “visitadas” por este mosquito.

Mosquito transmisor del Zika en una flor roja

El mosquito Aedes aegypti sobre una planta Impatiens Walleniana, en el Laboratorio de Biomedicina de la Universidad Federal de Río de Janeiro. EFE/Marcelo Sayão

En la actualidad, los investigadores trabajan con la impatiens walleriana, conocida más popularmente en Brasil.

El objetivo del proyecto es atacar directamente al vector transmisor tanto del virus zika, como de otras enfermedades vinculadas al aedes, como el dengue y el chikunguña.

Para Cardoso, el proyecto supone una gran ventaja frente al desarrollo de vacunas, que “puede resultar más complejo”, ya que el ‘Aedes aegypti’ puede transmitir hasta 200 tipos de virus diferentes.

“Se tiene que prestar una mayor atención a los vectores, porque los vectores son la barrera que separa al ser humano del patógeno”, sentencia el investigador.

No obstante, Cardoso subraya la importancia de otras investigaciones para combatir la propagación de una enfermedad que ha puesto a Brasil en el ojo del huracán a un par de meses del comienzo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El proyecto, apunta el profesor, es “una estrategia auxiliar” que se suma a otras vías de investigación y a las medidas que viene adoptando el Gobierno brasileño, como la eliminación de focos de criaderos de larvas o las recomendaciones para evitar los contagios.

La previsión es que las primeras pruebas en zonas urbanas puedan comenzar en un plazo de tres años y que a lo largo de esta próxima década pueda ser implantado en una gran ciudad, como Río de Janeiro.

Hasta entonces, mangas largas y repelentes seguirán siendo las principales herramientas frente a estos voraces mosquitos.

 

Fuente: Noticias EFE – Salud.