La ONU pacta acelerar la lucha contra el sida y pide que cese la discriminación

ONUSIDA La ONU pacta acelerar durante los próximos cinco años la lucha contra el sida para poder terminar con la epidemia hacia 2030 y llama a acabar con ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,20

ONUSIDA

La ONU pacta acelerar durante los próximos cinco años la lucha contra el sida para poder terminar con la epidemia hacia 2030 y llama a acabar con la discriminación que sufren muchos de los grupos más vulnerables a la enfermedad

:)

NACIONES UNIDAS/EFE/ MARIO VILLAR Viernes 10.06.2016

Lo hace en la primera jornada de una conferencia internacional, en la que, pese a lograr pactar un documento con nuevas medidas y objetivos, vuelve a quedar clara la fractura que provoca entre los Estados miembros toda discusión sobre colectivos como los homosexuales o los transexuales.

El texto acordado por los 193 países respalda una estrategia con la que la organización quiere redoblar de aquí a 2020 las inversiones y las actividades contra el sida.

“Actuar ahora podría evitar unos 17,6 millones de nuevas infecciones y once millones de muertes prematuras entre 2016 y 2030”, dijo el secretario general, Ban Ki-moon, en la apertura de la conferencia.

Según la ONU, durante los próximos cinco años existe una “ventana de oportunidad para cambiar radicalmente la trayectoria de la epidemia y poner fin al sida para siempre”.

Para ello, la declaración aprobada incluye objetivos intermedios como reducir el número de nuevas infecciones de unos 2,1 millones en 2015 a menos de 500.000 en 2020 o rebajar las muertes relacionadas con el sida de 1,1 millones a menos de 500.000 en ese mismo plazo.

El desafío de democratizar la atención sanitaria a toda la población afectada

La meta final, incluida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados el pasado año, es acabar con la epidemia para 2030, algo que se considera factible gracias a los importantes avances de los últimos años.

El otro pilar de esta estrategia a cinco años vista es erradicar la discriminación en todo lo relacionado con el VIH, un área en el que muchos países siguen poniendo trabas.

“Esto quiere decir no dejar a nadie atrás y eliminar leyes, políticas y prácticas punitivas que violan la dignidad de la gente y los derechos humanos”, dijo Ban.

“Quiere decir que cualquier persona afectada debe tener acceso a servicios de VIH completos, sin discriminación: jóvenes, migrantes, mujeres y niñas, trabajadores sexuales, hombres que practican sexo con hombres, personas que se inyectan drogas, transexuales y presos”, enumera el diplomático surcoreano.

El 30 % de los diagnósticos tardíos del VIH tiene la enfermedad "avanzada"

EFE/GUSTAVO AMADOR

En ese sentido, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, recuerda que es “imposible” apoyar ante la enfermedad a aquellas personas que son “estigmatizadas” y “discriminadas”.

“La intolerancia y el miedo no hacen más que extender el virus”, asegura Ndada Mandela, nieto del que fuera presidente surafricano, que urgió a los 35 países que no permiten a extranjeros con el VIH entrar en su territorio a poner fin a esas políticas.

“Estoy aquí para pedirles que aseguren que los cientos de millones de personas en riesgo diario (…) puedan levantarse cada día con buena salud, bienestar y dignidad”, indica Mandela, apuntando a colectivos como los LGBT, la gente que consume drogas, los trabajadores sexuales o aquellos que viven con el virus.

¿Qué opinan los líderes de las organizaciones internacionales?

Para numerosas organizaciones y activistas que trabajan contra el sida, la declaración aprobada se queda corta en todo lo relativo a estos llamados “grupos clave”.

La francesa Coalition Plus, por ejemplo, lamenta la poca presencia de referencias a estos colectivos en el texto cuando, por ejemplo, los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres están 200 veces más expuestos al VIH que la población general.

Sidibé, en declaraciones a los periodistas, reconoce que cualquier mención relacionada con la sexualidad resulta “muy compleja” dados muchos factores culturales que afectan al debate, pero se muestra orgulloso de haber logrado una declaración en la que por lo menos se apunta al problema de la discriminación.

“Hemos logrado muchos cambios. Recuerdo que hace sólo unos años no podíamos hablar de hombres que tienen sexo con hombres”, apunta el responsable de la ONU.

El problema de la discriminación, sin embargo, se ha hecho evidente precisamente en la reunión que se celebra en la sede de la ONU, pues varios países musulmanes y naciones como Rusia han vetado la participación de algunas organizaciones de homosexuales, transexuales o usuarios de drogas.

El presidente de la Asamblea General, el danés Mogens Lykketoft, explica que su oficina trató de negociar con esos Estados y logró reducir el número de grupos excluidos, mientras que algunos pudieron integrarse en las delegaciones nacionales de ciertos países.

“Las puertas de Naciones Unidas deben estar abiertas para todos”, defiende Sidibé.

Fuente: Noticias EFE – Salud.