Lactancia materna a demanda: ¿Más pros que contras?

PEDIATRÍA “Hasta que el niño lo pida”, es la recomendación que la OMS formula a las madres lactantes para que alimenten a sus hijos por un periodo de hasta ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,20

PEDIATRÍA

“Hasta que el niño lo pida”, es la recomendación que la OMS formula a las madres lactantes para que alimenten a sus hijos por un periodo de hasta 2 a 5 años con leche materna a demanda. Tiene muchos beneficios para la salud del pequeño, pero en ocasiones este acto natural también puede convertirse en un sacrificio para ellas

:)

MADRID/EFE/MARÍA FERNANDA AYALA Miércoles 31.08.2016

La nube de dudas sobre cómo alimentar correctamente al bebé aparece para cualquier madre con el nacimiento del primer hijo. ¿Habré producido suficiente leche? ¿Cuántas veces lo debo amamantar? ¿Será que se está quedando con hambre? Son algunas de las preguntas que más le plantean las madres primerizas a los pediatras en la consulta, asegura el doctor Juan José Pastor, pediatra del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.

Pronto asedian las preocupaciones ante el llanto del nuevo integrante de la familia, y como si fuera poco se intensifica -para algunas madres- el dolor en los pechos; además de cobrar vida las “temidas” grietas en los pezones, que impiden continuar con la lactancia a demanda en condiciones de comodidad.

Tras varios intentos con sacaleches, masajes y terapias para corregir el mal enganche del bebé en el pecho, la mayoría de mujeres supera la fase del primer mes.

La respuesta a tantos temores y dudas, según el doctor Pastor, es que se tiende a pensar que “todo es medido y cuantificado”, y que hay que regular las tomas de forma estricta. Es por eso que recomienda mantener la calma y observar tres aspectos claves en el bebé: si es capaz de vaciar los pechos, si orina y si evacua.

Por su parte, la doctora Marta Díaz, coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP), afirma que para saber si el niño está recibiendo suficiente cantidad de alimento, se debe “ver si orina entre 5 o 6 veces al día”, así como controlar periódicamente el aumento de peso del niño.

Una mujer sostiene en sus brazos a su recién nacido durante el primer contacto piel con piel.

Una mujer sostiene en sus brazos a su recién nacido durante el primer contacto piel con piel. EFE/Ritchie B. Tongo

“Incluso el nivel de actividad del bebé, es una conducta orientativa de que esta sano”, indica la especialista, y sugiere a los padres comenzar a identificar el temperamento del niño, ya que “hay algunos que por determinación genética son muy activos e incluso lloran más, y hay otros que desde el nacimiento son más apacibles” apunta la doctora Díaz, y sugiere que “cuando los bebés duermen mucho y son muy tranquilos, conviene despertarlos para que se alimenten”.

Recuerda también que la lactancia materna es saludable para el niño por su aporte al sistema de defensa, cuya maduración se produce a los 5 años. “Está demostrado que a más duración de la lactancia, el efecto positivo es mayor”, añade.

Volver al trabajo, un obstáculo para la lactancia

Para Liliana Sánchez, médica y madre de dos niños (4 y 2 años), la lactancia a demanda fue exitosa durante el primer mes. Sin embargo, aunque sea recomendado lactar al bebé con la frecuencia que él quiera, tanto de día como de noche, ella considera que después de los primeros meses “es mejor controlar los horarios, por el sueño y el agotamiento de la mamá”.

Con el objetivo de mejorar la prevalencia de la lactancia exclusivamente materna y su continuidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Española de Pediatría recomiendan seguir con la lactancia a demanda, con tomas frecuentes, hasta los dos años o más. Pero en la práctica, para madres activas laboralmente, alcanzar este ideal, no es tarea fácil.

De hecho, Liliana manifiesta que una vez finalizado el periodo de baja por maternidad (12 semanas en Colombia), cuando la madre debe volver al trabajo y cumplir con los horarios laborales esta práctica se complica.

“En mi caso, desde que salgo del trabajo hasta llegar a casa pasan casi 8 horas sin lactar, y si se tiene en cuenta que la producción de leche va en directa relación con la succión, pues es complicado que se pueda hacer”, cuenta Liliana.

Niño tomando biberón. Efesalud.com

EFE/Dennis M. Sabangan

También agrega que la cultura de la extracción y almacenamiento de leche no es igual en todos los países y hay circunstancias en las que los cuidadores del bebé prefieren darle leche artificial o coladas.

En el caso de Estefanía Rodríguez, psicóloga y madre de un niño (2 años), cuenta que lactó durante casi un año, “hasta que el niño no demandó más”.

“Le daba a demanda durante el día y con horarios en las noches”, dice Rodríguez, quien considera beneficioso dar pecho, “porque se crea un vinculo de protección, seguridad y abastecimiento del bebé”.

Contras de la lactancia a demanda

Para la doctora Díaz, “no hay ningún aspecto que sea contraproducente de la lactancia a demanda”. A quienes se oponen porque opinan que el niño se malcría por darle pecho cada vez que llora, la pediatra señala que “esta comprobado que si el niño esta apegado, a futuro va a ser más independiente y seguro de si mismo”.

Pero hay madres que por diferentes circunstancias no pudieron lactar o decidieron no hacerlo. También es frecuente escuchar algunas mujeres mencionar su propia historia, pues fueron alimentadas con leche de fórmula durante su niñez, y no perciben alguna diferencia en su salud, frente a la de sus hermanos alimentados con leche materna; y como consecuencia se deciden por la lactancia mixta (leche materna y en polvo) para sus hijos.

Respecto a este caso, la doctora Díaz aclara que no es una obligación, sino una decisión de la madre. “Depende de la forma de afrontar la crianza del bebé, cada pareja tiene una idea de cómo quiere organizar su vida, y la del niño desde pequeño”, concluye la especialista, y dice que la labor del pediatra es “informar a los padres sobre los aspectos pueden afectar la salud del niño, pero hay un cierto margen de flexibilidad para que cada familia se adapte a su estilo de crianza”.

Grupo de madres amamantando a sus hijos en Filipinas. Efesalud.com

EFE/ FRANCIS R.MALASIG

Otra de las quejas contra la lactancia materna continuada es que genera caries en los niños. Frente a esto, la pediatra destaca que “hay estudios que comprueban que la lactancia favorece el desarrollo de las estructuras orofaciales, con lo cual mejora la funcionalidad de la boca y los dientes” y aclara que hay componentes genéticos, que determinan el tipo de esmalte con mayor o menor resistencia las caries.

Además, afirma que hay algunas conductas que favorecen su aparición en los niños, como el hecho de que un adulto con caries activa le pase los gérmenes al niño al soplar la comida o al besarles en la boca.

La doctora Marta Díaz, quien también se desempeña como profesora de la Universidad de La Laguna, de Tenerife, enumera los principales beneficios de ampliar el tiempo de lactancia a demanda para el niño y la madre:

Beneficios para el hijo

  1. Desde el punto de vista nutricional: Se adapta todas las necesidades del niño hasta los 6 meses.
  2. Aporta factores de defensa y reduce enfermedades infecciosas como diarrea, neumonía y otitis.
  3. Efectos a medio y largo plazo: la reducción de enfermedades alérgicas, diabetes, obesidad y algunos tipos de cáncer como leucemia.
  4. Mejora le desarrollo intelectual del niño y la conducta.
  5. Mejores cualificaciones escolares, y el coeficiente intelectual en la edad adulta

Beneficios para la madre:

  1. Menos incidencia en cáncer de mama y ovario
  2. Más rápida pérdida de peso después del parto.
  3. Menores perdidas de hierro, porque no hay un retorno a las menstruaciones.
  4. Incluso ahorro económico, porque no se compra la leche artificial.

Actualmente, para facilitarle a las madres el poder llevar a caso la lactancia, algunos centros hospitalarios, como el Hospital Universitario La Zarzuela, cuentan con unidades de lactancia materna, que prestan atención a las mujeres que así lo deseen, menciona el doctor Pastor.

“Antes del parto, en consulta prenatal, y apoyo posterior cuando se dan de alta, por medio de un equipo especializado les ayudamos para que consigan alimentar al neonato”, concluye el pediatra.

Fuente: Noticias EFE – Salud.