Las flechas envenenadas entre hermanos

LITERATURA Acaparar la atención y el amor de la madre, o del padre, a modo de Caín y Abel hacia su Dios, es una realidad persistente desde que una mujer, ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,50

LITERATURA

Acaparar la atención y el amor de la madre, o del padre, a modo de Caín y Abel hacia su Dios, es una realidad persistente desde que una mujer, Eva según el Génesis, diera a luz a su segundo vástago; versión ‘mini’ del sentimiento humano que llamamos celos y que engendra inevitablemente una guerra oculta entre hermanos o hermanas; una serie de batallas casi diarias en el seno familiar que pueden llegar hasta el extremo de que los unos ambicionen que “desaparezcan del mapa” los otros, y eso a pesar de que intuyan que ese deseo es perverso y cruel, lo que les obliga a manifestarlo a través de las más divertidas triquiñuelas

MADRID / EFE / GREGORIO DEL ROSARIO Domingo 05.06.2016

Te has morido

Estamos leyendo el cuento de «El jorobado de Notre Dame». Aparece un rubio musculoso que se enamora de Esmeralda, la gitana.
-Yo me pido este -dice Elmo de inmediato.
Al cabo de unas cuantas páginas, el rubio es herido por una flecha después de defender el campamento de los gitanos. Pasa por un puente y cae al río. Ari se burla de Elmo:
-¡Te has morido! ¡Te has morido!
-¡No me he muerto! -dice Elmo-. Ya verás, mamá, vete más adelante, ya verás como no me he muerto…
Ari no ceja:
-¡Sí! ¡Te has morido! Mira, te han clavado una flecha y después te has caído al río.
-¡Que no! ¡Mamá!
-De momento, eso es lo que hay -le digo a Elmo-. Igual luego resulta que no te has muerto, pero ahora te han clavado una flecha y te has caído al río.
-Pero luego vuelvo a vivir… Mamá, enséñaselo a Ari.
Ari se pone de morros:
-Pues si no se ha morido, no quiero seguir leyendo.
-Pero, hijo, ¿por qué tanta insistencia en que se muera Elmo?
-Porque si se ha morido no me pegaría y sería feliz.

Te has morido” es un relato breve de la escritora Isabel Cañelles (Editorial Relee).

Una ilustración de Elmo y Ari donde los dos hermanos se dan la mano.

La mano mayor de Elmo coge la mano pequeña de Ari. Ilustración de Beatriz de Pedro (Editorial Relee).

You are deaded

We are reading The Hunchback of Notre Dame. An athletic blonde guy appears who falls in love Esmeralda, the gypsy.
“I choose him,” says Elmo immediately.
A few pages later, the blonde guy is wounded by an arrow after defending the gypsy camp. He crosses a bridge and falls into the river. Ari teases Elmo.
“You are deaded! You are deaded!”
“I’m not dead,” says Elmo. “Wait and see. Mom, read on and you’ll see that I’m not dead ?”
Ari won’t back down.
“Yes! You are deaded! Look, you were hit by an arrow and then you fell into the river.
“No! Mom!”
“Well, right now, that’s what’s happened,” I say to Elmo. “Maybe later on it’ll turn out that you’re not dead, but right now you’ve been hit by an arrow and you’ve fallen in the river.”
“But later I’m alive again ? Mom, show Ari.”
Ari gets sulky.
“Well if he isn’t deaded, I don’t want to go on reading.”
“But son, why are you so keen for Elmo to die?”
“Because if he’s deaded, he wouldn’t hit me and I’d be happy.”

Translation/Traducción: Fionnuala Ni Eigeartaigh.

Isabel Cañelles, escritora, con sus dos hijos, Elmo y Ari, personajes de un libro de relatos-efe

Isabel Cañelles con Elmo y Ari, sus dos comediantes.

TODOS LOS RELATOS: “El día a día de Elmo y Ari”

Fuente: Noticias EFE – Salud.