Las hembras de marmotas son infieles para evitar la consanguineidad

COMPORTAMIENTO ANIMAL EFEFUTURO.- Investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) han documentado que las ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,20

COMPORTAMIENTO ANIMAL

EFEFUTURO.- Investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) han documentado que las hembras de marmota son infieles para evitar la consanguineidad y aumentar las posibilidades de supervivencia de sus hijos.

EFEFUTURO Barcelona Lunes 30.05.2016

Según el estudio dirigido por la investigadora Mariona Ferrandiz Rovira y publicado en la revista “Ecology and Evolution”, cuando la la pareja dominante es muy similar genéticamente, la hembra opta por reproducirse con otros machos, un comportamiento que obedece a la necesidad de generar una descendencia más diversa genéticamente y más capaz de responder favorablemente a los parásitos.

Según Ferrandiz, la hembra dominante de un grupo de marmotas escoge tanto al macho dominante como la opción de serle infiel según diferentes aspectos genéticos del mismo.

La investigadora ha estudiado una población de marmotas (Marmota marmota) de los Alpes franceses con datos desde 1990 a 2010.

Mayor tasa de hijos legítimos 

La mayor tasa de hijos ilegítimos se da cuando los dos miembros de la pareja dominante son o muy parecidos genéticamente o muy diferentes.

“Alrededor del 10 % de las camadas tienen al menos un hijo ilegítimo fruto de la copulación con un macho no dominante. Se cree que las hembras tienen este comportamiento porque puede ayudar a tener una descendencia más variable genéticamente”, según Ferrandiz.

Las marmotas son mamíferos que viven en pequeños grupos de hasta 20 ejemplares, donde a priori sólo se reproduce la pareja dominante.

Machos y hembras, dominantes

Tanto los machos como las hembras del grupo tienen una fuerte necesidad de convertirse en dominantes, ya que de lo contrario deben abandonar el grupo y las posibilidades de sobrevivir solas el invierno alpino son remotas.

Según la investigadora, la hembra escoge un macho que tenga un grupo de genes relacionados con la respuesta inmunológica (el Complejo de Histocompatibilidad Principal, MHC, por sus siglas en inglés) bastante diferente y compatible al de ella.

La investigadora del CREAF y la UAB, Mariona Ferrandiz Rovira, toma muestras de una marmota.EFE/CREAF

La investigadora del CREAF y la UAB, Mariona Ferrandiz Rovira, toma muestras de una marmota.EFE/CREAF

Cuando la pareja dominante tiene un elevado grado de consanguinidad o cuando tiene un MHC muy similar, la hembra opta por corregirlo siendo infiel reproduciéndose con otros machos probablemente más compatibles con ella a nivel genético.

Variabilidad genética

En caso contrario, los hijos de una pareja con elevada consanguinidad y con MHC similar tienden a tener menos variabilidad genética, lo que probablemente los llevaría a ser menos aptos para la supervivencia y tener peor respuesta inmunológica, según Ferrandiz.

La manera en que las hembras detectan estas diferencias a nivel genético aún no se conoce bien.

Para otros vertebrados, como los humanos u otros primates, se ha visto que el MHC participa también en ciertos olores corporales y en la elección de pareja.

Si esto también sucede con las marmotas podría ser una pista que las hembras siguen a la hora de aparearse.

Relación entre olor y genética

“Ésta es la línea de investigación que queremos seguir a partir de ahora, ver si hay relación entre los olores de cada individuo y su genética, concretamente del MHC”, ha comentado Ferrandiz.

“El MHC es el gen de moda en investigación en cuanto a la respuesta inmunológica en los vertebrados. Este complejo influye en la selección natural, ya que participa directamente en la defensa del organismo cuando tienen que hacer frente a parásitos”, ha concluido Ferrandiz. EFEFUTURO

Fuente: EFE Noticias – Futuro