Miguel Delibes abre su archivo: un universo en 2,2 terabytes

INTERNET LITERATURA EFEFUTURO.- La técnica embridada, sometida a las necesidades y servicio del hombre, enunció Miguel Delibes en 1975 durante su discurso ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,10

INTERNET LITERATURA

EFEFUTURO.- La técnica embridada, sometida a las necesidades y servicio del hombre, enunció Miguel Delibes en 1975 durante su discurso de ingreso en la Academia, un axioma que cuarenta años después observa su archivo personal y literario desde hoy accesible en internet: el universo Delibes en 2,2 terabytes.

Roberto Jiménez Valladolid Miércoles 04.05.2016

Pedro, Daniel el Mochuelo, Sisí, el viejo Eloy, Menchu, el Nini, Lorenzo, Quico, Pacífico Pérez, Azarías y Cipriano Salcedo caben en este depósito virtual donde también hay espacio para los afanes, tribulaciones y desdichas de unos personajes que el novelista transformó en una obra feraz, universal y de referencia ética.
En esos más de dos billones de datos caben también los miles de kilómetros cuadrados de la Castilla que Miguel Delibes (1920-2010) erigió en su territorio fetiche, piedra angular y palanca de toda una filosofía vital y literaria que tuvo su correspondencia en la forma de ser y estar que desplegó como hombre y novelista.

La vida y las letras: el esposo y padre de siete hijos, el profesor de la Escuela de Comercio, el periodista de El Norte de Castilla, el escritor y el cazador quedan delatados en las 112.579 entradas de un archivo digitalizado a partir de 14.352 documentos originales.

“Ochenta y nueve años de vida y sesenta de fama dan para mucho, afortunadamente”, ha manifestado esta mañana Elisa Delibes, hija del escritor y presidenta de la Fundación Miguel Delibes, durante la presentación de un archivo gestado entre 2014 y 2016, y que simboliza “el alma” de su padre, con quien vivió durante 58 años.
A través del mismo “se puede rastrear su auténtica biografía”, la de quien rehusó escribir sus memorias porque “siempre fue muy pudoroso con su vida privada”, y consideró la literatura del yo como “algo pretencioso y arrogante” que no casaba con su condición, ha añadido.
“Él ya advirtió de que habría muy pocas cosas que sorprenderían cuando no estuviera. Avisó de que lo que no había querido decir en vida tampoco se sabría después de su muerte”, ha resumido la penúltima de los siete hijos que el narrador tuvo con Ángeles Ascensión Castro Ruiz.
Un recorrido detenido por la documentación digitalizada revela una persona metódica y concienzuda en sus quehaceres, que guardaba todas sus cosas “sin ningún método y a veces con poca precaución, pero casi siempre con cierto orden cronológico”.

Gracias a ello se pueden apreciar las penurias económicas de sus inicios en la literatura, a través de los justificantes de devolución de un préstamo contra el honor (3.750 pesetas) que pidió para pagar sus estudios, y devolvió años después con las 15.000 que recibió en 1948 del premio Nadal que obtuvo gracias a su primera novela publicada (“La sombra del ciprés es alargada”).

Años después, también comprobable a través de otros papeles, se pueden apreciar “liquidaciones millonarias de sus libros” dentro de una evolución que Elisa Delibes, por medio de otro ejemplo, ha trasladado al terreno de la caligrafía, “más abierta y suelta al principio y cerrada al final”, ha observado.
Una carta de Pío Baroja, el carné de identidad de su esposa, hojas preparatorias de las clases que impartía en la Escuela de Comercio, manuscritos de sus libros, no todos y en algunos casos con varias revisiones, cartas, recibos, facturas, fotografías, vídeos, casetes y negativos “nos ayudan a reconstruir los raíles por los que discurrió la vida de Delibes”, ha comentado por su parte Javier Ortega, gerente de la fundación y responsable de la digitalización.
El archivo, cuyo acceso exige una identificación del usuario a través de un formulario, tendrá una parte de consulta libre y otra restringida para estudiosos e investigadores previamente acreditados. EFEfuturo

Fuente: EFE Noticias – Futuro