¡Nueva temporada, nueva energía!

PSICOLOGÍA ¿Después de las vacaciones, en lugar de sentirte renovada y descansada, te sobreviene una sensación de cansancio físico y psicológico? ¡Puedes ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,10

PSICOLOGÍA

¿Después de las vacaciones, en lugar de sentirte renovada y descansada, te sobreviene una sensación de cansancio físico y psicológico? ¡Puedes recuperar las fuerzas y el ánimo a tiempo, aplicando unas sencillas medidas!

:)

MADRID/EFE REPORTAJES/ROCIO GAIA Viernes 02.09.2016

“Este fenómeno obedece por un lado al ‘síndrome de depresión postvacacional’, es decir el estrés, la angustia, el decaimiento y el cansancio que sentimos tras el descanso veraniego”, explica la farmacéutica Meritxell Martí, autora de un exitoso blog sobre belleza y salud.

A la vuelta de vacaciones la intensidad del ejercicio ha de ser progresiva a medida que vayamos mejorando nuestro entrenamiento y, preferiblemente, en compañía, para mejorar el estado de ánimo. Foto: Actitud de Comunicación

A la vuelta de vacaciones la intensidad del ejercicio ha de ser progresivo. Foto: Actitud de Comunicación

“La otra causa de cansancio y desánimo es que llegamos a septiembre en baja forma física y con kilos de más, tras haber disfrutado de unas vacaciones, en las que quizá nos hemos relajado demasiado en todos los aspectos, descansando mucho sin cuidar las dietas y permitiéndonos caprichos ‘nutritivos’ en exceso”, según Martí, también autora del libro “Vivir sano, sentirse bien”.

“Al inicio del nuevo curso, podemos padecer un trastorno depresivo, a veces ligado con un largo período de tiempo placentero que ha sido esa etapa vacacional y lo desconectados que hemos estado de nuestra rutina de todo el año”, explica.

“Este regreso a la cotidianeidad, a los hijos, a las dudas y los problemas habituales del trabajo y del entorno, a aquello de lo que habíamos desconectado, a los horarios estrictos y a dormir peor y menos, sumado al cambio de dietas y darnos cuenta que nos hemos excedido de peso, puede ocasionar angustia, apatía y melancolía en algunas personas”, según esta farmacéutica.

Para afrontar el nuevo curso con energía extra y vitalidad y para mantenerlo así todo un año, Martí recomienda:

NO ESPERES AL ÚLTIMO MOMENTO PARA REGRESAR

“Volver a casa uno o dos días antes te permitirá planificar y no llegar al día de trabajo estresados. Es como si empezáramos a mentalizarnos, así tendremos tiempo de ordenar, llenar el frigorífico y adaptarnos. Aunque si las vacaciones son cortas no será necesario”, señala.

CAMBIA LOS HORARIOS LOS ÚLTIMOS DÍAS DE VACACIONES

“Durante las vacaciones hemos ido perdiendo las costumbres. Nos levantamos, acostamos y comemos más tarde y a deshoras. Los días previos al regreso, podemos empezar a despertarnos cada día un poco más temprano para que nuestro organismo se vaya adaptando, sin darse cuenta, al horario de otoño”, sugiere.

SIGUE UNA DIETA MODERADA Y SUPLEMENTADA

“Si hemos subido de peso, no podemos pretender perder esos kilos de más en una semana, ni conviene ponernos una dieta muy estricta, ya que va a aumentar nuestro agotamiento, cansancio o apatía y es muy posible que nos pongamos de mal humor”, advierte.

Para evitar el cansancio, que estaría provocado por una disminución del aporte de nutrientes, esta farmacéutica aconseja “tomar un suplemento natural”, facilitado por el hecho de volver a comer en casa, “lo que de por si suele ayudar a comer más equilibradamente”, añad

RECUERDA QUE EL EJERCICIO ES FUNDAMENTAL

Si tenemos compañía y cariño, llevaremos mejor la añoranza o la melancolía postvacacional, según Martí. Foto: Actitud de Comunicación

Si tenemos compañía y cariño, llevaremos mejor la melancolía postvacacional, según Martí. Foto: Actitud de Comunicación

“El ejercicio, además de activarnos y de ayudar a recuperar la forma y el peso, va a ser fundamental para mejorar el estado de ánimo, al aumentar la serotonina y las endorfinas (las hormonas del bienestar) en el organismo”, señala.

“La intensidad del ejercicio ha de ser progresiva a medida que vayamos mejorando nuestro entrenamiento y, preferiblemente, en compañía, para mejorar el estado de ánimo, y considerarlo como un rato de ocio”, apunta Martí, quien recomienda la práctica de yoga o meditación.

INTRODUCE NUEVAS PROPUESTAS O CAMBIOS

“Si el retorno a la rutina va a deprimirte ¡cambiémosla¡, ya que si la modificamos mediante pequeños gestos, como variar lo que desayunamos, el trayecto al trabajo o el perfume que usamos, no la notaremos “tan rutinaria”, indica.

Añade que proponernos nuevos retos, proyectos u objetivos, como dejar de fumar o apuntarnos a un gimnasio, así como continuar con algunas costumbres de las vacaciones que nos hacía sentir bien, como desayunar tranquilamente antes de la ducha y en pijama, o informarnos sobre los sitios donde hemos estado, también puede tener un efecto positivo en el ánimo.

MANTÉN EL OCIO Y LOS AMIGOS

Si tenemos compañía y cariño, llevaremos mejor la añoranza o la melancolía postvacacional. “La reentrada puede ser un buen momento para retomar amistades que se habían alejado o que nos habían enfadado”, aconseja.

Esta experta recomienda, sobre todo, valorar la relación con los demás, “enseñar las fotos de las vacaciones, disfrutar comidas con amigos y explicarles cómo nos lo hemos pasado, es un buen ejercicio”, comenta.

AYUDAS NATURALES PARA GANAR FUERZAS

En “Vivir sano, sentirse bien”, el libro que ha publicado recientemente, Martí presenta algunos suplementos que ayudan a mejorar la energía o a levantar el ánimo:

Una imagen de la experta, Maritxell Martí. Foto cedida

Una imagen de la experta, Maritxell Martí. Foto cedida

  • Espirulina: “Se trata de un alga azul que aporta energía y nutrientes. Es ideal cuando se está haciendo dieta para adelgazar, es baja en calorías y no altera el sueño”.
  • Hipérico: “Esta planta, gracias a la hipericina y a la hiperforina, ayuda a levantar el ánimo y a disminuir el sentimiento de tristeza, y a tranquilizarse, teniendo en cuenta que es fotosensiblizante (puede provocar reacciones en la piel al exponerse al sol).
  • Rhodiola: “Es un adaptógeno, que ayuda cuando se siente ansiedad o estrés, y mejora el estado de ánimo, sin producir adormecimiento, ni restar energía ni rendimiento, aunque está desaconsejado en personas con trastorno bipolar”.
  • Jalea real: “Este nutriente muy completo y energético, con alto contenido en proteínas, agua, azúcares, colágeno, vitaminas del grupo B, vitamina E, A, minerales como el calcio, el sodio, potasio, zinc y hierro, estimula el sistema inmune y lo pueden tomar todos los miembros de la familia”.
  • Guaraná: “Estas bayas aportan energía rápida, tanto física como mental, y ayudan a mejorar la concentración y la memoria”.
  •  Complejos multivitamínicos: “En general, las vitaminas ayudan a mejorar la energía en estados de decaimiento y cansancio”, explica Martí a Efe, que recomienda especialmente suplementos ricos en vitaminas del grupo B y la vitamina C.

Fuente: Noticias EFE – Salud.