Tratamiento de la hepatitis C: un futuro con acceso universal y abaratamiento de los nuevos medicamentos

HEPATITIS C Cada vez parece más cercano el acceso ilimitado a los nuevos fármacos de la hepatitis C, en parte gracias a que su precio está disminuyendo. ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0

HEPATITIS C

Cada vez parece más cercano el acceso ilimitado a los nuevos fármacos de la hepatitis C, en parte gracias a que su precio está disminuyendo. Actualmente, cuesta una media de 13 mil euros por paciente. El reto pendiente del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, que cumple un año, es fomentar el diagnóstico de los grupos de riesgo en la atención primaria

:)

MADRID/EFE/ROCÍO GALÁN Jueves 14.04.2016

La hepatitis C, única infección viral crónica que tiene cura, podría tener tratamiento de acceso universal en 2017. Así lo han confirmado los expertos durante una jornada sobre hepatitis C para periodistas organizada por Gilead, a la que ha asistido EFEsalud.

El doctor Francisco Gea, del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, ha confirmado que “probablemente en 2017 el acceso sea universal”, añadiendo que “los gestores deben saber que es una inversión”.

Se trata de una situación que dependerá “de la constitución de gobierno”, pues “no hay anuncio oficial”, aunque se confía en que “sea quien sea asumirá este reto”, ha añadido el doctor Javier García Samaniego, hepatólogo del hospital Carlos III de Madrid.

El doctor Juan José Sánchez Ruano, miembro del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Virgen de la Salud de Toledo, cree que la universalización es posible porque “porque el grueso está tratado y el precio del medicamento ha bajado”.

Y es que,  según la Sociedad Española de Patología Digestiva, “los últimos datos disponibles confirman que alrededor de 51.000 pacientes han recibido ya tratamientos con los nuevos medicamentos antivirales de acción de directa”. El Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, que entró en vigor hace un año, tenía como objetivo tratar con medicamentos innovadores a casi 52.ooo afectados.

Además, tal y como apunta García Samaniego, “es el tratamiento de la hepatitis C más barato de Europa”, con un coste actual “en torno a los 13 mil euros, y bajando”.

El reto pendiente: diagnóstico de los grupos de riesgo

Sánchez Ruano indica que en el mundo hay más de cien millones de personas afectadas, suponiendo que entre un 2 y un 3% de la población mundial lo está.

España es una zona de prevalencia media, “siendo el genotipo 1 el más prevalente”. Pero Sánchez Ruano indica que de nada sirve “curar la hepatitis C en el primer mundo” si no se hace nada en otros países como algunos de Asia Oriental, pues factores como “la globalización o los flujos migratorios” dificultarían la tarea.

Uno de los problemas en el abordaje de la hepatitis C es conocer la incidencia real de la enfermedad. Algo “muy complicado”, entre otras cosas por ser una enfermedad asintomática.

El doctor Sánchez Ruano indica que “cada vez hay menos pacientes, pero los enfermos son más graves. La prevalencia disminuye, pero el coste aumenta: peor calidad de vida, mayor gravedad y más recursos”.

El diagnóstico se puede llevar a cabo con un “test serológico, barato y sencillo de realizar”. Pese a ello, sigue siendo el punto débil del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C.

Imagen de un profesional sanitario manejando unos botes de análisis de sangre

EFE/Christian Brun

“Uno de los objetivos del plan es fomentar el diagnóstico de los grupos de riesgo en la atención primaria. En cuanto al plan, el grado de satisfacción es alto en el tratamiento y no tanto en las líneas estratégicas”, indica Ruano, añadiendo que “hasta que no haya un gobierno que no esté en funciones no se acelerará”.

“En España se calcula que hay entre un 25 y un 35% de pacientes diagnosticados; estamos en la punta del iceberg”, indica el experto. En el caso de EE.UU., la cifra de pacientes diagnosticados aumenta a un 50%.

Y es que, tal y como señala el doctor Samaniego, es la “primera causa de muerte por enfermedad infecciosa en España, duplicando la mortalidad atribuible al sida”.

Un tratamiento que roza la perfección

El doctor Francisco Gea señala la necesidad que había de encontrar “un fármaco ideal”. Es decir, “eficaz, no tóxico, con buena tolerancia, de corta duración, con alta barrera de resistencia y que sirviera para todos los genotipos, sin problemas de interacción con otros fármacos y de pocos comprimidos”.

Un tratamiento que “en pacientes no cirróticos la tasa de curación es casi del 100% y en pacientes cirróticos, en torno al 90%”, según Gea.

Así, los beneficios de la efectivdad del tratamiento tienen una doble repercusión. Por un lado, en al ámbito individual, pues “disminuye la mortalidad y mejora la calidad de vida”. Por otro, en el ámbito colectivo, porque “disminuye la enfermedad y supone un menor coste sanitario”, señala el experto.

Pese a que es posible que la universalidad esté cerca, lo cierto es que hoy por hoy “se tratan pacientes F2, F3 y F4”, y para los F0 y F1 hay una serie de cofactores “que les permiten el acceso a tratamiento”, además de “factores sociales” que hacen “que esa persona sea de riesgo”, como personas drogadictas o madre en edad fértil.

Actualmente, se están tratando siete de cada 10 pacientes. Pero los expertos apuntan que “un F0 o F1 puede esperar seis meses, un año, dos años” para recibir tratamiento.

Para el doctor García Samaniego, “la evolución del tratamiento es espectacular”, estando a punto de “alcanzar la perfección”.

La erradicación, ¿viable?

Los nuevos fármacos para el tratamiento de la hepatitis C han cambiado el paradigma de la enfermedad y han supuesto un hito en la historia de la misma. Con este escenario de esperanza y curación, planea la duda de si sería posible hablar de erradicación de la enfermedad.

Pero de momento, tal y como señala el experto García Samaniego, “hablar de erradicación parece demasiado ambicioso”, pues supondría”eliminar de la faz de la tierra el virus de la hepatitis C y eso en la historia de la medicina sólo se ha hecho en dos casos: con la viruela y con la peste bovina”.

Sin embargo, “un objetivo menos ambicioso es hablar de “eliminación”, es decir, hablar de “hacer eliminar el virus en un área, región o población definida por un estado o país”.

Así, el especialista cree que “podremos ver la eliminación del virus de la hepatitis C en Europa, pero nuestros nietos no verán esa eliminación en África a no ser que haya programas de dispensación masiva de medicamentos y que las farmacéuticas hagan ese esfuerzo en países pobres o en vías de desarrollo”.

El Consejo Interterritorial de Salud trató la hepatitis C

En su reunión de ayer, el Consejo Interterritorial de Salud, que preside el ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, y los consejeros de sanidad de las Comunidades Autónomas, trató sobre esta enfermedad.

El ministro se mostró contrario a la decisión del ministerio de Hacienda de que el gasto en estos tratamientos compute dentro del déficit autonómico, al admitir que le gustaría que no lo hiciera, si bien dijo no poder discutir las normas de contabilidad.

Alonso ha insistido en que el gasto en estos fármacos de nueva generación frente a la hepatitis C “no es recurrente”, ya que los enfermos logran librarse de la infección por la eficacia del tratamiento.

Hasta el 31 de marzo, y sin contar con los datos de cuatro CCAA, se ha tratado a más de 41.000 personas de las 52.000 previstas en el Plan de abordaje de la patología, ha dicho Alfonso Alonso.

Fuente: Noticias EFE – Salud.