Un 65 por ciento de los pacientes con depresión no recupera una vida normal

Depresión La depresión es una enfermedad crónica puesto que entre un 50 y un 60 por ciento de las personas que han sufrido un episodio depresivo recaen a ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,10

Depresión

La depresión es una enfermedad crónica puesto que entre un 50 y un 60 por ciento de las personas que han sufrido un episodio depresivo recaen a los cinco años y un 65 por ciento no recupera la capacidad para llevar a cabo de una forma efectiva las actividades de la vida diaria

:)

IBIZA/EFE Viernes 10.06.2016

Así se pone de manifiesto en el XV Seminario Lundbeck “La depresión en mayúsculas”, en el que los expertos coinciden en la importancia de no banalizar esta enfermedad, que afecta en estos momentos a aproximadamente 2,7 millones de españoles.

“La depresión es la enfermedad que más sufrimiento produce a una persona”, ha subrayado el doctor Enric Álvarez, del servicio de psiquiatría del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

El especialista comenta que en su consulta una de las frases que más escucha es: “antes un cáncer que otro episodio depresivo”.

Se trata, además, de la segunda enfermedad más incapacitante, sólo superada por la cardiopatía isquémica en cuanto al grado de discapacidad y gasto social que origina, ha señalado Magalida Gili, decana de la Facultad de Medicina de las Universidad de las Islas Baleares.

Esta doctora recalca que todos los aspectos de la vida pueden verse afectados y, al mismo tiempo, advierte de que se trata de una enfermedad difícil de entender para la familia.

Los profesionales coinciden en que requiere un abordaje global por parte de toda la sociedad: administración, profesionales sanitarios, pacientes y sociedad, ya que constituye un importante problema de salud pública.

Estar triste no es sinónimo de depresión. El miedo a la vida y la incapacidad para sentir placer “son los dos síntomas básicos para entender lo que es una depresión”, ha puesto de relieve el doctor Álvarez.

El 30 % de las personas con depresión tendrá que continuar en tratamiento

Para el doctor Luis Gutiérrez Rojas, psiquiatra del Complejo Hospitalario de Granada, el principal problema es el porcentaje de pacientes que no llegan a remitir del todo, “que se quedan tocados” después de la depresión.

De hecho, un tercio llega a recuperarse completamente pero dos tercios tienen algún tipo de síntoma residual. De ellos, un 30 % van a tener que seguir un tratamiento de por vida.

Este psiquiatra del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Granada enfatiza en la importancia de que haya una buena relación médico-paciente “para mantener el tratamiento a largo plazo”, porque “cuesta mucho que el enfermo se tome el tratamiento adecuadamente el tiempo oportuno”.

“Dar en la tecla con el tratamiento a priori es fundamental”, pone de relieve este médico.

Según el doctor Álvarez, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, el reto en depresión es evitar los casos de cronificación, que son los que aumentan la carga económico-social.

En el seminario se manifiesta que la depresión se asocia con índices significativos de muerte por suicidio, un riesgo que afecta a aproximadamente un 8 % de los pacientes.

Es el caso de José Ramón Pagés, coordinador de la Fundación Anaed de ayuda contra la depresión, quien cuenta que un día hace ocho años se dio cuenta de que se quería morir.

“No podía soportar estar dentro de mi casa, cada vez me costaba más tomar decisiones y lo único que quería era que me cayera un rayo y acabara con mi vida”, señala este paciente, quien “afortunadamente” ha “medio salido” de la enfermedad, ya que aun “de vez en cuando” nota que tiene “bajadas importantes”.

Frente a la teoría de que no hay que hablar del suicidio por el efecto llamada que provoca, Pagés aboga por hacerlo “con normalidad y responsabilidad”.

¿Cuáles son los tratamientos alternativos?

EFE/Alejandro García

EFE/Alejandro García

Para los pacientes que no responden a los tratamientos farmacológicos existe una esperanza con la “terapia electroconvulsiva” que, aunque “tiene muy mala prensa” llega a ser “más recomendable” que las pastillas incluso en mujeres embarazadas con depresión grave, incluye el doctor Rojas.

Y para un porcentaje pequeño, alrededor del 5 %, en los que esta terapia electroconvulsiva tampoco da resultado, la implantación de neuroestimuladores, al igual que se hace en los pacientes de Párkinson, puede ser una solución.

El primer ensayo clínico con éxito se ha realizado en España, en el Hospital Sant Pau de Barcelona, financiado por el Instituto de Salud Carlos III.

El principal problema es su alto coste -entre 25.000 y 30.000 euros por paciente-, pero, según el doctor Álvarez, se acabará financiando a medio o largo plazo para pacientes “extremadamente graves” en el momento que se haga un estudio de coste-beneficio que demuestre que los costes en bajas, tratamientos o ingresos hospitalarios de estos pacientes son más altos.

Fuente: Noticias EFE – Salud.