24 Trucos Bastante Simples Pero Eficaces Para Mejorar Tus Dotes En La Cocina.

Con todas esas fotos increíbles de comida por toda la web, lo más probable es que te sientas un poco inspirado por despertar tus habilidades en la cocina. ...
publicado por
elcircocurioso avatar photo
hace karma
3,90

Con todas esas fotos increíbles de comida por toda la web, lo más probable es que te sientas un poco inspirado por despertar tus habilidades en la cocina. Además, salir a comer es caro! Así que, ¿qué hay de todos esos trucos de lujo que podrías aprender para ser un experto en la cocina?

Pues al parecer, la mayoría de estos trucos son bastante fáciles, todo lo que necesitas es un poco de sentido común, ¿y la mejor parte? Puedes ponerlos en práctica sin tener que tomar unas clases costosas o sentarte a mirar un sinfín de shows de Food Network.

Después de leer estos consejos básicos, podrás ser imparable en la cocina! O por lo menos puedes hacer el intento. Echa un vistazo!

En primer lugar, evalúa tus utensilios y considera la obtención de algunos juguetes nuevos.

1. Mantén los cuchillos afilados.

Flickr

Flickr

Un cuchillo afilado es realmente más seguro que uno que no lo está, porque no tienes que cortar ningún alimento violentamente. Facilita notablemente la preparación de las comidas. Invierte en una piedra de afilar y echa un vistazo a algunos tutoriales sobre cómo conseguir los mejores resultados.

2. Utiliza una escala para hornear.

Flickr

Flickr

Una escala que mide los ingredientes en peso, va a ser mucho más precisa que una medida de volumen, especialmente para los ingredientes como la harina, que puede comprimir o reducir el tamaño de los platos. Si tus platos horneados quedan constantemente demasiado secos y densos, podrías estar utilizando demasiada harina. La escala no miente.

3. Usa una pala de cocina y un bol para los residuos.

Flickr

Flickr

Una pala de cocina puede parecerte algo inútil, pero es genial recogiendo pequeños ingredientes fácilmente. Hacerlo con un cuchillo puede opacar la hojilla y no hacerlo eficientemente. Un recipiente para los residuos te sirve para ir depositando todo lo que vas desechando y te deshaces de todo cuando hayas terminado, evitando el desorden.

4. Usa un rallador plano.

Flickr

Flickr

Este es bueno para rallar la cantidad perfecta de, bueno, cualquier cosa. Es más fácil de lavar y almacenar que un rallador de queso torpe, y se pueden ver las cantidades mucho más fácilmente.

5. Utiliza las botellas para salsas.

Flickr

Flickr

Una botella para salsa es perfecta para sacudir, servir y almacenar los aderezos para ensaladas, y cualquier tipo de aderezo. Además, los puedes marcar y guardar fácilmente.

6. Usa recipientes de estilo deli para el almacenamiento de alimentos.

Flickr

Flickr

Los Tupperware son prácticos, pero tratar de encontrar una tapa a juego puede ser una pesadilla. En vez de esto, puedes usar contenedores de plástico transparente, que vienen en una variedad de tamaños, pero todos utilizan las mismas tapas. Puedes comprarlos nuevos, o simplemente, puedes lavar los envases viejos de comida para llevar y reciclarlos.

7. Consigue una mezcladora de inmersión.

Flickr

Flickr

Las mezcladores de inmersión, también conocidas como licuadoras de palo, son de ensueño! En lugar de lanzar la comida en la licuadora, pones la licuadora en la comida. Purés, sopas, salsas, zumos y todo lo que se te ocurra en cuestión de minutos y súper fácil!

8. Utiliza un pequeño colador.

Flickr

Flickr

Un pequeño colador es perfecto para exprimir el jugo de cítricos en tus platos y bebidas favoritas, rápidamente y sin mucho aparataje.

9. El pequeño colador también se puede utilizar para separar las yemas de las claras de huevo.

Flickr

Flickr

Después de lavarlo, también puedes utilizarlo para sacar el huevo escalfado fuera del agua.

10. Utiliza cáscaras de huevo para atrapar los restos de cáscaras de huevo.

Flickr

Flickr

Si cae un poco de cáscara en tu tazón de mezcla, no te preocupes. Usa un pedazo más grande de la cáscara para sacar los restos que cayeron en la mezcla. La pieza flotante se adhiere al resto de la cáscara fácilmente.

11. Congela la carne cruda y el pescado un poco antes de rebanarlo.

Flickr

Flickr

La carne cruda y el pescado pueden ser difíciles de cortar, incluso con un cuchillo muy afilado. Al congelarlos sólo un poquito, serán más fáciles de manipular y cortar en rodajas.

12. Descongela la carne en papel de aluminio.

Flickr

Flickr

El aluminio es altamente conductor, y acelerará el proceso de descongelación de la carne. Es mucho mejor que descongelarla con agua.

13. Prepara los alimentos como si estuvieras en una cocina de catering.

Flickr

Flickr

Si tienes un montón de cosas que cocinar, como por ejemplo una cena familiar, trata de pensar como lo haría un chef. En vez de pelar y cortar una cebolla a la vez, pela todas las cebollas y luego córtalas. Limpia a medida que avanzas para que no tengas todo acumulado al final. Si estás horneando un pastel y ya terminaste con la harina, guarda el paquete. En el momento en que el pastel está en el horno, ya todo estará en su lugar correcto.

14. Pela el jengibre con una cuchara.

Flickr

Flickr

Pelar el jengibre con un cuchillo o pelador de verduras puede dar lugar a una gran cantidad de jengibre desperdiciado. En lugar de ello, hazlo con el borde de una cuchara. La cáscara se caerá, pero la cuchara no corta a través de la carne. Si eres muy aplicado, también puedes utilizar el lado opaco de un cuchillo, pero una cuchara es mucho más segura.

15. Busca los ajos pelados.

Flickr

Flickr

Bien, puede que te sientas menos chef por comprar ajos pelados, pero si realmente odias pelar el ajo, es una alternativa razonable. También se pueden pelar fácilmente mediante el uso de un horno de microondas, mira aquí.

16. Rebana los aguacates dentro de la cáscara.

Flickr

Flickr

Corta el aguacate por la mitad como lo harías normalmente, luego retira la semilla con un cuchillo haciéndola salir. Toma las mitades y corta cuidadosamente el aguacate en lajas mientras aún está en la piel. Cuando remuevas la piel, ya estará listo y nos desperdiciarás nada.

17. Congela salsas y otros líquidos en pequeñas porciones.

Flickr

Flickr

Si congelas salsas, sopas y otros líquidos en pequeñas porciones, puedes usar sólo lo suficiente más adelante, y no tienes que descongelar toda una bañera de las cosas para una sola porción. Descongelar y volver a congelar daña los alimentos. Prueba con una bandeja de cubitos de hielo, de esta manera, puedes usar uno o dos cubos de salsa para un plato de pasta. Esto es genial si sólo estás cocinando para ti, ya que se puede hacer grandes lotes y luego utilizarlos como sea necesario.

18. Congela en recipientes planos.

Flickr

Flickr

Mientras más amplio y largo de superficie, más rápido se congelará. Esto significa que tu congelador no tiene que trabajar tan duro para congelar, por lo que se ahorrará algo de electricidad en el proceso. También ahorra mucho espacio en el refrigerador.

19. Usa el agua del queso.

Flickr

Flickr

El queso mozzarella fresco y el queso feta por lo general vienen en agua. Esta agua se puede utilizar como base de salsa de pasta para darle más sabor. También derretir pedazos de queso con esta agua hace un dip cremoso.

20. Guarda la corteza del parmesano.

Flickr

Flickr

Los exteriores de cera de los quesos duros como el parmesano también pueden ser reutilizados. Guárdalos en una bolsa de plástico en el congelador y utilízalos luego para agregar sabor a las sopas. Sólo tienes que ponerlos en la sopa a fuego lento durante 20 a 30 minutos. Luego los retiras y disfrutarás del sabor.

21. Guarda las hierbas frescas y las verduras de hoja en una toalla de papel húmeda.

Flickr

Flickr

Enrolla las hojas en una toalla de papel húmeda y lugar mételas dentro de una bolsa de plástico ziploc con el sello un poco entreabierto. Esto prolongará la vida de las hierbas y verduras frescas y evitará que se conviertan en un limo verde antes de tener la oportunidad de disfrutarlas.

22. Prueba tus albóndigas, pastel de carne y cualquier preparado de carne antes de darles forma.

Flickr

Flickr

No quieres pasar por todo ese trabajo y luego descubrir que se necesitaba más condimento. Prueba primero. No, no crudo. Sólo pellizca un poco y fríelo en una sartén para tener una prueba de sabor, y luego hacer los ajustes que necesites.

23. El ácido es tu amigo.

Flickr

Flickr

Al igual que una pizca de sal puede animar el sabor de una comida, un poco de ácido también. El jugo de la fruta cítrica como el limón, y el vinagre, pueden añadir brillo a cualquier comida. Utiliza sólo un poquito para iniciar y probar a partir de ahí.

24. Lee la receta.

Flickr

Flickr

Sí, esto parece obvio, pero en serio. Leer la receta ahorrará mucho antes de que te adentres en ello. No quieres llegar a la mitad del trabajo sólo para darte cuenta de que está faltando un ingrediente. Si quieres hacer algo, hazlo bien.

F: Viral Nova, Serious Eats

Al igual que cualquier otra cosa, aprender a cocinar es un proceso, y siempre viene bien enterarse de algunos trucos que facilitarán todo cada vez. Sólo inténtalo y verás los resultados. Atrévete! La cocina realmente es un mundo maravilloso!