7 “Mitos” Ridículos Sobre Animales Que De Hecho Son Ciertos. OMG! Todavía No Los Puedo Creer.

Ya habíamos hablado de un tema parecido pero en sentido contrario ¡LOL! Mitos ridículos sobre animales que deberías dejar de creer y ojalá que así haya ...
publicado por
elcircocurioso avatar photo
hace karma
5,30

Ya habíamos hablado de un tema parecido pero en sentido contrario ¡LOL! Mitos ridículos sobre animales que deberías dejar de creer y ojalá que así haya sido. Pero esto es diferente, estos mitos ridículos ¡sí son ciertos! y deberías creerlos igualmente porque no hay falsedad en ellos. Es bueno mantenerse informado siempre, y en lo que respecta a nuestros amados animales mucho más. Podríamos estarnos evitando dolores de cabeza por la ignorancia de no habernos enterado de algo y de paso estarles evitando dolores de cabeza peluda a ellos, además de uno que otro dato curioso que te dejará con la boca abierta, lo cual siempre es bueno saber.

1. Los perros pueden detectar el cancer.

Sus narices son útiles para olfatear algo más que golosinas. Resulta que los perros son capaces de detectar olores específicos relacionados con el cáncer. Como lo demuestra un estudio en donde los perros tenían un índice de acierto del 98 % olfateando el cáncer colorrectal en los seres humanos.

2. Los animales pueden predecir terremotos.

3. Un elefante jamás olvida.

Los elefantes tienen los cerebros más grandes de todos los mamíferos terrestres y por lo visto lo usan bastante bien. Estudios han demostrado que los elefantes nunca olvidan una cara, pueden pasar décadas sin ver a sus amigos y los seguirán recordando cuando los vuelvan a ver. Los elefantes mayores son también más propensos a acurrucarse en posiciones defensivas al ver a un extraño, debido a que sus vastos recuerdos les enseñan a recordar los peligros por las criaturas extrañas.

4. Los cocodrilos lloran como bebés.

Flickr/luisjromero

Flickr/luisjromero

Cuando alguien finge sentir remordimiento y suelta un espectáculo falso de lágrimas, a veces nos referimos a estos como lágrimas de cocodrilo. El término proviene de la creencia de que los cocodrilos lloran mientras se comen a su presa ¡Y resulta que es verdad! Las investigaciones dicen que es debido a los músculos de la mandíbula, los cuales se aprietan con la humedad de las glándulas lagrimales al masticar; o el resultado de un exceso de silbidos y jadeos a causa de un exceso de líquido en los ojos.

5. Las gallinas pueden cambiar su sexo.

Las gallinas tienen un solo ovario funcional, a la izquierda, y una gónada no funcional a la derecha. Si el pollo desarrolla un tumor o un quiste, u otra condición médica similar, el ovario funcional de la izquierda puede retroceder y convertirse en estado inactivo. En respuesta, la gónada derecha es capaz de convertirse en activa, dando a la gallina una apariencia más similar a la de un gallo. Pero funcionalmente, sin embargo, el nuevo gallo no será capaz de producir descendencia.

6. Los koalas tienen huellas humanas.

Tal vez sería más exacto decir que sus huellas digitales son “human-esque”, tanto es así,  que de hecho, es casi imposible ver la diferencia. Los marsupiales y primates divergieron en el camino evolutivo hace 70 millones de años, por eso los científicos están desconcertados del por qué compartimos estas marcas, que en su mayoría se le atribuyen a la capacidad de un koala para captar las cosas como nosotros.

7. Las hormigas zombie existen.

No te preocupes, ellas no están detrás nuestros cerebros. Las hormigas “zombie” son realmente hormigas infectadas con un tipo particular de hongo que se hace cargo del sistema nervioso. El hongo obliga el cuerpo de la hormiga a encontrar un lugar húmedo y fresco para que pueda reproducirse y extenderse, controlando completamente las acciones de la hormiga “zombie” y matándola finalmente, curiosamente, justo a mediodía.

F: The Dodo