6.000 personas, a la deriva en alta mar a la espera de poder desembarcar en algún país

Unos 6.000 bengalíes y rohingya, una minoría musulmana perseguida en Birmania, están atrapados en embarcaciones a la deriva en alta mar a la espera de ...

Unos 6.000 bengalíes y rohingya, una minoría musulmana perseguida en Birmania, están atrapados en embarcaciones a la deriva en alta mar a la espera de poder desembarcar en algún lugar, según la ONU. Desde el domingo más de 2.500 han llegado a tierra en Indonesia, Malasia y Tailandia, pese a la oposición de la Marina de estos tres países que empuja estos barcos lejos del litoral desoyendo las llamadas de la ONU y organizaciones humanitarias para que abran sus fronteras.

El primer ministro tailandés, Prayuth Chan-ocha, dijo que la solución de esta crisis requiere la cooperación de los países de la región, incluido Birmania, de donde proceden gran parte de inmigrantes, sobre todo rohingya, a los no reconoce como ciudadanos. “Las organizaciones internacionales deberían hablar con Myanmar en lugar de poner toda la presión sobre Tailandia para que asuma toda la responsabilidad en el cuidado de estos inmigrantes”, manifestó este viernes Prayuth en su alocución semanal por televisión.

Prayuth aseguró que Tailandia dará asistencia humanitaria y no descartó que se les ofrezca alojamiento temporal pero insistió en los rohingya que entren ilegalmente en el país serán considerados como inmigrantes ilegales y deportados a su país de origen. Tailandia reiteró su intención de seguir bloqueando el paso a tierra de las embarcaciones con inmigrantes al menos hasta la reunión que han convocado el 29 de mayo con representantes de otros países de la región para abordar la crisis.

Desde Birmania se ha puesto en duda su participación en el encuentro en el que también han sido convocados representantes de Australia, Indonesia, Malasia, Bangladesh y Vietnam, así como de organizaciones internacionales. Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Birmania (Myanmar) durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo de 2014.

Fuente: ElConfidencial.com