A Casillas no le echará del Real Madrid Florentino Pérez, sino el Bernabéu

“Mañana juega Casillas y Keylor Navas juega el sábado”. Carlo Ancelotti lo volvió a hacer. El técnico del Real Madrid aprovechó una pregunta ...

“Mañana juega Casillas y Keylor Navas juega el sábado”. Carlo Ancelotti lo volvió a hacer. El técnico del Real Madrid aprovechó una pregunta sobre los silbidos del Bernabéu a Iker para anunciar su titularidad esta noche en Vallecas, pero también su suplencia, precisamente en el próximo partido de los blancos en su estadio, el sábado a las 16:00 horas contra el Eibar. Es decir, que el italiano de nuevo pondrá al capitán a refugio de sus detractores, algo que bien podría repetir ante Málaga y Almería, aprovechando o poniendo como excusa la eliminatoria de cuartos de final de la Champions, contra el Atlético de Madrid, en la que, se supone, el mostoleño será titular.  

Ancelotti no tuvo ningún reparo en responder afirmativamente cuando la preguntaron si cree que algunos seguidores madridistas acuden al Bernabéu con la predisposición de silbar a Casillas. “Sí”, dijo con una llamativa rotundidad. “No toda la afición está con Casillas, pero estamos acostumbrados a esto y no le va a afectar”, añadió entrenador el italiano. “Él es el que más conoce a este club y a esta afición. Lo acepta y es una motivación para seguir trabajando”, sentenció. Curiosamente, una de las noticias del 9-1 que el Madrid le endosó al Granada el pasado domingo es que Iker no escuchó pitos. Y, sí, lo paradójico es que eso fuera noticia…

Aunque Casillas y Florentino Pérez llevan tiempo intentando pactar la salida del guardameta, lo cierto es que Iker tiene contrato hasta 2017 y su futuro sigue sin estar nada claro. Por más que su ficha vaya decreciendo según pasan los años, así de los 8 millones que cobra esta temporada bajará a 7,5 la próxima y a 7 en la que, en teoría, sería la última, su problema más que deportivo o económico es social. Por más que Ancelotti le dejara toda la Liga pasada en el banquillo para concederle la titularidad a Diego López y que en la actual no tenga reparo en reemplazarle por Keylor Navas, Iker sigue sin comprender que los tiempos en los que era indiscutible se han terminado y no entiende por qué una importante facción del madridismo no le quiere.  

Iker no tiene tanto mercado como le gustaría

Lo que Florentino Pérez no quiere bajo ningún concepto es ser recordado como el presidente que abrió la puerta de salida del Real Madrid al, se quiera o no, uno de sus jugadores más emblemáticos e importantes de su dilatada y exitosa historia. El problema es que tampoco Casillas tiene tanto mercado como él podía pensar. Si pudiera elegir, se marcharía a la Premier y, concretamente, a Londres, el destino preferido de su pareja, Sara Carbonero. En más de una ocasión, desde su entorno, e incluso él personalmente a través de Santi Cazorla, Iker se han ofrecido al Arsenal, pero Wenger nunca ha tenido claro su fichaje. Y no sólo por una cuestión económica, sino principalmente futbolística. Sabido es lo exigente que es la Premier con el juego aéreo y, según el técnico francés, Iker tiene un importante déficit por alto.  

Al igual que sucede en la selección española, el guardameta llamado a suplir a Casillas en la portería del Real Madrid es David de Gea, aunque su salida del Manchester United no es tan sencilla como puede parecer, por más que acabe contrato en 2016 y ese sea su deseo. El nombre del alemán Lenon ha saltado a los medios como alternativa al portero español, aunque seguramente sólo sea para que su agente, Jorge Mendes, presione a su vez en Old Trafford para que le traspasen este verano por una cantidad razonable, teniendo en cuenta que en un año podría marcharse libre.

“Lo del Real Madrid son sólo rumores”, dijo el guardameta del Bayer Leverkusen en su país. “No está mal que asocien mi nombre, pero no me voy a ir”, añadió Lenon, confirmando así la teoría de que sólo se trata de un señuelo, tal y como sucedió con su compatriotra Krammer, centrocampista del Borussia Monchengladbach, cuando el Madrid negociaba el fichaje de Lucas Silva.  

Iker está a 29 partidos de igualar los 741 de Raúl, el futbolista que más veces ha vestido la camiseta del Real Madrid, y que sí dio el paso de pactar su marcha con Florentino. En este caso Pérez no tuvo problema en pagarle parte de su ficha en el Schalke con tal de que despejara la llegada de Mourinho. Para alcanzar la cifra del 7, Casillas debería seguir la próxima temporada en el Madrid, aunque cada vez parece más claro que a Iker no le va a echar, al menos directamente, Florentino Pérez, sino el Bernabéu. O al menos esa parte que, como reconoce Ancelotti, no está con él y así se lo demuestra cada vez que puede.    

Fuente: ElConfidencial – Deportes