A Guardiola se le rompió el pantalón, aunque para roto el de su Bayern al Oporto

No era una pose, sino una verdad que no podía esconder. “Sé que ser campeones alemanes no es suficiente. Se trata del Bayern. Aquí sólo el triplete ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
2

No era una pose, sino una verdad que no podía esconder. “Sé que ser campeones alemanes no es suficiente. Se trata del Bayern. Aquí sólo el triplete es suficiente”, reconoció Pep Guardiola la víspera de medirse al Oporto con la obligación de remontar el 3-1 de Do Dragao. “No será fácil, pero soy optimista al cien por cien de que nos clasificaremos”, añadió el técnico catalán. Pep acertó en lo segundo, su Bayern ya está en semifinales, pero se equivocó en lo primero: no fue fácil, sino coser y cantar, lo que en lenguaje futbolístico se podía traducir como jugar y golear.   

El Oporto de Julen Lopetegui aguantó 14 minutos con su puerta a cero, 22 con la eliminatoria a favor, 27 sin verse por debajo, 35 con el marcador volteado y 40 en ser literalmente vapuleado por el Bayern de Guardiola. Los goles de Thiago, Boateng, Lewandowski, Müller y de nuevo Lewandowski, respectivamente, fueron producto de la enorme superioridad que el equipo alemán demostró desde el primer minuto de juego. Pep no pudo celebrar de mejor forma su partido número cien en el banquillo del club alemán y su sexta clasificación para semifinales de la Champions, en las seis que ha participado, a dos de Jose Mourinho. El juego de su Bayern fue tan reconocible como acostumbra y el resultado simplemente la consecuencia lógica. 

Thiago celebra el 1-0 del Bayern al Oporto (Efe)Thiago celebra el 1-0 del Bayern al Oporto (Efe)

A los nueve minutos, Lewandowski ya avisó con un tiro al poste, tras parada de Fabiano a Müller. Tan sólo un par de jugadas después, fue Bernat quien asistió a Thiago, la semilla del Barça que Guardiola ha sembrado en Múnich y al que sólo las lesiones han retrasado su crecimiento en un equipo que juega a su alrededor. A partir de ese momento, una vez abierta la lata, como suele decirse en el argot futbolístico, ya no hubo partido, sino un monólogo de los bávaros. Mientras el Oporto era incapaz de hacerse con el balón y acercarse a la portería de Neuer, los goles del Bayern fueron cayendo de manera acompasada. El 5-0 con el que se llegó al descanso lo decía todo, por lo que poco o nada quedaba para la reanudación.        

Guardiola, con el pantalón roto (Efe)Guardiola, con el pantalón roto (Efe)

Tan escasa era la emoción para la segunda parte, que la atención la acaparó un roto que Pep Guardiola se hizo en el lateral del pantalón, posiblemente en alguna de sus numerosas celebraciones. Sin embargo, un gol de Jackson Martínez, el primero que encaja Neuer en el Allianz Arena en esta edición de la Champions, no sólo valió para salvar el honor del Oporto, sino también animó un poco la recta final del partido. Los de Lopetegui se tomaron la segunda parte más en serio que el Bayern y, de hecho, el colombiano a punto estuvo de marcar por segunda vez a los dos minutos de poner 5-1. El marcador volvió a moverse, aunque con un gol de falta directa de Xabi Alonso que lo dejó en 6-1.   

Pese a las numerosas e importantes bajas -Alaba, Benatia, Javi Martínez, Robben y Ribery-, Pep Guardiola dispuso de un once lo suficientemente competitivo como para imponerse a un Oporto que salió entre acomplejado y acongojado, por no decir algo que resultaría malsonante. Cedió la posesión al Bayern y le esperó incrustado en su propio campo. Lopetegui también tenía bajas -los laterales Danilo y Alex Sandro, además de Tello-, pero con su planteamiento dejó claro que su objetivo era aguantar. No lo hizo, y para cuando quiso darse cuenta, el partido y la eliminatoria se le habían escapado.    

Después del susto de Oporto y la polémica con la dimisión del cuerpo médico, Guardiola vuelve a coger aire y a pensar en la final de Berlín, aunque antes tendrá que afrontar unas semifinales en las que a buen seguro no querrá verse con el FC Barcelona. Primero, porque el equipo de Luis Enrique es hoy por hoy el más temible por la voracidad goleadora de su tridente Messi-Luis Suárez-Neymar. Y, segundo, porque puesto a medirse a ‘su’ Barça, siempre preferirá hacerlo en la final y, de paso, ahorrarse la visita al Camp Nou, al que hace unas semanas volvió como un socio más.    

Ficha técnica:

6 – Bayern Múnich: Neuer; Rafinha (Rode, 72), Boateng, Badstuber, Bernat; Lahm, Xabi Alonso; Thiago (Dante, 89), Götze (Weiser, 86); Müller; y Lewandowski.

1 – Oporto: Fabiano; Reyes (Ricardo, 33), Maicon, Iván Marcano, Martins Indi; Casemiro, Óliver, Héctor Herrera; Brahimi (Evandro, 67), Ricardo Quaresma (Neves, 46) y Jackson Martínez.

Goles: 1-0, min.14: Thiago. 2-0, min.22: Boateng. 3-0, min.27: Lewandowski. 4-0, min.36: Müller. 5-0, min.40: Lewandowski. 5-1, min.73: Jackson Martínez. 6-1, min.88: Xabi Alonso.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Amonestó a Herrera, Jackson Martínez, Badstuber y Ricardo. Expulsó a Marcano por doble amarilla.

Incidencias: partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en la Allianz Arena de Múnich.

Fuente: ElConfidencial – Deportes