A Luis Enrique le va la marcha, mientras la tensión se abre hueco en el vestuario

20.04.2016 – 05:00 H. Que Luis Enrique se siente cómodo en el conflicto ya se sabía, pero fue el propio técnico el que ayer admitió que además goza con ...

20.04.201605:00 H.

Que Luis Enrique se siente cómodo en el conflicto ya se sabía, pero fue el propio técnico el que ayer admitió que además goza con ello. “Me va la adversidad, soy así de gilipollas. En vez de disfrutar de las victorias, me va el baile, pensar además en el fiestón que nos vamos a correr como demos la vuelta a esto”. Al asturiano le va la marcha, pero la afición culé vive instalada en la angustia desde hace semanas y no está para verbenas después de asistir atónita al desplome del equipo. El Barça, vigente campeón, ha quedado eliminado de la Champions y se ha fumado la amplia ventaja que tenía en la Liga después de empatar ante el Villarreal y perder ante Real Madrid, Real Sociedad y Valencia. Y así, con este panorama, visita Riazor.

[Bravucón Luis Enrique: “Me importa un bledo si no gusta mi forma de ser”]

Sigue sin haber un diagnóstico certero sobre qué le ha pasado al Barcelona. Y la “dinámica negativa”, como define la situación Luis Enrique, resulta una explicación insuficiente. La bajada de rendimiento de la MSN es una evidencia: Messi y Neymar no han vuelto a ser los mismos desde que regresaron de jugar con sus selecciones y Luis Suárez ha perdido colmillo de cara a puerta. Busquets y Rakitic tampoco están atravesando un buen momento y el equipo ha encajado al menos un gol en los últimos siete partidos que ha disputado: la última vez que el Barça dejó su puerta a cero fue hace más de un mes, con el 6-0 al Getafe. Además, los suplentes apenas cuentan, los fichajes de Arda Turan y Aleix Vidal no han terminado de cuajar, mientras la fatiga y el bloqueo mental son otros factores que explican el soponcio que le ha dado a un equipo que acumulaba 39 partidos invicto. Y, como no podía ser de otra manera, en cuanto la pelotita no entra, lío al canto.

[El desplome de Neymar recuerda a la peor versión de Ronaldinho]

La tan publicitada armonía y buen ambiente en la plantilla ha dado paso a las primeras tensiones. El diario ‘La Vanguardia’ informaba de la pérdida de sintonía entre Messi y Neymar y de la preocupación dentro del club, y también dentro del vestuario, por “el tren de vida del brasileño”: “Viajes, fiestas en horarios poco aconsejables, grabaciones de anuncios… Por muy joven que uno se sienta, el deportista de élite necesita reposo, y eso se ha echado en falta de Neymar en un vestuario en el que las primeras quejas se están dejando escuchar a nivel interno, coincidiendo, como suele ser habitual, con la llegada de los malos resultados”. Por si faltaba algo, el programa ‘El día después’ de Movistar+ desveló ayer el rifirrafe entre Neymar y Jordi Alba durante el partido ante el Valencia. El lateral no le entregó el balón y Ney le espetó: “¡Vete a tomar por culo! ¿Qué? ¿Qué? ¿Tienes algún problema?”.

Piqué, en la imagen cerca de Neymar y Luis Suárez, no jugará en Riazor. (EFE)Piqué, en la imagen cerca de Neymar y Luis Suárez, no jugará en Riazor. (EFE)

Piqué, baja por sanción

Con el aliento del Atlético en la nuca, con el que está empatado en la tabla, y que juega en San Mamés, y del Real Madrid a un punto, que recibe al Villarreal, el Barça busca ante el Deportivo ya no recuperar buenas sensaciones, sino simple y llanamente ganar los tres puntos. Y para ello Luis Enrique no podrá contar con uno de los jugadores clave: Gerard Piqué. El central vio la quinta amarilla el pasado domingo y debe cumplir el correspondiente partido de sanción. Con Mathieu lesionado, el técnico no tiene otro remedio que alinear a Bartra, que solo ha disputado un partido de los últimos 30 que ha jugado el conjunto azulgrana y solo suma 381 minutos en Liga. Luis Enrique habló maravillas de él, pero apenas le ha dado oportunidades. Arda Turan, con una gastritis según informó el club, no participó en el último entrenamiento, aunque aún no está descartado, así que se esperan pocos cambios significativos más allá del obligado por la baja de Piqué. Alves, que descansó ante el Valencia después de su polémica por el vídeo con la peluca, podría ser uno de ellos.

[Mensaje de Puyol a Piqué y Arbeloa: “Que no sigan con este juego”]

El Deportivo, mientras, tampoco está para tirar cohetes. Después de una gran primera vuelta, el conjunto gallego se ha desinflado y solo ha ganado uno de sus últimos 17 encuentros ligueros, el 2-1 al Levante, con un balance de nueve empates y siete derrotas. Víctor Sánchez del Amo tiene las bajas en defensa de Arribas y Lopo, sancionados, y Luis Alberto es duda en el ataque hasta el último momento, pero confía en poder sacar tajada del mal momento azulgrana.

El Barcelona llega a Riazor con más dudas que certezas y con un Luis Enrique desafiante, que no solo no pidió perdón por su salida de tono ante el periodista Víctor Malo, sino que añadió: “No tengo nada de qué disculparme. No he faltado el respeto a nadie. Muchos medios le faltan el respeto a muchos de nosotros y a mí cada día. Si no les gusta mi estilo, me importa un bledo. Un bledo para decirlo de manera educada”. Le va la marcha al entrenador, sí, pero mientras el Barça está en el borde del precipicio preguntándose qué le pasa y con las primeras tensiones en el vestuario.

Alineaciones probables:

Deportivo: Manu; Juanfran, Álex Bergantiños, Sidnei, Navarro; Borges, Mosquera; Fede Cartabia, Fayçal Fajr, Luisinho; y Lucas Pérez.

FC Barcelona: Bravo; Alves, Bartra, Mascherano, Jordi Alba; Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco).

Campo: Riazor.

Hora: 20:00. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes