A Manuela Carmena no le gusta el fútbol… y a Rafa Benítez, tampoco

Rafa Benítez debutó en el derbi madrileño y dejó su sello. Vaya si lo dejó. De inicio, el entrenador del Real Madrid confió la titularidad a Casemiro. Toda ...

Rafa Benítez debutó en el derbi madrileño y dejó su sello. Vaya si lo dejó. De inicio, el entrenador del Real Madrid confió la titularidad a Casemiro. Toda una declaración de intenciones, sobre todo porque, junto a Keylor Navas, el brasileño fue el mejor de un equipo que jugó a lo que jugó. Sin embargo, lo peor vino tras el descanso, al que se llegó con 0-1 gracias al tempranero gol de Benzema y con el partido con claro color visitante, ya que el Atlético había fallado incluso un penalti.

Al igual que hiciera en Malmoe, el Real Madrid se dedicó toda la segunda parte a defender el resultado y acabó con los cuatro centrocampistas que tiene sobre el terreno de juego. Además del obligado cambio de Arbeloa por Carvajal, Benítez sustituyó a Isco por Bale, que no aportó absolutamente nada. Después, volvió a retirar a Benzema para dar entrada a Kovacic. “El primer tiempo, el equipo jugó para ganar”, dijo el técnico del Madrid al final del partido, reconociendo de este modo que en el segundo no lo hizo. 

El Madrid, que no ganó por sexta vez consecutiva en el Calderón, volvió a ser un equipo vulgarizado en su juego. “Mi primera prima, de 50 pesetas, como jugador fue tras empatar un derbi, por lo que sé perfectamente lo que significan estos partidos”, dijo Benítez, aunque su experiencia se remontaba a cuando jugó y entrenó en las categorías inferiores del club. Pues bien, su planteamiento en el primer derbi de verdad, no valió ni 50 pesetas. 

Y eso que el gol de Benzema a los ocho minutos puso el partido donde quería Benítez. Primero, porque así ya tenía algo que defender. Y, segundo, porque sabido es que el Atlético de Simeone se encuentra más cómodo esperando a su rival, y a este Real Madrid no se le puede esperar porque el que prefiere esperar es él. Benítez no engaña a nadie. Este es el fútbol en el que cree, si es que se le puede llamar fútbol, y cuesta pensar que Florentino Pérez no haya empezado a ponerse nervioso. “Hemos puntuado, pero tal como iba el partido, a veces uno tiene la sensación de que nos hemos dejado dos puntos”, dijo Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, un comentario que en su caso equivale a una rajada.    

El balance de Benítez contra el Atlético era antes del derbi exactamente el mismo que el de Simeone contra el Real Madrid: tres victorias, un empate y tres derrotas, con nueve goles a favor y nueve en contra, por 11 y 11 del Cholo. Hasta en eso estaban equilibrados antes de enfrentarse por primera vez. Con el empate de ayer, todo queda igual. Eso sí, los números totales de Simeone en la Liga son mejores que los de Benítez, pues mientras el argentino supera los dos puntos por partido, todos al frente del Atlético, Rafa se queda en poco más de 1,5. Una vez más, el equilibro perfecto…    

Rafa Benítez y Simeone se saludan antes del derbi del Calderón. (EFE)Rafa Benítez y Simeone se saludan antes del derbi del Calderón. (EFE)

“Me da igual el derbi”, dijo la alcaldesa 

Pero Benítez no era el único que se estrenaba en el derbi madrileño. También lo hacía la nueva alcaldesa de Madrid, quien, sin embargo, brilló por su ausencia en el Calderón. “Me da igual el derbi”, confesó Manuela Carmena en una entrevista concedida al diario ‘Marca’. “No me interesa mucho, pero en mi casa hay muchos aficionados del Real Madrid y veo lo que para ello representan los derbis”, explicó la alcaldesa, aunque a la pregunta picante de que no le pega mucho ser del Madrid por aquello de ser el equipo más rico del mundo, se delató: “También me decían que durante mucho tiempo el Real Madrid fue el equipo de los republicanos y en mi familia son todos del Real Madrid. Mi hijo, mi nieto… todos”

Carmena confirmó que no iría al palco del Calderón. “No sé si me invitaron, pero yo ya dije que este domingo no podía”, comentó, para añadir que “no creo que vaya nunca al palco, la verdad es que el fútbol me aburre un poco”. Sin embargo, casualidad, no descarta hacerlo al del Bernabéu cuando juegue el Paris Saint Germain con la excusa de “no dejar sola a la alcaldesa de París”. Manuela reconoció tener una relación “muy buena” con Florentino Pérez, a quien recibió en el Ayuntamiento “cuando el equipo de baloncesto ganó un premio, aunque no recuerdo cuál”. Sin comentarios.  

Lo que Carmena sí debería recordar es lo que escribió Eduardo Galeano. “El fútbol es la única religión que no tiene ateos y yo no soy más que un mendigo de buen fútbol. Voy por el mundo, sombrero en mano, y en los estadios suplico una linda jugadita por amor de Dios. Y cuando el buen fútbol ocurre, agradezco el milagro sin que me importe un rábano cuál es el club o el país que me lo ofrece”. Sí, es cierto, con Simeone y Benítez en los banquillos no queda más remedio que hacer como Galeano y mendigar buen fútbol, aunque la pasión de un derbi lo puede todo y es imposible que Manuela Carmena no fuera con ninguno de los dos equipos de la ciudad que gobierna. Seguro que la alcaldesa iba con el Madrid, aunque si vio cómo jugó la segunda parte el equipo de Benítez, normal que diga que no le gusta el fútbol. A Rafa, tampoco.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: